Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/24/2011 12:00:00 AM

Gobierno y oposición reactivaron diálogo institucional

Con el compromiso de que la depuración del censo electoral no limitará la participación de la oposición, el Polo Democrático decidió reactivar las relaciones con el Gobierno, congeladas desde el pasado mes de febrero.

El Polo Democrático, el único partido que se declaró en oposición a Juan Manuel Santos, volvió a la Casa de Nariño. Un encuentro que supuso la reactivación de unas relaciones institucionales con el Gobierno, rotas desde el momento en que el propio Ejecutivo incluyó en una ley la depuración del censo electoral.
 
El Polo y el Gobierno habían decidido tener un diálogo abierto para el diseño del llamado estatuto de la oposición, uno de los pocos principios constitucionales que, tras 20 años, no habían sido reglamentados.
 
Pero esa depuración del censo electoral motivó que la oposición levantara el diálogo, porque la norma, que hoy es objeto de estudio por la Corte Constitucional, los afectaría.
 
Según la norma, el nuevo censo electoral estaría conformado por aquellas cédulas de los ciudadanos que se habían acercado a las urnas “en las últimas elecciones”. En un país con índices de abstención que se acercan al 50 por ciento, la disposición, aprobada en el Congreso borraría de un solo golpe a todos los ciudadanos que han preferido marginarse de las urnas.
 
El Polo, además, invitó a sus militantes a no participar en la segunda vuelta presidencial de junio del 2010. El temor del partido es que sus militantes no tuvieran, en adelante, el derecho de asistir a las urnas.
 
Clara López Obregón encabezó la delegación del Polo que se reunió con Juan Manuel Santos. La principal conclusión fue que el mandatario se comprometió a objetar la norma en caso que la Corte la declare exequible y subraye que el nuevo censo se regirá por la segunda vuelta presidencial.
 
El ministro de Interior, Germán Vargas Lleras, vocero de la reunión, aclaró que para los efectos de la depuración del censo se tendrá en cuenta, como última elección, no sólo las dos vueltas presidenciales, también las últimas elecciones para Congreso y hasta las últimas elecciones de autoridades municipales y departamentales, celebradas en el 2007.
 
En todos esos comicios hubo participación del Polo, a tal punto de que en la primera vuelta presidencial obtuvieron el cuarto lugar con más de un millón de votos, en la parlamentarias alcanzaron siete curules en el Senado, y en las regionales obtuvieron, entre otras, la Alcaldía de Bogotá y la gobernación de Nariño.
 
Santos y Vargas Lleras le insistieron al Polo en que la intención de depurar el censo no es la de “limitar la participación política” de la oposición. Explicaron que la mayoría de fraudes electorales se hace, a diferencia de lo que muchos creen, con las cédulas de los abstencionistas por encima de las cédulas de los muertos que aún no han sido excluidos del censo.
 
Clara López expuso una especie de tranquilidad al subrayar el compromiso suscrito por el presidente de la República. La primera muestra es que la jefe del Polo anunció que volverá a sentarse en la mesa de diálogo para seguir avanzando en el estatuto de oposición.
 
Pero ese no fue el único compromiso.
 
Polo, en el diseño de la ley de inteligencia
 
La reunión que, según el representante Iván Cepeda, trascurrió en un ambiente “cordial, respetuoso y franco” también supuso avances entre la relación del Gobierno con la oposición.
 
Uno de esos avances es que el Polo hará parte de las discusiones previas al diseño del proyecto de ley de inteligencia y contrainteligencia. Una iniciativa que llevará el Gobierno al Congreso luego de que la Corte Constitucional tumbó una ley promovida en ese sentido.

La preocupación del Polo, que le transmitieron al Gobierno, está en los hechos pasados en el DAS, que para muchos congresistas no han tenido punto final.
 
El diseño de este proyecto de ley tendría la participación de la oposición y eso fue calificado como saludable.
 
En el “diálogo franco” el Polo también le transmitió al presidente sus observaciones al proyecto de ley de víctimas, a la política de restitución de tierras en medio de zonas de presencia de rezagos del paramilitarismo y expresaron su inquietud por la forma como el Gobierno ha definido el fenómeno de las bandas criminales.
 
La presidenta Clara López también manifestó un malestar hacia el vicepresidente Angelino Garzón, sobre quien dijo que a través de “actividad proselitista busca dividir el movimiento social y sustraer cuadros del Polo”.
 
Según López, el presidente no se refirió al respecto, pero sí “tomó nota”.
 
Para muchos sectores fue significativo que el presidente Juan Manuel Santos hubiese entablado el diálogo con el Polo. Más aún cuando se desconocía la presencia de la dirigencia de la oposición en la sede de Gobierno desde casi una década.
 
Sin embargo, en el Polo Democrático, aunque se valoró el gesto, aclararon que la interlocución entre oposición y Gobierno no es un privilegio, o un buen gesto, sino “un derecho adquirido y sano en cualquier democracia”, según dijo Cepeda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.