Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/23/2011 12:00:00 AM

Cuatro candidatos abren la puerta a las alianzas

Carlos Galán insistió en un mecanismo para hacer acuerdo con David Luna, quien reiteró su invitación a que sea generacional e incluya a Gina Parody. Gustavo Petro dice que su corazón está "abierto" a un "acuerdo fundamental". Antanas Mockus deja la puerta abierta.

Diez de los once candidatos a la Alcaldía de Bogotá se sometieron al primer Gran Debate de la alianza RCN Radio, Noticias RCN, La FM y SEMANA. En la plaza de Bolívar, y de espalda al Palacio de Liévano (al que todos aspiran a llegar), los candidatos estuvieron durante 90 minutos respondiendo interrogantes políticos y de programa de gobierno.

Quizá la última pregunta, la única formulada para todos, resultó ser la más noticiosa. ¿Irán con su candidatura hasta el final? Carlos Galán (Cambio Radical), David Luna (Partido Liberal), Antanas Mockus (ASI) y Gustavo Petro (Firmas - Progresistas) dejaron la puerta abierta, o el corazón en algunos casos, para una eventual alianza con uno o más candidatos.

Galán insistió en el mecanismo de una encuesta con David Luna y aseguró que si pierde, apoyará al candidato liberal; Luna invitó a un acuerdo generacional que incluya a Gina Parody; Gustavo Petro dice que su corazón está “abierto” a un “acuerdo fundamental”, y Antanas Mockus dice que deja la “puerta abierta”.

Mientras Enrique Peñalosa (Partido Verde – La U) Jaime Castro (AINCO), Aurelio Suárez (Polo), Gustavo Páez (PIN) y Dionisio Araújo (Partido Conservador) coincidieron en afirmar que sus respectivas afirmaciones irán hasta el final.

Pero el debate fue más allá de política y dinámica electorales. Los diez de los once candidatos que comparecieron al debate (el ausente fue Carlos Guevara, del MIRA) apuntaron parte de su programa de gobierno en determinados frentes: seguridad, movilidad, lucha contra la corrupción, salud, servicios públicos y educación.

Educación: consenso en desmonte de la doble jornada

Precisamente, en este último, se advirtieron las mayores coincidencias. Los diez candidatos se mostraron partidarios de acabar con la doble jornada e imponer la jornada única, que permita, además, llegar al objetivo del bilingüismo, incluso para los establecimientos públicos. En lo que hay diferencias es en la fórmula para conseguirlo.

Gustavo Petro y Antanas Mockus, por el tipo de preguntas que debieron contestar, fueron quienes más profundizaron en esta materia. Petro aseguró que invertirá 3,5 billones de pesos (cerca del 40 por ciento de los recursos de la capital en cuatro años), y por la vía del arrendamiento financiero (con los fondos privados de pensiones) garantizará 100 colegios nuevos, otros 1000 jardines infantiles y ampliar a seis las sedes de la Universidad Distrital.

Mockus dijo que su programa de gobierno se sustenta en el crecimiento económico de la capital por la vía de la competitividad de las nuevas generaciones. Por eso afirmó que la gran obra de infraestructura de su eventual gobierno sería la construcción de 130 nuevos colegios.

David Luna coincidió en mejorar la calidad de la educación para elevar la competitividad, mientras que Galán afirmó que además apostaría más que por megacolegios, por instituciones barriales, que acerquen a los estudiantes con su comunidad.
Gustavo Páez apostó por el fortalecimiento de la educación en valores cristianos como fórmula para el fortalecimiento de la institución de la familia y como su llave para combatir la corrupción.

Seguridad, segundo consenso

David Luna y Enrique Peñalosa se refirieron a sus programas en materia de seguridad. Luna defendió su tesis (en la que también hay cercano consenso) de aumentar el pie de fuerza de la Policía en la ciudad. Mockus propuso además que la inteligencia de las fuerzas militares, del orden nacional, sea puesta a disposición para contrarrestar el fenómeno de las bandas criminales.

Luna, que compartió esta propuesta, también profundizó en la necesidad de un complemento legal y judicial que permita el castigo de los delitos de menor impacto, del patrimonio económico, y ejemplarizante en las sanciones para delincuentes que reincidan.

A Mockus se le preguntó si impondría toque de queda a menores de edad en horario nocturno. Se mostró partidario de hacerlo, pero con evaluaciones periódicas para determinar su efectividad.

Lucha contra la corrupción, tercer consenso

Los candidatos que asistieron al debate también coincidieron en que eventuales administraciones suyas no repetirán irregularidades en la contratación pública como las evidenciadas por la justicia en la administración de Samuel Moreno.

Gina Parody no sólo se comprometió, como eventual alcaldesa, a firmar todos los contratos públicos “como manda la Constitución”, especialmente los de 12 ceros, sino que su independencia es la fórmula para la transparencia. Incluso reiteró que tiene un “manual de transparencia” de 15 puntos, en el que además no permitirá las subcontrataciones, las adiciones; fortalecerá la rendición de cuentas y hará públicos los contratos de los diseños por lo menos hasta la entrega de la mitad de las obras, para garantizar su cumplimiento y evitar los fraudes de corrupción.

Gustavo Páez se atrevió a proponerles a sus competidores firmar un acuerdo público, de cara a los bogotanos, en los que aseguran que no tienen y no tendrán financiación ilícita en su campaña, que no han cometido ni incurrirán en fraude, que no tienen vínculos ni han tenido con ningún contratista y que no han cometido delitos contra la vida.

Carlos Fernando Galán, quien se mostró dispuesto a firmar, recordó que fue él, “mucho antes que lo hiciera Petro”, quien denunció el carrusel de la contratación en obras públicas y hospitales y que en una administración suya solo los mejores podrán hacerse con los contratos, vía licitación y acabando las adjudicaciones a dedo.

Dionisio Araújo propuso incluso que el jefe de planeación distrital fuera elegido por voto popular para garantizar transparencia y que los programas de desarrollo de la ciudad tendrán continuidad independientemente de los cambios de administración.

Movilidad y transporte, mayores diferencias

David Luna propuso acabar definitivamente con el pico y placa, y la construcción de autopistas distritales para mejorar la movilidad.

Enrique Peñalosa, volver a la fórmula de la restricción pero sólo en horas pico (al calificarla de medida odiosa pero eficiente) y mejorar el sistema Transmilenio, ampliando el tamaño de las estaciones, pasos a desnivel en las intersecciones, bajar tarifa para estratos 1 y 2, y crear una puerta exclusiva para mujeres.

Gustavo Petro, al recordar que el pico y placa propició el aumento del parque automotor, propuso bajar los costos de los parqueaderos para que se conviertan en espacio para la descongestión. También propuso bajar la tarifa de Transmilenio con la fórmula de ahorrar costos con energía eléctrica o gas natural de los buses, y crear un horario fijo y regulado para todas las rutas de Transmilenio, incluso con multas para el operario que no cumpla con la hora, establecida por el consumidor.

Aurelio Suárez coincidió con reducir la restricción sólo en horas pico y bajar las tarifas de Transmilenio. Asegura que hoy son 12 las familias que se han convertido en millonarias con este sistema, y que la reducción de tarifas está garantizada porque la tarifa técnica fue establecida con un promedio de 4,8 pasajeros por metro, y que hoy hay más de cinco pasajeros en promedio.

Gustavo Páez propuso ampliación de las estaciones de Transmilenio, para dignificar su uso y que tengan locales comerciales para generar empleo, y el desmonte de pico y placa para los taxistas.

Mockus defendió la idea de implantar peajes dentro del perímetro de la capital, mientras que Jaime Castro propuso pico y placa para motocicletas.

El río Bogotá

La descontaminación del río Bogotá fue un tema que se le planteó a Jaime Castro, al cuestionársele que durante su administración inició el proceso y nunca llegó a buen puerto.

Castro dijo que ese proceso es de décadas y que alcanzó a comprar la primera planta de tratamiento en el año 1994, pero que su política nunca tuvo continuidad en las administraciones que lo sucedieron.

La salud

Carlos Galán propuso incluir a todos los ciudadanos en los regímenes subsidiado o contributivo al cuestionar la eficiencia de la red hospitalaria de la ciudad. Aurelio Suárez defendió el Sisbén y su fórmula para superar la crisis de la salud es más de carácter nacional: reversar la Ley 100.

El comercio

A Dionisio Araújo, por su experiencia en FENALCO, se le preguntó si reversaría el decreto que restringe la venta de bebidas alcohólicas en tiendas después de las 11 de la noche, pese a la reducción de índices de delitos que revela la Alcaldía. Se mostró partidario de reversarla, esa y todas las medidas restrictivas. También propuso una ciudad despierta 24 horas todos los días, en la que se integre el comercio, el sector educativo y el transporte público. Y dijo que usaría medidas policiales contra los vendedores ambulantes, sólo si venden piratería lo contrabando, y propuso nuevas empresas para formalizar empleo.

‘Políticamente correctos’

Las primeras preguntas se concentraron en el origen político y la actual filiación de los candidatos.

A Enrique Peñalosa se le preguntó si valió la pena su alianza con el expresidente Álvaro Uribe. “Estoy contento con la alianza con La U”, respondió.

Petro fue cuestionado por su origen del Polo, y el candidato aseguró que no tolerará ni repetirá los actos de corrupción que han afectado al partido.

A Gina Parody se le preguntó sobre sus eventuales relaciones con el Concejo, toda vez que rechazó el apoyo de partidos políticos. Dijo que gobernará como lo ordena la ley, presentando proyectos en el cabildo.

A Jaime Castro le preguntaron por qué se lanzaba si tenía poco chance de ganar, y dijo que porque Bogotá necesita experiencia. David Luna le preguntó a Castro que si hubiese sido Peñalosa a quién hubiera escogido, a Uribe o a Mockus. Castro respondió que a Mockus.

A Gustavo Páez se le preguntó por haber aceptado el aval del PIN. Dijo que en ese partido hay gente valiosa y enfocó el debate en determinar qué partido político gobernó con Samuel Moreno.

A Aurelio Suárez se le preguntó si se sentía tranquilo de representar al partido de Samuel Moreno. Dijo que de 200.000 militantes sólo hay dos (Samuel e Iván Moreno) han sido suspendidos. Se declaró orgulloso de representar al Polo y de la construcción de una “izquierda moderna” que ha venido adelantando junto a su amigo Jorge Enrique Robledo, a quien calificó como uno de los diez líderes más importantes de la Nación.

Carlos Galán fue interrogado sobre los avales revocados y por qué su presencia en Cambio Radical, “uno de los partidos más salpicados por la parapolítica”, según la aseveración de Francisco Santos (director de RCN La radio). Galán dijo que fue incómoda la decisión de revocar avales, pero que quería depurar la forma de hacer política y lo quería hacer desde el interior de los partidos políticos.

A David Luna se le preguntó si no teme que la gente lo vea inexperto, pero respondió diciendo que lleva 20 años haciendo política por la ciudad.

Mientras a Dionisio Araújo se le preguntó si recibió el aval de los conservadores porque el partido no encontró candidato. Dijo que sí representa “legal y dignamente” los intereses del partido.

Candidatos, ‘corchados’

En preguntas breves de respuesta rápida, se midió el conocimiento que tienen los candidatos de Bogotá. Muchos se corcharon.

Jaime Castro se corchó en la ubicación de la estación Pradera de Transmilenio. Dijo que quedaba en el suroriente, cuando en realidad queda en la Avenida Las Américas con carrera 65 (occidente de la ciudad).

Dionisio Araújo dijo no tener idea qué es ‘cuadra picha’, un sector de rumba nocturna en el sur de Bogotá. También afirmó que Bogotá exporta 2.000 millones de dólares, cuando realidad son 4.700.000 dólares.

Mockus no sabía que el pasaje de un colectivo cuesta 1.400 pesos. Gustavo Páez desconocía que en Bogotá hay 2.700 colegios. Aurelio Sánchez respondió que en Bogotá hay 800 barrios, cuando en realidad son 1.800. David Luna dijo que Bogotá tiene 465 años (el pasado 6 de agosto la ciudad cumplió 473).

Gustavo Petro respondió que Millonarios tiene 12 estrellas (el equipo más veces campeón del país ha ganado 13 títulos). Gina Parody fue la más acertada en este tipo de preguntas. Dijo que 7.300.000 habitantes tiene Bogotá (7.365.000 dice el censo). Galán y Peñalosa se salvaron de este tipo de preguntas.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.