Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/10/29 00:00

Gerente de Corabastos responde a denuncias de Noemí

José Gonzalo Romero dijo que no ha sido nombrado por el MinAgricultura y que en ningún momento amenazó a la precandidata conservadora Sanín.

Según el gerente de Corabastos, José Gonzalo Romero, él nunca la amenazó ni ordenó que la espiaran como ella ha dicho.

“Lo que ha dicho la precandidata Noemí no es cierto”, dijo a Semana.com el gerente de Corabastos, José Gonzalo Romero, sobre la denuncia de la precandidata Noemí Sanín de que había sido amenazada por el funcionario durante su visita proselitista a la plaza de mercado de Bogotá, el pasado fin de semana.

“A mí no me nombró el Ministerio de Agricultura. Mi elección se debió a un concurso que hizo la Universidad de los Andes, en 2003 y después he sido reelegido por la junta de siete miembros de Corabastos. Pero no tengo nada qué ver con el ex Ministro Arias”, agregó Romero. De esta manera, Romero respondió a las denuncias que ha hecho Sanin esta semana.

Según la precandidata conservadora ella fue “amenazada, espiada y amedrantada” por el gerente de la central de abastos de Bogotá.

El viernes pasado, el jefe de escoltas de la precandidata llamó al gerente de Corabastos, para avisarle que la precandidata conservadora visitaría la plaza de mercado. Según Romero, él le indicó que para entrar a Corabastos requería de un dispositivo de seguridad especial y que para coordinarlo, la solicitud requería de 8 días como mínimo.
Pero no fue una llamada anónima como dijo la precandidata en un comunicado, con lo cual ella le dio un ribete dramático a su historia que pasó a ocupar un espacio importante en los medios de comunicación esta semana.

“Si en principio los candidatos tienen derecho al uso de la plaza pública para hacer proselitismo, ese derecho no es absoluto”, explicó aSemana.com el analista constitucional Nicolás Montoya de la Misión de Observación Electoral.

Según el analista, hay espacios que requieren de un permiso especial para que los candidatos puedan hacer campaña. Esos trámites no son engorrosos ni son para restrictivos sino que buscan garantizar las condiciones de seguridad de un lugar.

La precandidata insistió en ir a la plaza de mercado, porque en su criterio ese es un espacio público y ella, como cualquier ciudadano, es libre de andar por donde quiera. Sus denuncias se basaron en el hecho de que mientras recorría la plaza la candidata vio a un hombre que la perseguía con el fin de reportar sus movimientos. Pero el jueves fue más lejos y dijo que el gerente de Corabastos la había amenazado con que la gente la recibiría a tomatazos y dijo que Romero era una cuota del Ministerio de Agricultura.

Con este señalamiento dejó en el ambiente un manto de duda sobre la actuación del gerente de la Central de Abastos. Quiso decir, veladamente, que se trata de una cuota del ex Ministro Andrés Felipe Arias, quien dentro del Partido Conservador será su contendor en las consultas, lo cual Romero negó enfáticamente. “Es más, el ex Ministro ni siquiera ha venido por acá”, agregó.

El gerente de Corabastos dijo que tenía las grabaciones de las llamadas en las que intercambió información con el jefe de escoltas de Noemí. “Lo que yo le dije es que si pasaba por las bodegas comunales se exponía a que la gente de ese sector la agrediera, pues allá acostumbran a tirar tomates y papas, y a veces le pegan a la gente”, explicó.
Romero explicó que la plaza ha ido el candidato Liberal Rafael Pardo y también ha estado el candidato de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras. “Con ninguno he tenido problemas, pues todo se ha acordado con tiempo”, dijo Romero.

Agregó que la seguridad de la plaza es responsabilidad de la Policía de Bogotá y que el vigilante que la siguió no lo hizo para espiarla, como ella dijo, sino para indicarles a los encargados de la seguridad hacia dónde debían dirigir las cámaras, pues como se trataba de ella era necesario grabar todo por si pasaba algo que amenazara su seguridad.

El incidente se salió de cauce, e incluso la candidata anunció que denunciará el incidente a las autoridades, pues según ella el gerente de Corabastos es un “funcionario público”. No obstante Romero indicó que si bien Corabastos es una sociedad mixta, la plaza tiene autonomía administrativa.

Aunque no existe una regulación detallada de cómo los candidatos pueden acceder a las plazas públicas, en cada espacio hay que cumplir con trámites que dependen de la jurisdicción de la autoridad encargada.

En otro momento político, el novelesco episodio no pasaría de ser eso. Pero como se avecinan las elecciones, y en el caso del Partido Conservador, las consultas, cada precandidato aprovecha para buscar formas innovadoras de hacer llegar su mensaje, lo cual es legítimo. Lo complicado es que no observen las recomendaciones para su seguridad, más en lugares con un panorama de seguridad tan complejo como la zona de esta central de Abastos.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.