Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/06/03 00:00

Humo blanco para conciliación del referendo

Después de dos semanas de tire y afloje, la Comisión de Ética despejó los conflictos de interés de los representantes que tendrán que definir si el referendo reeleccionista es para que Uribe repita en 2010 o en 2014.

Germán Varón, presidente de la Camará nombrará en los próximos días a los conciliadores de referendo reeleccionista.

Este miércoles, la Comisión de Ética de la Cámara, votó en contra de la recusación que el presidente de La U, Luis Carlos Restrepo interpuso contra el presidente de la Cámara, Germán Varón. Según argumentó esta comisión, “no fue demostrada la configuración de conflicto de interés alguno (de Varón)." 

La recusación (recurso que busca que un congresista se declare impedido para votar o decidir sobre un proyecto) contra Varón fue una fallida jugada de Restrepo, quien quiso torpedear la facultad del presidente de la Cámara (quien dijo explicitamente estar en contra de la reelección) de nombrar a los conciliadores del proyecto de referendo reeleccionista.
 
Vea el artículo Claves para entender en qué consiste la conciliación del referendo

Este proyecto debe ser conciliado por el Senado y la Cámara, pues a pesar de haber pasado por sus cuatro debates reglamentarios, el proyecto tiene dos redacciones distintas.

En la Cámara se aprobó para que un Presidente pueda ser reelegido una tercera vez, pero después de la primera reelección debe esperar cuatro años. En ese caso si el presidente Álvaro Uribe quisiera presentarse de nuevo a una reelección, debería esperarse hasta el 2014.

En el Senado, el proyecto aprobado permitiría la reelección inmediata hasta tres veces seguidas.

Restrepo recusó a Varón alegando que éste se había pronunciado en contra del proyecto y su intención era hundirlo, pues si no hay acuerdo entre los conciliadores el proyecto se muere. Varón ha reiterado que nombrará a conciliadores que defiendan el proyecto que fue aprobado en la Cámara.

Pero la salida de Restrepo fue un traspié, porque en lugar de agilizar el trámite de conciliación lo que hizo fue dilatarlo aún más. Además la probabilidad de que la Comisión de Ética declarara impedido a Varón para nombrar los ponentes era casi ninguna.

El presidente de la U se arrepintió y decidió reversar su recusación. Sin embargo, Varón insistió en que se tramitara. A su juicio, era poco serio que no se debatiera si incurrió o no en un impedimento al haber opinado sobre el proyecto de referendo aprobado por el congreso.

La recusación a Varón motivó esta semana otras recusaciones. El representante David Luna, del movimiento Por el país que soñamos, recusó a cuatro integrantes de la Comisión de Ética, a los representantes Jaime Restrepo, Jaime Yepes, Jaime Zuluaga y Berner Zambrano, todos de La U. El argumento fue que como este partido fue el que recusó a Varón, ellos no podían resolver su recusación porque se enfrentarían a un conflicto de interés partidista.
 
Vea el artículo: Empieza la última batalla del referendo en el Congreso

No obstante, la Comisión de Ética negó los impedimentos de cada uno y así se le permitirá a Varón, finalmente, nombrar los conciliadores. Uno de los argumentos que justificó su decisión es que la recusación no se ajustaba a los requisitos legales para hacerla.

El proceso de conciliación consiste en que el Senado y la Cámara nombren igual número de congresistas y se pongan de acuerdo en una sola versión del proyecto de referendo reeleccionista. Si hay empate en la votación, el proyecto se hunde. De lo contrario, el proyecto que salga del informe de la mayoría deberá someterse a una votación en las plenarias de cada Cámara. Si alguna lo niega el proyecto también naufraga.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.