Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/22/2012 12:00:00 AM

"El atentado no nació en Cauca, viene del exterior": Fernando Londoño

El exministro volvió a conducir su programa radial 'La hora de la Verdad', una semana después del atentado. Además de insistir en que las FARC son las responsables del hecho, apunta a una presunta colaboración "desde Venezuela". Cuestiona al gobierno Santos: "Está perdiendo la guerra".

Un minuto de silencio, con toque de clarín, antecedió el editorial del exministro Fernando Londoño, quien este martes, ocho días después del atentado, volvió a asumir las riendas de su espacio radial 'La hora de la verdad'.

Se preveía que su reaparición sería en la misma mesa de trabajo de la cadena Radio Súper. Sin embargo, Londoño lo hizo refugiado en su casa, utilizando su voz, la cual calificó de "incómoda, molesta y perturbadora", pero que, de momento, no piensa apagar. "Seguiré hasta cuando Dios me dé esta nueva oportunidad (…) No salí con vida para irme en fuga".

Con ese minuto de silencio, Londoño quiso homenajear a Ricardo Rodríguez y a Rosemberg Burbano, el conductor y el escolta que murieron por el bombazo. Su voz se advertía emocionada y conmovida, pero cambió de tono, por uno más fuerte y combativo, cuando dijo que ese clarín también era un homenaje a los 12 soldados asesinados, el fin de semana, en un ataque de las FARC en La Guajira.

Fue en ese momento cuando Londoño le dio un giro a su primer programa tras el atentado, y en lugar de relatar los momentos de angustia que, confesó, sólo vivió en la clínica cuando le introdujeron un "tubo neumotoráxico" para salvar uno de sus pulmones, cuestionó al actual gobierno. "Vamos por muy mal rumbo", fue su sentencia.

Porque el exministro sentó su teoría de que las políticas del gobierno Santos han deteriorado la seguridad. Más aún, dijo que el presidente "está perdiendo la guerra" porque, a su juicio, "permitió que nos quedáramos sin Ejército".

Londoño sostiene que Santos "podrá hacer esfuerzos dialécticos, aunque no le vaya muy bien" para decir que la guerra contra las FARC se está ganando. Pero le dice que si quiere ver el real estado del conflicto, que vaya a las instalaciones de la Policía Militar en Puente Aranda (Bogotá), donde varios uniformados están detenidos, para que se dé cuenta "por qué algunos hombres del Ejército no combaten. Son víctimas de una guerra jurídica a la que Santos no quiere poner cuidado".

Y lo que a Londoño más le incomoda es que las hipótesis de su atentado están siendo desviadas. Dice que no leyó la prensa durante los días que estuvo internado en la clínica, pero que advirtió con extrañeza cómo el presidente de la República, el día de su atentado, salió a desvirtuar al comandante de la Policía de Bogotá, quien había afirmado tener pruebas de que los responsables habrían sido las FARC.

Londoño insinúa que las hipótesis sobre que detrás estaría la extrema derecha podrían desviar la atención.

"Las FARC me tenían condenado. Me declararon enemigo del pueblo, a la manera de como ellos entienden el pueblo. Fui amenazado de secuestro, salí del país varias semanas, pero regresé a enfrentar lo que se viniera. (…) Las FARC me sentenciaron mil veces, pero cuando atentan contra mí dicen que fue la extrema derecha".
 
A Londoño parecen no importarle los avances de las investigaciones judiciales sobre su atentado. Insiste en que fueron las FARC, pero amplía su teoría a que hubo colaboración desde el extranjero, concretamente de Venezuela.

"Esto (el atentado) no es tecnología criolla, esto no salió de las montañas de Cauca. Viene de Venezuela, utilizando el combustible del narcotráfico", dice el exministro. Sin mencionarlo con nombre y apellido, dice que la tecnología con que se instaló la bomba en la puerta de su camioneta proviene de los socios del "nuevo mejor amigo".
 
"(Chávez) es el amigo de Gadaffi (abatido dictador de Libia), de Mahmud Ahmadineyad (presidente de Irán)", por eso insistió que Colombia "no puede ser amigo de sanguinarios totalitarios".
 
La voz de Londoño se volvió a escuchar, pero se entrecortó cuando recordó las imágenes que rodearon el atentado. Y casi al borde de las lágrimas, recordó que cuando más de media docena de médicos lo atendía, escuchó lo que llamó "una voz entre la multitud". Era la del general de la Policía Rodolfo Palomino que le decía "adelante, no se entregue, doctor Londoño". Una frase que sirvió para culminar su editorial. "Aunque no vamos por buen rumbo, le pido a Colombia que no se entregue".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.