Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/31/2012 12:00:00 AM

El efecto de la enfermedad de Chávez en el Congreso colombiano

Un proyecto de Juan Lozano (La U), que pretende apartar del cargo a los presidentes de la República que tengan una "grave enfermedad", está a tres debates de convertirse en ley de la República.

Casi un mes después de que al presidente venezolano Hugo Chávez le diagnosticaron un tumor cancerígeno, el senador Juan Lozano radicó un proyecto que impediría que en Colombia un mandatario con graves problemas de salud siguiera gobernando.

El proyecto, que se empezó a tramitar sin mayor atención mediática, ya surtió su primer debate y se podría convertir en ley de la República en el segundo semestre del año.

Su objetivo es que de encontrársele alguna enfermedad grave a cualquier mandatario de turno, que le impida el desarrollo de su gestión, sea obligado a separarse del cargo.

Pero el proyecto no sólo se concentra en los presidentes. También busca que esta disposición sea aplicable para el vicepresidente, gobernadores y alcaldes, ministros, directores de departamentos administrativos y los oficiales que conforman la cúpula militar.

De convertirse en Ley, obligaría a todos estos servidores a practicarse un examen médico cada año con el único propósito de que se pueda demostrar científicamente que están en capacidad para ejercer las funciones de sus cargos directamente y no por interpuestas personas.

El proyecto establece que aquellos dirigentes del país que sufran de enfermedades neurodegenerativas, cognitivas o aquellas que afecten de manera severa la capacidad física o mental, "no están en condiciones de gobernar".

Para Juan Lozano, este proyecto va más allá de que en Colombia, en algún momento, se restrinjan situaciones como las que afronta Venezuela, cuyo presidente se mantiene en el ejercicio de sus funciones incluso desde la distancia, pues han sido varias las oportunidades en las que el comandante Chávez ha tenido que desplazarse a Cuba para adelantar su tratamiento, pero a la vez continúa ejerciendo el poder.

Según Lozano, la salud de los mandatarios "es un tema de Seguridad Nacional que permite proteger la soberanía nacional, cuando quienes están encargados de protegerla -en todos los niveles del Estado- no tengan las condiciones para hacerlo” pues si se mantienen en el ejercicio de sus funciones, considera el senador, “ponen en peligro la misma existencia del Estado”.

El presidente de La U también fundamenta su propuesta en que la ciudadanía tiene el derecho a estar "en todo momento gobernada" por personas que están física y mentalmente en plenitud de capacidades para hacerlo. "Si una enfermedad mental o física afecta de manera severa la capacidad del gobernante de cumplir con sus tareas, debe apartarse del cargo".

El proyecto, que fue radicado en agosto del año pasado, casi un mes después de que el presidente venezolano admitió que le habían descubierto un cáncer en su organismo, superó su primer debate y ahora pasará al conocimiento de la plenaria del Senado.
En Colombia, en sus más de 200 años de vida republicana, nunca se ha presentado el caso de que un mandatario sea apartado por alguna enfermedad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.