Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/17/2010 12:00:00 AM

Juan Manuel Santos

¿Debe el país retomar el debate sobre su modelo de desarrollo?

Para poner a Colombia a trabajar, redoblaremos esfuerzos en cinco “sectores locomotora” de nuestra economía.

Infraestructura: Crearemos sistemas de carretera de doble calzada que saquen rápida y efectivamente nuestros productos de a los puertos.

Agro: una transformación productiva que duplique las exportaciones de ese sector, consolide la paz en el campo y cree cientos de miles de empleo.

Vivienda: un despegue con subsidios no solamente para la de interés social, sino también a la clase media para que las familias y los jóvenes compren casa.

Innovación manufacturera y de servicios: sectores de punta que nos podrán en la senda de la economía del conocimiento.

Minería: sector dinámico de Colombia, que crecerá de manera compatible con la protección del Medio Ambiente.

¿Cómo caracteriza el plan de desarrollo que le propone al país?

Una vez las locomotoras que hemos identificado en nuestro plan de desarrollo empiecen a jalonar la economía, aumentará el ingreso y los puestos de trabajo de muchas familias. El ascenso social y los mayores ingresos crearán demanda de más y mejores servicios en el comercio, la salud, la educación, la recreación y el turismo, los bancos y las cooperativas, las telecomunicaciones y el transporte.

Estos son sectores intensivos en empleo y no en máquinas, pues esencialmente consisten en gente atendiendo gente; por ende, llevarán a una nueva expansión en puestos de trabajo de ingresos medios y dinamizarán el círculo virtuoso del ascenso social.

¿Cuál es el esquema de tenencia y propiedad de la tierra que cree más conveniente para el desarrollo del país?

La tierra debe estar en manos de quien la quiera trabajar. A través de la extinción de dominio, las familias campesinas tendrán acceso a tierras que en algún momento fueron adquiridas por la delincuencia, teniendo como meta dos millones de hectáreas a distribuir.

En los municipios de mayor desplazamiento moveremos a los gobiernos municipales y a los jueces para que formalicen los derechos.

Combatiremos la especulación de la tierra. El Gobierno Nacional debe hacerse responsable de la información catastral del territorio.

Nos asociaremos con los municipios en el cobro del impuesto predial, el cual se destinará a gastos en cada localidad. Un alto porcentaje será deducible del impuesto a la renta, de tal manera que quienes hagan producir la tierra no tendrán una carga adicional.

¿Tiene alguna propuesta para vincular a la sociedad civil a las discusiones sobre el proyecto de desarrollo?

Adelantaremos un “ejercicio moral del poder”, con base en las instituciones que gobiernan al gobernante. Es imperativo moralizar el actuar cotidiano de los ciudadanos y sus gobernantes. Sólo de esta manera es sensato aspirar al círculo virtuoso en el que ambos promuevan y exijan la probidad en el manejo de recursos públicos, la planeación y el largo plazo.

¿Cómo concibe la participación de los campesinos minifundistas en el desarrollo del sector agrícola colombiano?

Cada campesino colombiano, es un “Juan Valdez”. Esta figura emblemática del campo colombiano representa lo que queremos lograr: campesinos trabajando y viviendo dignamente en el campo, con posibilidad de conseguir, con títulos legales, una propiedad para su familia.

Queremos gente próspera, sonriente y segura, ofreciendo productos competitivos en el escenario mundial. Lo lograremos con mecanismos de apoyo y fomento, que lleguen a cada parcela y granja; que le permitan actualizarse tecnológicamente y garanticen la comercialización y transporte de sus productos a un mejor precio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.