Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/08/11 00:00

Las exigencias del Polo al Gobierno sobre las garantías a la oposición

Asiento en mesas directivas, en organismos de control, en la Comisión de Acusaciones, en el diseño de políticas de Estado, y rechazo total a conductas como las 'chuzadas' son los temas que empezarán a ser discutidos entre el Gobierno y el Polo.

El ministro de Interior, Germán Vargas Lleras (izquierda), se reunió con la mesa directiva del Polo Democrático en lo que marcó el comienzo de un diálogo institucional para garantizar el ejercicio de la oposición. Foto: Cortesía PDA

El Polo Democrático reclama mayores gestos del Gobierno para entender que las garantías al ejercicio de la oposición serán una política de Estado y no una simple declaración de “buenas intenciones”.
 
Así se lo expresó el Comité Ejecutivo del Polo al ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, en la reunión que sostuvieron en la mañana del miércoles en la propia sede del partido, en el tradicional barrio Teusaquillo, en el centro de Bogotá.
 
Vargas Lleras instaló un mecanismo de interlocución con el único partido que declaró su abierta oposición al proyecto de ‘Unidad Nacional’, que tendrá como principal fundamento las discusiones en torno al diseño de un estatuto de oposición.

Según el Ministro, dicho estatuto hará parte de la iniciativa de las reformas política y electoral que el Gobierno buscará concertar en la presente legislatura, y por eso pidió al Polo Democrático la participación de “criterios útiles” para la elaboración de dicho estatuto.

El Polo reconoció las “buenas intenciones” del Gobierno y espera que el “nuevo amanecer”, al cual se refirió Juan Manuel Santos en su discurso de posesión, los incluya. Sin embargo, aún hay ciertas reservas y peticiones.

Rechazo a director del DAS

El Polo rechazó la decisión del Ejecutivo de ratificar en la dirección del DAS a Felipe Muñoz, porque parecería “ir en contravía” de la disposición de garantías ofrecidas por el Gobierno.

“Lo vemos como una continuidad de una política que rechazamos y que la justicia está investigando, que a todas luces es antidemocrática”, dijo la presidenta del Polo, Clara López Obregón, al referirse a los seguimientos ilegales que desde el DAS se les realizaron a magistrados y miembros de la oposición. López reclamó el derecho a “una oposición sin chuzadas”.

Lugar en la Comisión de Acusaciones

El Polo rechazó su exclusión de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, la célula con funciones judiciales del Congreso, encargada de investigar a los altos dignatarios del Estado (Presidente de la República, magistrados, Fiscal general, entre otros).

Los 15 representantes que conforman esa comisión pertenecen en su mayoría a la U y al Partido Conservador, y en menor número al Partido Liberal, Cambio Radical y el PIN. Ninguno del Polo. Muchos consideran que los partidos de la coalición blindaron la comisión (ver artículo “El blindaje”).
 
Por eso, el Polo Democrático anunció que demandará la conformación de la Comisión de Acusaciones porque vulneró los derechos de la oposición, que quedó sin ningún tipo de representación.

“Llamamos la atención sobre la necesidad de que la oposición haga parte de este cuerpo de acusación a los altos funcionarios del Estado y anunciamos que vamos a demandar la no elección de un miembro, en este caso, del representante Iván Cepeda”, explicó Clara López.

Participación en organismos de Control

El Polo pide asiento y lugar en organismos de control. Considera que ese escenario complementaría su ejercicio de oposición y sería una muestra de las garantías para ello por parte del Gobierno.

Eso tendría que ser incluido en el estatuto de la oposición, aunque los dirigentes del Polo admiten que será uno de los temas polémicos de ese proyecto.

También reclaman un lugar en el Consejo Nacional Electoral, en cumplimiento del artículo 112 de la Constitución, que establece que la oposición debe tener un miembro en ese organismo.

“Queremos que eso quede claro en el estatuto de la oposición, y no sometido a los vaivenes de las mayorías del Congreso”, expuso la presidenta del Polo.

Participación en desarrollo de políticas de Estado

La oposición del Polo no tendrá adjetivos y el partido no negociará con el Gobierno, pero sí espera expresar puntos de vista.

Como oposición, su expectativa es discutir con el Gobierno y ser tenido en cuenta, pero en “temas fundamentales de política de Estado”.

Esa agenda que plantea el Polo hace referencia a temas como relaciones internacionales, políticas de paz, cumplimiento de convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo, Derechos Humanos, así como las políticas públicas para los sectores “históricamente discriminados”, como los de la comunidad Lgbt, población indígena y población afrodescendiente.

Las respuestas del Gobierno

El Ministro del Interior “no se comprometió” con ninguna de las inquietudes, pero sí
prometió “revisarlas”. Esa postura fue celebrada por el Polo, que respaldó el diálogo institucional para debatir el estatuto de oposición.

Germán Vargas Lleras reiteró que el Gobierno ofrecerá todas las garantías para que la oposición se pueda expresar “sin limitaciones ni condicionamientos”.

A pesar del malestar del Polo por la ratificación de Felipe Muñoz como director del DAS, Vargas Lleras aclaró que el tema de las ‘chuzadas’ es parte del pasado.

“Es una obligación del Estado la protección a todos los derechos civiles, incluido el de la intimidad. Estaré muy encima en el Gobierno de promover una política que brinde la certeza a los colombianos de su derechos fundamentales”, dijo el funcionario.

En el desarrollo del estatuto de la oposición hay coincidencias. Según Vargas Lleras, hay pleno consenso en que dicha ley otorgue derechos de participación en las mesas directivas de las corporaciones públicas, en garantizar el derecho de réplica, el acceso a medios de comunicación, a la información, entre otros.

Sin embargo, también se advierten las primeras discrepancias. Por ejemplo, según la opinión personal del Ministro del Interior, la participación en los organismos de control, como la Procuraduría y la Contraloría, “no debe tener vinculación en la confrontación política”. Pero Vargas Lleras no cerró la puerta a que sean objeto de discusión.

Para los miembros del Polo, el diálogo que buscó Vargas Lleras es una clara distancia de las relaciones entre Gobierno y Oposición con respecto a las formas como fueron tratados en los ocho años del gobierno anterior.

“Es muy distinto que el Ministro visite a la sede del Polo, que tenga un contacto institucional con sus directivas, abiertamente y a la luz del país, sobre temas que incumben el ejercicio de la oposición”, calificó Clara López.

Mientras que para el Gobierno, esta será “la primera de muchas relaciones” para evaluar y conducir las relaciones “con quienes van a ejercer la oposición al Gobierno”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.