Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/5/2012 12:00:00 AM

La 'Unidad Nacional' de los uribistas

Esta noche Álvaro Uribe reaparecerá públicamente en Bogotá en un homenaje a su exministro Fernando Londoño con la apuesta de liderar una movilización ciudadana contra el terrorismo. ¿Lanzará dardos a Santos?¿Será el comienzo de una propuesta política?

'Frente contra el Terrorismo'. Ese es el nombre, el propósito, o el pretexto de un encuentro que ha inquietado el ambiente político. Esta noche, en el Club El Nogal de Bogotá, lugar del mayor atentado de las FARC contra la capital (el 7 de febrero del 2003), Álvaro Uribe reaparecerá públicamente, acompañado de su círculo más cercano (exministros, asesores y actuales congresistas), y se desconoce el desenlace de ese encuentro: desde la respuesta a los más recientes dardos del presidente Juan Manuel Santos, hasta una propuesta política.

Los amigos del expresidente Uribe, quienes le hablan al oído, y quienes seguramente estarán en El Nogal ($100.000 es el valor de asegurarse un lugar), no descartan cualquier escenario.

José Obdulio Gaviria, columnista y fundador de Primero Colombia (la plataforma ideológica del 'uribismo') habla de un homenaje al exministro Fernando Londoño (víctima de un atentado en Bogotá el pasado 15 de mayo): "Uribe y Londoño son los doctrinantes de la defensa del Estado y de la sociedad contra los terroristas. Su cuota de sacrificio personal es inconmensurable" (dice su columna de El Tiempo del 4 de julio).

Gaviria también habla de un manifiesto de unidad contra el terrorismo, inspirado, dice, en la experiencia española contra la ETA: "en donde la unidad de la democracia, fuese cual fuese su color, aisló y excluyó a los terroristas del escenario político".

Pero ese propósito puede tener mayores implicaciones. Rafael Guarín, exviceministro de Defensa (de Rodrigo Rivera), en una columna para Semana.com, menciona una columna vertebral de diez puntos que, a su juicio, tendría el manifiesto del frente contra el terrorismo (ver El próximo paso).

Diez puntos que van desde el apoyo ciudadano a las Fuerzas Militares y de Policía, y una movilización civil que se convierta en un "eficaz muro de contención frente a las tentaciones de los gobiernos de ceder ante el terrorismo y de adoptar discursos comprensivos de la violencia de las FARC y el ELN. En otras palabras, evita que se repitan fracasados capítulos como los procesos de paz de Belisario Betancur y Andrés Pastrana que fueron utilizados por las FARC como táctica en el marco de su estrategia de guerra. Sin duda, es útil para evitar que el país siga retrocediendo en materia de seguridad".

También se puede entender como una especie de oposición a decisiones, que en materia de seguridad, ha adoptado el presidente Juan Manuel Santos. Una de ellas, el llamado marco para la paz.

El pasado 15 de mayo, cuando Fernando Londoño (el objeto del homenaje en El Nogal) fue víctima de un atentado en Bogotá, el Congreso, y por pedido expreso de Santos, aprobó (en sexto debate) el llamado Marco para la paz.

Una iniciativa que reformó la Constitución con el propósito de abrir escenarios para una eventual negociación con los grupos ilegales, FARC y ELN, a quienes los uribistas prefieren llamar "terroristas".

Gaviria y Guarín, quienes han explicado el propósito del 'Frente contra el Terrorismo' coinciden en que el único marco para la paz es la defensa de la Constitución del 91.

"A diferencia de algunos de los que agitan la consigna del diálogo con el fin de romper la cohesión social contra el terrorismo y reconocer legitimidad a las FARC y el ELN, la unidad de los ciudadanos contra el terrorismo se propone cohesionar, no dividir. Por este motivo no puede ser bandera de un solo sector político o social, sino que debe congregar con espíritu pluralista la mayor diversidad posible, siempre que coincida en la defensa de la Constitución de 1991 y en la firmeza contra los violentos", dice Guarín.

"Los terroristas son delincuentes; no delincuentes políticos. El verdadero marco jurídico para la paz es el respeto de la Constitución", sostiene Gaviria.

El expresidente Uribe se convertirá en el líder de ese Frente, que se constituiría una semana después de la crisis institucional generada por la reforma a la Justicia y que generó una de las mayores movilizaciones ciudadanas contra el Congreso de la República.

"La unidad ciudadana contra el terrorismo es una actitud de rebeldía que destruye el miedo con el cual quieren los violentos someter a la sociedad. Cuando los ciudadanos no se doblegan, el terrorismo pierde eficacia coercitiva y por tanto se torna inútil, lo cual, en una situación como la colombiana contribuye a que las FARC y el ELN decidan abandonar la violencia", dice Guarín.

Esa movilización podría convertirse en plataforma política. Los uribistas descartan la teoría. "No es como algunos lo han dicho, un frente político para hacer una campaña electoral ni para lanzar un candidato (...) es simplemente un medio cívico donde pueden estar los políticos, pero para enfrentar a los terroristas", aclara Fernando Alameda, director ejecutivo del Centro de Pensamiento Primero Colombia (en declaraciones reproducidas por el diario El Espectador).

Juan Carlos Vélez (La U), el senador que se ha posicionado como portavoz del pensamiento uribista en el Congreso, tampoco se atreve a afirmar si el 'Frente contra el Terrorismo' sea una plataforma de campaña política. Pero admite que una movilización ciudadana como la que se propone no puede descartar ningún escenario.

Incluso, dice Vélez, un movimiento ciudadano bien podría traducirse en uno de los propósitos que en recientes días defendieron varios uribistas: una nueva constituyente. Recuerda que jurídicamente se puede convocar con la recolección de firmas, al menos cinco millones de ciudadanos. Una constituyente promovida por los ciudadanos, según el congresista, "podría referirse a todos los temas, desde una revocatoria al Congreso, hasta la relección presidencial".
 
Pero los uribistas, los primeros en hablar de la Constituyente, ahora prefieren defender la Constitución del 91.

Las dudas, o las expectativas por el resultado del llamado "Frente contra el Terrorismo", quedarán despejadas a las 7 de la noche en El Nogal. Para esa hora está anunciado el discurso del expresidente Álvaro Uribe.

Un discurso en el que se puede esperar mensajes hacia Santos (el presidente dijo que, según mediciones, las "noticias negativas" del país en el exterior "provienen de las FARC y del presidente Uribe"), y porqué no para el ministro Germán Vargas Lleras, quien demandó penalmente a Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente, por un presunto complot contra el funcionario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.