Jueves, 23 de febrero de 2017

| 2010/10/22 00:00

El trasfondo político de la crisis de Samuel Moreno

La crisis política en la capital marca el inicio de la disputa política por la Alcaldía de Bogotá. Los partidos que la disputarán trazan distancia con la cuestionada alcaldía del Polo, aunque, ante la crisis, nadie asume responsabilidades políticas.

El alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, insinuó que tras su crisis hay intereses políticos. Foto: Alcaldía de Bogotá

La tormenta que generaron los cuestionamientos por presunta corrupción en la Alcaldía de Bogotá fue aprovechada por los principales partidos políticos que, pescando en la confusión, marcaron sus posiciones frente a una de las administraciones más cuestionadas del país: la de Samuel Moreno.
 
Una alcaldía que, cuando empezó, en el 2008, contó con uno de los mayores respaldos políticos. De hecho, la coalición de gobierno que rodeó a Moreno en el Concejo era numerosa, aunque muy heterogénea.
 
La U, el partido que más concejales obtuvo, 13 en total, se convirtió en el principal socio político de la bancada del Polo, con 10 cabildantes, a pesar de que en el orden nacional eran contradictores radicales.
 
Sin embargo, partidos como Cambio Radical (7 concejales) y el Partido Liberal (5) han tenido posiciones dispares y poco homogéneas. Eso sí, han deambulado entre respaldo y oposición.

Pero esta semana, cuando estalló la crisis política en Bogotá, los partidos salieron a la luz para aclarar cuál ha sido su relación con el gobierno del Polo en Bogotá.

A la U le exigieron asumir su responsabilidad por el respaldo que le dio a lo largo de tres años al gobierno de Samuel, a los liberales les recordaron que tienen dirigentes en el gabinete de gobierno, a Cambio Radical le cuestionaron sus posiciones diversas, y el sector del Polo que lidera Gustavo Petro marcó distancia y se exoneró de responsabilidades de lo que llamaron el fracaso del partido en Bogotá.

Sin embargo, ninguno de los partidos hizo un ‘mea culpa’ y reconoció sus responsabilidades, sino que, en palabras de Clara López, presidenta del Polo Democrático, “todos están negando al Polo”.

Para López todo no es otra cosa que las “primeras movidas políticas por la disputa de la Alcaldía en el próximo año”.

Porque, precisamente, los partidos que han anunciado su opción de aspirar al segundo cargo de elección popular del país (el Polo, La U, el Liberal y Cambio Radical) son los comprometidos en estas estrategias. Y así se movieron esta semana:

La U: sin respaldo al Polo
 
La principal decisión política que se produjo en la crisis fue la que asumió La U: retirar su respaldo político a Samuel Moreno, aunque la bancada de concejales de este partido no asumió responsabilidades políticas por haber hecho parte de la coalición.
 
En un comunicado, el presidente de la colectividad, Juan Lozano, puntualizó que el pretender vincular con el escándalo al ex presidente Álvaro Uribe es una “cortina de humo” que sólo pretende “desviar la atención” para “evadir la responsabilidad de la izquierda en Bogotá”.

No se sabe si la separación de La U de Samuel Moreno sea real o quede en el papel. El concejal de Cambio Radical Carlos Fernando Galán así lo expresó y pidió que La U haga oposición al Polo en la capital.

Lo cierto es que La U tiene intenciones de aspirar a la Alcaldía, incluso en el partido aún hay quien insiste en candidatizar al ex presidente Álvaro Uribe. Por eso, el comunicado de la noche del jueves no pretende otra cosa que desmarcarse del Polo.

Liberales: "No somos parte del Gobierno"

Un reconocido sector del liberalismo, el de Piedad Córdoba y Ernesto Samper, fue clave en la elección de Lucho Garzón en el 2003 y Samuel Moreno en el 2007. Incluso, el gabinete distrital tiene algunos nombres de dirigentes liberales como el del secretario general de la Alcaldía, Yuri Chillán.

El director nacional del Partido Liberal, Rafael Pardo, aclaró que desde cuando empezó la administración de Samuel Moreno “(el liberalismo) no ha estado, como partido e institución, en el gobierno”.

Pardo dijo que el Alcalde decidió nombrar en su gabinete personas con afinidad liberal, pero “no están representando al partido. El directorio liberal, ni en el nivel nacional ni en el de Bogotá, ha manifestado estar en apoyo al gobierno de Samuel Moreno”.

El Partido Liberal, en las elecciones del 2007, apoyó de forma institucional la candidatura de Enrique Peñalosa. Pero hubo disidencias que se fueron de lado de Samuel Moreno.

Para las elecciones del 2011, aspiran a tener candidato propio, y uno de los que ya se lanzaron al ruedo es el ex representante David Luna.

Cambio Radical: desde la oposición, exige responsabilidades

En el 2007, Cambio Radical adhirió a la campaña de Enrique Peñalosa. Su bancada de siete concejales ha liderado la oposición al alcalde Samuel Moreno y, en palabras del codirector del partido, Germán Varón, esa oposición ha sido férrea.

Al reiterar que sus diferencias con el Polo han sido de siempre y no de ahora, el representate Germán Varón es quien más ha pedido responsabilidades políticas.

También le pidió a la U realizar control político y aseguró que si ahora anuncian que van a hacer oposición, “es porque aceptan que venían haciendo parte de la administración”.

Cambio Radical tiene serias aspiraciones a la Alcaldía, además porque Bogotá ha sido una de las plazas que mejor le van al partido. En la capital, Germán Vargas Lleras se consolidó en el mayor elector en las elecciones parlamentarias del 2006. Quizá sea la razón para demostrar que fueron oposición al Polo y esperan que el próximo año así les sea reconocido.

El concejal Carlos Fernando Galán, quien ha encarnado la oposición a Samuel Moreno en el Concejo, y el ex ministro Néstor Humberto Martínez serían las principales fichas del partido en la disputa por Bogotá.

Polo: sector de Petro se desmarca

La crisis política nació dentro del Polo Democrático. El sector de Gustavo Petro, al revelar un informe sobre presunta corrupción en la contratación distrital, se desmarcó del gobierno de Samuel Moreno.

Aunque Petro ha reiterado que no será candidato a la Alcaldía de Bogotá, el que sectores del propio partido salgan a hacer duras críticas a uno de sus dirigentes, en palabras de Luis Carlos Avellaneada, demuestra la capacidad de “control interno y de autocrítica” del Polo Democrático.

Bogotá ha sido el principal botín político del Polo, desde cuando, a nombre de ese partido, Luis Eduardo Garzón ganó las elecciones del 2003. Repitió éxito en el 2007, aunque las críticas a la actual administración puedan pasarle factura. El Polo intentará mantener la alcaldía en el 2011.

Al margen

Los que se mantuvieron al margen de las “movidas políticas” fueron el Partido Verde y el Partido Conservador.

Los Verdes, que juegan con el activo de las administraciones de Antanas Mockus, Enrique Peñalosa y Lucho Garzón, mantendrán su independencia y seguirán defendiendo los intereses de la ciudadanía, en palabras del concejal Antonio Sanguino.

Los conservadores son una fuerza minoritaria en el Distrito. Tan solo ocupan dos escaños en el Concejo, y desde la dirección nacional han anunciado que en la Alcaldía de Bogotá podrían hacer parte de una coalición con el partido de La U.

Lo cierto es que la mayor crisis política del gobierno de Samuel Moreno estalló a un año exacto de las elecciones a la Alcaldía. No es una circunstancia aislada que las fuerzas políticas se acomoden.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.