Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/06/09 00:00

Juan Manuel Santos

Juan Manuel Santos

¿Qué transformaciones necesita el sistema educativo?

Las brechas en la calidad de la educación que reciben pobres y ricos, o sectores urbanos y rurales, son inaceptables y, adicionalmente, son un factor que tiende a perpetuar las desigualdades en el tiempo.

Por eso, avanzaremos con paso firme y sin pausa en educación pertinente, de calidad y con mayor cobertura para todos, de la siguiente manera:

1. Educación primaria: cerraremos las brechas de calidad en educación para la población menos favorecida definiendo y exigiendo altos estándares en el desempeño de docentes, estudiantes y en la gestión de los establecimientos educativos. Haremos obligatorio el grado cero y haremos realidad la gratuidad de la educación básica para los más pobres.

2. Educación secundaria: para que el país dé el gran salto en calidad de sus graduados tenemos como meta que cada estudiante de octavo en adelante, además de su pupitre, tenga un computador con acceso rápido a Internet.

Impulsaremos una iniciativa para que todos los colombianos aprendan a hablar inglés desde la primera infancia con el fin de abrirnos al mundo y generar más oportunidades profesionales.

Entregaremos a cada Madre Comunitaria, a los Jardines Infantiles y a las escuelas y colegios, computadores o material audiovisual dotado con acceso a Internet o material pedagógico de programas en ese idioma.

También formaremos profesores, y apoyaremos al Icetex y a las regiones para financiar programas de estudio de lenguas en el exterior.

La meta a nivel nacional será que, en diez años, cuatro millones de niñas y niños tengan comando leído, hablado y escrito del inglés.

3. Educación Terciaria (técnica y universitaria): Nuestra meta es duplicar los cupos en las universidades durante la próxima década. Para esto, se duplicarán los créditos subsidiados y de largo plazo, a través del programa Acces, que yo creé en 2002, que cubren los costos educativos y de sostenimiento de los jóvenes, focalizados en los más vulnerables.

Doblaremos los créditos Acces del Icetex, subsidiaremos las tasas de interés y para los más pobres la tasa de interés real será de cero y los créditos serán a largo plazo, para empezar a pagar una vez el muchacho tengo un ingreso.

Los veinte mejores bachilleres de cada departamento recibirán cada año un subsidio total para que realicen sus estudios universitarios en las mejores universidades del país.

La que ellos escojan y en la carrera de su preferencia. El único requisito será que mantengan un resultado académico de excelencia semestre tras semestre.

La educación superior no debe ser exclusivamente universitaria por eso ampliaremos y fortaleceremos la educación técnica o tecnológica en el país. Aumentaremos su participación al 50 por ciento de la oferta educativa otorgando incentivos a los jóvenes y a las instituciones para que opten por esta opción educativa importante para el desarrollo humano y económico del país.

Nuestros centros educativos deben crear no sólo empleados, sino fomentar “empresarios”, capaces de transformar su creatividad y talento a favor de la sociedad y el medio ambiente.

A través del Sena y los colegios ofreceremos programas en nuevas tecnologías asociados con el emprendimiento, de alta proyección para el país (producción musical, animación digital, video y artes visuales, diseño, ingeniería web, redes sociales, medio ambiente, etc.).

Los dos últimos años de educación secundaria podrán ser de educación técnica, a escogencia del estudiante. En busca de una calidad real de la educación, proponemos que al final de esta década la mayoría de las universidades del país estén debidamente acreditadas.

¿Cuáles son los elementos específicos de su política para los jóvenes?

Educación, deporte, trabajo, emprendimiento e innovación. Todos los jóvenes que quieran podrán acceder a la educación superior.

Diseñamos un crédito con cero interés real para jóvenes pobres que quieran acceder a la educación superior. También hemos diseñado el programa Supérate, de competencias deportivas y académicas, que premiará a nuestros jóvenes talentos deportivos y académicos.

Con el programa Jóvenes en Acción, atenderemos a los jóvenes desempleados, a través de iniciativas de formación laboral en un oficio y prácticas laborales en empresas legalmente constituidas, con menores costos parafiscales.

Buscaremos decididamente perfeccionar el marco de apoyo de las Mipymes (unidades empresariales de menor tamaño) ya que estas tienen una contribución muy importante en la generación de empleo, en el crecimiento productivo y en la movilidad social, así como en el mejoramiento de las inversiones familiares en capital humano.

Adicionalmente, vamos a revolucionar la formación técnica para el empleo.
Modificaremos el pensum escolar para que, según su vocación, los jóvenes puedan dedicar los dos últimos años del bachillerato a adquirir conocimientos técnicos.

Permitiremos que las empresas puedan usar parte de los aportes al Sena para realizar programas de entrenamiento que se ajusten a sus necesidades; aumentaremos la pertinencia y la calidad de los programas ofrecidos por el Sena.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.