20 mayo 2010

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Lo que quieren decir los candidatos con sus estribillos

ELECCIONES 2010Antes que simples frases de cajón, los eslóganes juegan papel fundamental en las campañas. Estos son los que identifican a los candidatos en la lucha por la Presidencia. ¿Qué significan?

Lo que quieren decir los candidatos con sus estribillos. Los elóganes de campaña pueden llegar a ser más poderosos que un discurso, pues tienen la característica de que son de fácil recordación.

Los elóganes de campaña pueden llegar a ser más poderosos que un discurso, pues tienen la característica de que son de fácil recordación.

En tiempos en que se imponen la brevedad y la inmediatez, encontrar un eslogan de campaña se convierte en un reto para candidatos y publicistas. El eslogan, no sólo debe condensar el mensaje que el candidato quiere transmitir a su electorado, sino atrapar, seducir.

El eslogan hace parte de lo que el estratega de campañas políticas Camilo Rojas llama ‘ceremonial’, que es el conjunto de símbolos que conectan a los candidatos con su electorado.

En los actos de campaña, debates y apariciones en público, los candidatos repiten sus eslóganes con insistencia a fin de que su público no sólo capte su mensaje, sino, como dice Rojas, el mensaje “fecunde al individuo”.

Publicistas y estrategas saben que los eslóganes son herramientas poderosas que se logra acuñar, muchas veces a pesar de su incongruencia, en la psiquis de la gente. Algunos pasan a la historia como sellos de una gestión y otros se quedan en el olvido por su bajo impacto.

El eslogan está más relacionado con la publicidad de una campaña, pero no son las únicas frases que identifican a los candidatos. Hay otro tipo de frases como lemas y lugares comunes que también terminan por identificar una campaña y lo que representa.

Los gobiernos también acuñan frases en sus discursos, algunas carentes de originalidad, que terminan por sintetizar el contenido de sus mensajes. Para muchos publicistas un eslogan es más poderoso, incluso, que un discurso.

Barack Obama utilizó 43 años después de la muerte de Martin Luther King una de las frases más populares del líder pacifista: “I have a dream” (Tengo un sueño). Con su mensaje esperanzador Obama llegó a la Casa Blanca cumplió, en parte, el sueño de King.
“No pasarán” fue la frase con la que los madrileños, y en general la República, desafiaron a las huestes franquistas que circundaban la ciudad antes de que fuera tomada por el ejército del dictador. Pasó a la historia como símbolo de la resistencia y también se volvió eslogan de campaña en países como Nicaragua.

En Colombia han marcado momentos frases memorables como “Aquí estoy y aquí me quedo”, del entonces presidente Ernesto Samper, quien se atornilló en el poder a pesar del ciclón del proceso 8.000 que sacudió su gobierno. La frase, según el historiador Jorge Orlando Melo, fue del general del ejército francés Mac Mahon, en la batalla de Sebastopol en 1855, durante la guerra de Crimea.

Y quién podrá olvidar la célebre “trabajar, trabajar y trabajar” que ha identificado el activismo del presidente Álvaro Uribe; una adaptación de la frase “el secreto de la vida es trabajar, trabajar y trabajar”, del cubano precursor de la industria de radio y televisión Goar Maestre.

Pero si algún eslogan ha permanecido en el tiempo es el “Por la restauración moral de la república, ¡a la carga!”, con el que el inmolado Jorge Eliécer Gaitán cerraba sus discursos. Así como el “Ni un paso atrás, siempre adelante” tomada de la revolución comunera y por el también sacrificado Luis Carlos Galán Sarmiento.

Eslóganes de la actual campaña

En la actual campaña por la Presidencia de Colombia, todos los candidatos utilizan frases que los identifican. Algunos las repiten con más frecuencia que otros, pero todos con el mismo propósito: calar en la mente de los electores que el próximo 30 de mayo (o el 20 de junio, pues todo indica que habrá segunda vuelta) decidirán quién ocupará el solio de Bolívar.

Estos son los eslóganes y lemas de campaña utilizados por los candidatos presidenciales:

Antanas Mockus: “Recursos públicos, recursos sagrados” es una de las frases más repetidas por el candidato. Con ella busca darle un matiz religioso a la gestión pública. En reiteradas ocasiones Mockus ha explicado que el discurso católico, tan acendrado en Colombia, puede ser utilizado como ejemplo para enseñar a los ciudadanos sobre sus responsabilidades.

“El fin no justifica los medios” es otra de las frases de Mockus. Con ella se opone a una máxima de Nicolás Maquiavelo que dice lo contrario. En criterio de Mockus, “no todo vale”, con lo cual quiere dejar claro que en aras de los resultados no se pueden saltar las normas.

Con “la unión hace la fuerza”, alienta la cohesión de sus simpatizantes. Y con “argumento va, argumento viene…” intenta explicar su propuesta de democracia deliberativa para poder gobernar con un Congreso en el que no tiene representación.

Germán Vargas Lleras: “Mejor es posible” es el lema de la publicidad de su campaña. Con él ha tratado de denotar que los “éxitos” del actual Gobierno se pueden mejorar. Desde cuando comenzó a trabajar por llegar a la Casa de Nariño, Vargas Lleras dejó claro que estaba de acuerdo con continuar la política de seguridad democrática diseñada por Uribe, pero se distanció del Gobierno cuando le ordenó a su partido, Cambio Radical, que no aprobara el proyecto de referendo reeleccionista en el Congreso.

Para algunos analistas, su eslogan quedó fuera de contexto al no identificar una propuesta al margen del Gobierno uribista, a pesar de que su programa es uno de los mejor calificados a la hora de ser expuesto.

Otra de las frases que ha utilizado para mostrar su sintonía con el Gobierno es: “Fui el primero en llegar a la seguridad democrática y seré el último en irme”.

La expresión “fui el primero…” ha sido constante en sus disertaciones y debates. Con ella ha querido significar que su ideario se ha anticipado a señalar problemas del país o soluciones a esos problemas.

Juan Manuel Santos: “Retroceder no es una opción” es el eslogan principal de su campaña. Con éste identifica el contenido de su propuesta con lo que representa: el continuismo. Tácitamente, Santos asumió las banderas del uribismo, luego de que se cerrara la posibilidad a un tercer mandato de Uribe.

“Tenemos que seguir avanzando” es otra de las frases del candidato de La U. Con ésta pretende decir que él no sólo es el protector del legado de Uribe, sino su continuador.

Santos quiso acuñar en un principio la fórmula: “De la seguridad democrática a la prosperidad democrática”. Con ésta quiso enviar el mensaje de que estaba dando un paso adelante de lo conseguido por el Gobierno con su principal política conocida como la seguridad democrática.

Sin embargo, tras el arribo de Mockus a los primeros lugares de las encuestas, Santos tuvo que rediseñar su estrategia en todos los flancos. Cambió de imagen, resaltó los colores originales del logo de su partido, que fue creado para respaldar a Uribe en su segundo período, y cambió su lema por “Unidos con Juan Manuel”. Su mensaje está dirigido, principalmente, a los uribistas. Con éste les recuerda que él es el candidato del uribismo.

Su propuesta ha estado enmarcada en reconocer los logros de la gestión del Gobierno saliente, generar temor al cambio y mantener la unidad de la coalición.

Por estas razones son frecuentes en sus discursos frases tales como “La política de seguridad democrática ha demostrado ser exitosa” y “gracias, Presidente”.

Rafael Pardo: “Vamos a hacer una Colombia justa” es el eslogan publicitario del candidato liberal. Su mensaje condensa lo que en criterio del candidato debe ser la justicia social: más oportunidades de trabajo, cambios profundos al sistema de salud y una propuesta de seguridad urbana, entre otras.

A lo largo de su campaña ha mantenido el mismo eslogan sin modificarlo, a pesar de los cambios que ha sufrido el debate electoral. ¿La razón?: Pardo ha dirigido su estrategia a mantener el voto de los liberales que participaron en las pasadas elecciones (cerca de 1.800.000) antes que a tratar de convocar nuevos votos de opinión.

No obstante, el candidato no suele repetir otras frases en sus discursos, que son complejos y estructurados debido a su formación. La falta de reiteración, sin embargo es, para efectos de marketing, una debilidad.

Gustavo Petro: “Vamos a separar la mafia de la política” es una de las frases más usadas por el candidato del Polo Democrático. En la lista sigue: “Hay que arrebatarle las tierras productivas a la mafia”.

Estas frases hacen parte de los eslóganes de su programa, que comenzó llamándose el “acuerdo sobre lo fundamental”, frase que a su vez fue utilizada por el extinto líder del Partido conservador Álvaro Gómez Hurtado para calificar la Constitución de 1991.

En estas dos frases Petro ha simplificado su trabajo legislativo. El blanco de sus debates más memorables en el Senado ha sido lo que él llama “la mafia”, que es la encarnación de una mezcla de corrupción política, narcotráfico, paramilitarismo y grupos ilegales.

El candidato de izquierda se distingue de los demás porque es quien más hace énfasis en la necesidad de cambiar el modelo económico del país para “sacar a Colombia de la guerra” (otras frase que usa con frecuencia).

Esta propuesta está sintetizada en otra de sus frases, tal vez la tercera más repetida en sus discursos y disertaciones: “Hay que separar la política social del mercado”.

El eslogan oficial de su campaña ha pasado por varias etapas: “Acordemos el futuro”, “El cambio seguro” y últimamente se ha convertido en “Justicia social para todos”. Sin embargo, al candidato se le identifica más con su discurso que con su eslogan oficial.

Su programa se basa en crear mecanismos de democratización del crédito, subsidios para los productores de alimentos, negociación de penas con los narcotraficantes a cambio de indemnización y verdad para las víctimas, y la recuperación de la legitimidad y legalidad del Estado, entre otras.

Noemí Sanín: es una de las candidatas que más figuras usa para ponerles sello a sus discursos.

“Detrás del tanque debe ir el tractor”, dice con frecuencia. Con ella condensa su propuesta de seguridad rural, que es una suerte de complemento del modelo de seguridad de Uribe. Es decir, para ella, una vez pase la guerra, tienen que llegar las oportunidades para los campesinos.

“No puede ser que una vaca viva mejor en Europa que un campesino en Colombia” ha repetido en los últimos días. Una versión de esta ingeniosa frase había sido utilizada por el ex presidente Ernesto Samper cuando era candidato a la Presidencia: “Es mejor negocio ser vaca en Holanda que persona en Colombia”.

La versión de Sanín surgió en medio del debate por la suscripción del TLC de Colombia con Europa, criticado por el sector lechero y por ella misma.

La candidata pone un sello personal a sus discursos utilizando siglas con las cuales bautiza a sus programas. “El TPP, Trabaje, produzca y progrese” o el “TAC, Tribunal Anticorrupción”, son ejemplos de esa fórmula a las que la candidata acude para generar recordación entre quienes la escuchan.

Como única mujer entre la baraja de candidatos, no podía hacer falta en su campaña un programa para ellas. Por esta razón Sanín repite “vamos a crear el Ministerio de la Mujer”. Su intención es llamar la atención sobre el género que ella representa.

No obstante, el eslogan oficial de su campaña, “ganas tú, gana Colombia”, es menos recordado, pues casi no lo repite y hay quienes creen que le falta contenido.

PUBLICIDAD
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad