Domingo, 22 de enero de 2017

| 2010/03/09 00:00

El coronel que correrá con Fajardo

Experto en relaciones internacionales, conocedor de las fronteras colombianas, y desde hace una década embajador de Colombia en Cuba, Julio Londoño Paredes, de 72 años, será la fórmula de Sergio Fajardo.

El coronel que correrá con Fajardo

A Julio Londoño Paredes no lo cogió por sorpresa la invitación que le hizo Sergio Fajardo de recorrer el país en busca de la presidencia. Todo lo contrario, desde hace varios meses había sentido admiración por el antioqueño que desde hace dos años decidió recorrer Colombia proponiendo una nueva forma de gobernar.

Por eso ya tenía redactada la carta de renuncia que le enviaría al presidente Álvaro Uribe, en la que le manifestaría su decisión de abandonar la embajada colombiana en Cuba para acompañar a Fajardo. Porque, a sus 72 años, probablemente, encontró la oportunidad de seguir con una de sus pasiones. Recorrer el país.

Probablemente el coronel Julio Londoño Paredes le imprimirá “velocidad” a la campaña de Fajardo, porque la fórmula vicepresidencial del antioqueño, tiene una particular forma de descansar: lo hace ‘al trote’.

Porque desde hace 15 años, Londoño Paredes se ha convertido en uno de los miles de anónimos que participan en las maratones más famosas del mundo. La carrera de su debut fue en la maratón de Nueva York de 1995. Ahora debutará en otra carrera desconocida para él, la de aspirar a un cargo de elección popular.

Pero quizás lo que más lo motiva es que esa ‘maratón’, que afrontará en los tres meses que tiene por delante, tendrá como escenario los rincones de Colombia. Quizás, su mayor pasión. Quienes conocen a Londoño recuerdan que recorrer el país, especialmente sus rincones y sus zonas limítrofes, ha sido su mayor afición. Incluso, en años de juventud, cuando empezaba su carrera militar, se aventuró en una expedición con un indígena por todos esos rincones que sólo conocía en los atlas del colegio.

Esa es una de las circunstancias que motivaron a Sergio Fajardo para extenderle la invitación. En diálogo con Semana.com el candidato subrayó que su hoy fórmula vicepresidencial “ha trabajado más de 40 años por la patria y su labor nunca ha tenido mácula”.

Heredando la vocación de su padre, Julio Londoño optó por la carrera militar. En 1969 el presidente Alfonso López Michelsen buscaba a la persona que más conociera de fronteras en el país, y el Ejército no dudó en proponer su nombre.

Fue el momento en que empezó una carrera diplomática en la que ha recorrido cargos de Jefe de la División de Fronteras, Secretario General, Viceministro de Exteriores y, finalmente, Canciller en el Gobierno de Virgilio Barco.

Posteriormente, y gracias a sus conocimientos, los gobiernos colombianos le encomendaron los diferendos limítrofes que tienen en pleito a Colombia con sus vecinos de fronteras marítimas, en los tribunales de La Haya. En el gobierno de Andrés Pastrana, le encomendaron el pleito que Nicaragua entabló reclamando la isla de San Andrés.


Allí compartió muchas horas de trabajo con el entonces canciller Guillermo Fernández de Soto, quien muchas veces ha destacado de Londoño su carácter conciliador, Quizás por eso, el presidente Pastrana lo designó embajador en Cuba. Eran años en que en La Habana se adelantaban mesas de diálogo exploratorio con el Eln.

Sergio Fajardo recordó que meses atrás, en una cena que sostuvo con Julio Londoño y su esposa Constanza Fajardo, “hubo una gran empatía”. Julio “es un señor que le hace honor a esa palabra, genera confianza, respeto. Es un conversador exquisito, da gusto compartir una mesa con él”.

Las conversaciones para que aceptara ser su formula presidencial, dice Fajardo, se incrementaron hace tres semanas. “A Julio le sorprendió que pensáramos en él, pero desde un principio nos dijo que sería un orgullo hacer parte de este proyecto”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.