Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/2011 12:00:00 AM

Incluso en procesos judiciales aparecen armas de la Cámara de Representantes

Un documento certifica los nombres de los parlamentarios que recibieron pistolas o metralletas para su seguridad. Algunas armas están decomisadas y hacen parte de investigaciones judiciales.

¿Dónde están las armas de la Cámara de Representantes? Esa ha sido una de las preguntas de la semana en el Capitolio. La respuesta empieza a ser esclarecida por un documento revelado por el área administrativa de la corporación donde aparece registrado el nombre del parlamentario al que le fue asignada.
 
Sin embargo, el reporte está plagado de algunas inconsistencias que generan mayores dudas. Lo cierto es que hay 13 armas sobre las que se desconoce su actual paradero, otras 17 están registradas como robadas y más de 50 tienen irregularidades en su registro.
 
Incluso, algunas armas aparecen registradas en poder de autoridades judiciales, puesto que están en curso de investigaciones por procesos penales.
 
Por ejemplo, una de las armas en ‘líos’, según el reporte, le fue asignada al actual senador vallecaucano Roy Barreras (La U), quien en el pasado periodo legislativo fue representante a la Cámara.
 
Sobre el arma asignada a este parlamentario, el reporte advierte que actualmente se encuentra bajo la tutela de la fiscalía 3 de Cali. El motivo: “investigación de homicidio a espera de que la Cámara de Representantes vaya por ella”.
 
Barreras, mediante un comunicado, admitió que en el 2009 sufrió un atentado en Cali y su escolta usó el arma en defensa del ataque de los sicarios. “Ese fue el motivo para que el arma entrara en un proceso judicial. Hemos identificado que hoy está en la Tercera Brigada”.
 
Otra de las armas con alguna irregularidad es la que se encuentra inventariada con el número de registro 12650. Según el reporte, fue entregada al representante Óscar Fernando Bravo (P. Conservador), pero no hay ningún acta que certifique la entrega.
 
Bravo asegura que nunca ha recibido un arma por parte de la dirección administrativa de la Cámara. El arma que aparece a su nombre actualmente se encuentra en la Fiscalía de Cali, también como parte de una investigación.
 
Según este primer reporte del área administrativa, otros de los parlamentarios a los que se les asignaron armas son Juan Pablo Sánchez Morales, Édgar Gómez (exrepresentante y actual senador), William Ortega, Pedro Jiménez Salazar, Constantino Rodríguez, Augusto Posada (miembro de la Comisión de Acusaciones), Yahír Acuña (uno de los investigadores de Uribe por el proceso preliminar de las ‘chuzadas’ del DAS), William García Tirado, Juan Carlos Salazar, Juan Gabriel Díaz Bernal, Jorge Gerlein, Diego Patiño Amariles, Herminsul Sinisterra, Juan de Dios Alfonso.
 
En este registro aparece el nombre de Fernando Flórez como uno de los parlamentarios a los que se les asignó una pistola. Sin embargo, no hay actualmente ningún representante con ese nombre, pero coincide con una persona que trabajó en el almacén de la Cámara de Representantes.
 
Otra de las armas que se admiten como desaparecidas en el registro aparece asignada a Óscar Wilches, exrepresentante detenido por nexos con paramilitares.
 
El reporte también registra que fueron entregadas subametralladoras a los representantes Fuad Emilio Rapag (recientemente detenido por parapolítica), Édgar Gómez, Jaime Armando Yépez.
 
Hay casos particulares como los de los representantes Javier Tato Álvarez y Alfonso Acosta. Ambos aparecen registrados con tres armas.
 
Algunos congresistas mencionados en este informe han enviado comunicados en los que niegan que se les hayan asignado esas armas.
 
El reporte del departamento administrativo de la Cámara, más allá de esclarecer esta situación, ha generado mayores interrogantes.
 
Por eso el presidente de la Cámara, Simón Gaviria, pidió al director de la Policía, general Óscar Naranjo, investigar estas irregularidades, pero más allá de eso propuso que a la Cámara de Representantes no le vuelvan a ser adjudicadas armas para la seguridad de los congresistas y que los esquemas de protección sean reestructurados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.