Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2011 12:00:00 AM

El 'caché' de William Vinasco para la Alcaldía de Bogotá

Sería exagerado decir que dos poderosos partidos políticos se lo pelean. Pero La U y el Partido Conservador, a la hora de analizar un respectivo candidato propio para la Alcaldía de Bogotá, pensaron en el narrador deportivo como una opción.

Esta semana, los dos partidos políticos con mayor representación en el Congreso agitaron el sonajero de nombres para disputar la joya de la corona de las elecciones regionales: la Alcaldía de Bogotá.
 
En sendas reuniones de su dirigencia, La U y el Partido Conservador, que en principio tendrían intenciones de aspirar en solitario por la Alcaldía Mayor, aseguraron tener nombres con qué aspirar.

Y todo se produjo en medio de un contexto particular: el expresidente Álvaro Uribe, cuyas opiniones siguen siendo referente para ambas colectividades y quien se aventuró a mencionar a Enrique Peñalosa, del Partido Verde, como un eventual aspirante que respaldaría.

Sin embargo, estos dos partidos, que pueden llegar a hacer una eventual alianza en Bogotá, y con corrientes que poco gustan del nombre de Peñalosa, quisieron dejar de manifiesto que sí tienen con qué, y sobre todo con quién, pelear la Alcaldía.

Pero en esa búsqueda de nombres, La U y el Partido Conservador coincidieron en uno. Y para sorpresa de muchos ese nombre fue el de William Vinasco. El narrador deportivo del Gol Caracol y el dueño de una de las emisoras más populares de la capital: Candela Estéreo.

El martes en la noche, en el Hotel Dann Carlton de Bogotá salieron los primeros nombres, en una sorpresiva reunión que concejales, representantes a la Cámara por Bogotá y otros congresistas del partido de La U sostuvieron con el expresidente Uribe.

En esa reunión, cómo ya ha sido divulgado por todos los medios de comunicación, los dirigentes capitalinos le pidieron a Uribe ser candidato. El expresidente descartó su nombre. Luego surgió el del senador Juan Lozano (quien hace ocho años fue derrotado por Lucho Garzón), quien también descartó ese escenario.

Entonces sugirieron otros nombres. Unos defendían el apoyo a Peñalosa (el presidente del Senado, Armando Bendetti, quien más lo hizo). Pero otros mencionaron al representante Miguel Gómez y al concejal Hipóilito Moreno.

Pero fue la representante a la Cámara Lucero Cortés quien lanzó la carta de William Vinasco.

Uribe apuntó los nombres, y según el representante Wilson Gómez, el exmandatario se sorprendió y afirmó “entonces, sí hay candidatos”.

Sin embargo, un día después, los conservadores reunidos en el Club de Banqueros del centro de la ciudad, y en una reunión del Directorio Nacional, también exploraron nombres propios para tener como candidato.

El senador Hernán Andrade dijo, “sí tenemos con quien” y a capítulo seguido mencionó a la exministra Martha Lucía Ramírez, al exviceministro Rafael Nieto, al exjefe de debate de Noemí Sanín, Juan Gabriel Uribe, y a William Vinasco. “Él es conservador”, dijo en referencia al narrador deportivo, y a la vez reveló que ya se había comunicado con él, pero no había encontrado respuesta.

¿Porqué se lo reclaman?

Está claro que el Partido Conservador y La U quieren actuar pronto por la Alcaldía de Bogotá. Y no van a esperar a que Peñalosa se mida en una consulta interna del Partido Verde para un eventual apoyo.

Por eso es que buscan nombres, y con ellos hacer una consulta, pero entre estas dos colectividades.

Y de todos los nombres mencionados, quien más seduce puede llegar a ser Vinasco, por una razón: en mediciones electorales es el que mejores resultados ha tenido en un pasado reciente.

Vinasco aspiró a la Alcaldía de Bogotá en 2001, donde no tuvo opción frente a Antanas Mockus, María Emma Mejía y Claudia Rodríguez de Castellanos.

En ese entonces, su candidatura fue avalada por el Partido Conservador y Fuerza Colombia -movimiento de origen conservador que sirvió como plataforma de la candidatura del general (r.) Harold Bedoya en 1998-.

De ahí el argumento por el cual los conservadores reclaman sus derechos sobre el nombre de Vinasco.

Tras la derrota en las elecciones de ese año, Vinasco volvió a los medios, pero siguió en la política.

En 2002 fue nombrado por el entonces candidato presidencial Álvaro Uribe como su jefe de debate en Bogotá.

Ese es el argumento por los que algunos dirigentes de La U lo ven como un eventual candidato de ese partido, y como una opción a la que Uribe le podría dar el guiño como el “mejor médico para curar los males de Bogotá”.

Pero más allá de esos antecedentes, Vinasco aspiró a la Alcaldía en 2007, y en ese debate en el que se impuso Samuel Moreno, se convirtió en la gran sorpresa.

Avalado por el Movimiento Nacional Afrocolombiano, el narrador deportivo obtuvo el tercer lugar con 351.098 votos (el 16,7 por ciento de la votación) y a menos de 150 mil votos del segundo, que fue Enrique Peñalosa. Ese movimiento, actualmente, no tiene personería jurídica. Razón por la que Vinasco no tiene filiación política definida.

Votos, más que buenas razones

Ni en La U ni en el Partido Conservador hay una figura -entre los mencionados esta semana- que haya tenido ese caudal electoral.

Por ejemplo, la conservadora Martha Lucía Ramírez obtuvo en Bogotá 53.870 votos en la pasada consulta de precandidatos presidenciales. El representante de La U Miguel Gómez, si bien fue la mayor votación de su partido para la Cámara por Bogotá, alcanzó 40.920 votos, mientras que el concejal Hipólito Moreno obtuvo su curul en el cabildo con 15.726 votos.

Si bien son escenarios diferentes, Vinasco tendría la diferencia matemática. Es por eso que dos partidos políticos, de buena representación nacional, pero que no son fuerzas principales en Bogotá han pensado en el “narrador que tiene caché” como una carta para aspirar a las elecciones.

Aún no se sabe si William Vinasco se lanzará a la alcaldía. Pero en marzo de 2009, en un ‘chat con El Espectador’ apuntó varias perlas que, si siguen en la cabeza del llamado ‘rey del rating’, darían algún indicio: “Siempre voy a pensar en Bogotá y sus beneficios (...)Realmente no tengo una matrícula política, creo más en la independencia e ideas que no en los mismos partidos políticos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.