Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/9/2011 12:00:00 AM

Las 'peleas políticas' que generaron las Bacrim

El expresidente Álvaro Uribe y Rafael Pardo se midieron por el proceso de desmovilización con las AUC. Al expresidente Andrés Pastrana le molestó que el jefe de los conservadores insinuara que Santos no esté liderando la seguridad.

Hacía tiempo que determinadas declaraciones políticas no generaban tantas confrontaciones. Las que recientemente hicieron los partidos políticos tradicionales, Liberal y Conservador, en torno a las bandas criminales y los problemas de seguridad, generaron la reacción casi inmediata de dos expresidentes: Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.
 
El ‘primer round’ lo protagonizaron Uribe y el jefe liberal Rafael Pardo. Al expresidente le incomodó mucho que Pardo hubiera afirmado que el fenómeno de las bandas criminales haya sido herencia del proceso de paz con los paramilitares. “El anterior gobierno les cambió el nombre”, dijo Pardo.

Uribe, en un mensaje en la red social Twitter, reaccionó: “Mi Gobierno combatió a todos los criminales con las instituciones, sin unirse a bandidos como los Pepes, que recuerde Rafael Pardo”.
 
Las palabras de Uribe vinieron como respuesta al respaldo que el jefe liberal hizo a la decisión del presidente Juan Manuel Santos de no adelantar ninguna negociación con las llamadas bandas criminales. Pardo dijo que el país no puede repetir las “nefastas” experiencias de Santa Fe Ralito (Córdoba), donde se selló la desmovilización de los paramilitares tras el fin de un controvertido proceso de negociación y que culminó con la Ley de Justicia y Paz.
 
Pardo había sido muy crítico con esa ley en su época de congresista. Uribe aprovechó para recordarle al jefe liberal que “la Ley de Justicia y Paz ayudó a la desmovilización de 52.000 terroristas, la extradición y cárcel de cabecillas, sin impunidad”.
 
En total, fueron cinco los mensajes de 144 caracteres con los que Uribe replicó a Pardo, y en ellos aprovechó para censurar la labor del hoy jefe liberal como ministro de Defensa del gobierno de César Gaviria: “El Ministerio de Defensa de Rafael Pardo dejó el País en manos de criminales y sin extradición”.
 
Pero Uribe no se quedó en el pasado y también cuestionó el liderazgo de Pardo en el Partido Liberal: “acabaron al oficialismo liberal y quieren revivirlo con falacias, oportunismo, demagogia y comodidad clientelista”. Una clara referencia a un partido que le ejerció oposición en su gobierno, pero que ahora hace parte de la Unidad Nacional liderada por el presidente Juan Manuel Santos.
 
Rafael Pardo también utilizó la red social de twitter para responder al exmandatario. Y recurrió a una frase que hizo célebre al expresidente César Gaviria en una de sus repetidas tensiones con Uribe: “En realidad el terrorista era Pablo Escobar y su grupo. Eso no lo olvida nadie. Pero parece que hay quienes hoy todavía lloran su muerte”, escribió Pardo.
 
Y en seguida, el jefe liberal reiteró su afirmación: “Pero el tema de hoy es si las Bacrim, así se llaman (?) son responsabilidad del ministro Rivera o vienen del fracaso de Ralito. Lo segundo”.
 
Segundo round: Pastrana vs. Salazar 

El segundo round de esta controversia política lo trenzaron dos conservadores, aunque en tonos mucho más moderados. El expresidente Andrés Pastrana y el jefe del partido, senador José Darío Salazar.
 
Pastrana no comparte que Salazar haya cuestionado los resultados del actual gobierno en materia de seguridad ni que insinúe una falta de liderazgo del presidente Santos. “Esas son palabras del jefe de la oposición”, le dijo el expresidente en una carta que envió al Directorio Nacional Conservador desde Madrid.
 
“Poner en duda su compromiso (el de Juan Manuel santos) con la seguridad resulta, además de necio, carente de sustento. No olvide que durante mi Gobierno, cuando se realizó las más grande transformación de las Fuerzas Militares, base de la Seguridad Democrática, con una inversión pública gigantesca, él era Ministro de Hacienda. No olvide tampoco que desde agosto, cuando asumió la Presidencia, se han obtenido muy importantes logros incluyendo los más duros golpes a los grupos armados ilegales sin tener que sacrificar la legitimidad que es el fundamento del uso de la fuerza por parte del Estado”, le dijo Pastrana en su carta.
 
El expresidente también aprovechó para recordar que Juan Manuel Santos ha recibido una “herencia” del anterior gobierno, entre las que mencionó a las propias bandas criminales.
 
“Insinuar que el Presidente no esta al frente del tema de seguridad es irrespetuoso e inconveniente. Añora usted un estilo más estridente e histriónico en el manejo del tema, pero esa no es la solución, como tampoco es la de radicar la responsabilidad de la actual situación de inseguridad en el Presidente Santos que apenas está cumpliendo seis meses de gobierno y que recibió como una de las herencias, además de la Dirección de Estupefacientes tomada por la corrupción y al mal recordado Grupo Nule, las llamadas Bacrim, nuevo nombre para designar a los anteriormente llamados paramilitares y narcotraficantes y que son el principal factor de la actual violencia”.

José Darío Salazar le respondió a Pastrana afirmando que lo único que motivó su pronunciamiento fue el hecho de “transmitir las percepciones que recojo todos los días del deterioro del tema de la seguridad democrática”.
 
Pero a título seguido le aclaró a Pastrana que sus palabras no son de oposición sino con ánimo constructivo. “Nunca hemos pensado en un control político al ministro de Defensa y solo estamos rodeando al Gobierno y al Presidente (…) nosotros somos amigos de la autoridad y el orden, y buscamos simplemente transmitir las preocupaciones de la población”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.