Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/2010 12:00:00 AM

Los desafíos de Benedetti y Zuluaga, presidentes de Senado y Cámara

Ambos coinciden en que este periodo, que inició el 20 de julio, será crucial para que el Congreso recupere su poder en el organigrama institucional, y a la vez el prestigio y la respetabilidad (videos).

Lo primero que pretenden impulsar Armando Benedetti y Carlos Alberto Zuluaga, presidentes del Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente, es la disciplina en el trabajo legislativo y combatir “vicios” políticos que han sido característicos del Congreso: el ausentismo, el clientelismo y la dilación de la agenda.

Para ello, los dos presidentes parecen haber encontrado la fórmula. Dinamizar las sesiones, intensificar el trabajo de martes a lunes y especificar los temas de las sesiones plenarias.

Quizás estas sean propuestas o intenciones de sus antecesores. Pero de su labor depende que se queden en el papel o se lleven a la práctica.

Semana.com dialogó con los dos congresistas.

“La unidad nacional está cabalgando en los lomos del Congreso”

Armando Benedetti pasará a la historia reciente por haber sido elegido, y casi aclamado de forma unánime por todos los partidos políticos con asiento en el Congreso. 101 votos, de 102, suponen el traslado de “una responsabilidad para recuperar el prestigio, la dignidad y la responsabilidad del Congreso”, tal como le dijo el propio presidente del Senado a Semana.com.

Muchas son las expectativas y las buenas intenciones. Benedetti, quien será el encargado, además, de investir a Juan Manuel Santos como presidente de la República, dice que el Congreso tendrá que ocuparse de varias reformas.

Pero lanza un dardo. Considera que el propósito de unidad nacional, de momento, sólo “cabalga en el Congreso, y allí ha habido muchos sacrificios para defenderlo”.

De forma urgente, asegura, los principales retos del Congreso serán “anticiparse a las denuncias y las investigaciones de los medios de comunicación, volver a tener representatividad y poder real, y recuperar la iniciativa en el gasto público”.

Benedetti advierte que en el próximo Congreso, habrá que estudiar una reforma política a fondo. Asegura que el Legislativo se equivocó, por ejemplo, al entregarle más facultades al Consejo Nacional Electoral, por ser quien conforma el Congreso y por tener la opción de que los magistrados que lo componen puedan reelegirse.

Además de garantizar los derechos de la oposición, al afirmar que entiende la democracia como “un ejercicio para salvaguardar las minorías”, Benedetti asegura que impulsará la armonía entre los poderes públicos.

Y frente al Ejecutivo, asegura que por más aprecio que haya con el presidente electo, Juan Manuel Santos, su gobierno y sus ministros no se salvarán de los debates de control político cuando así lo requieran.

El nuevo presidente del Congreso dice que prefiere que el gobierno reviva cinco ministerios, como ya lo anunció, por la vía de proyectos de ley donde se hagan un debate profundo sobre la viabilidad de la iniciativa, y no por la vía de las facultades especiales que se le concedan al Presidente de la República.

Benedetti asegura que no tocará competencias del poder judicial. Por ejemplo, se declara en contra de modificar la elección y la jurisdicción del Fiscal General, ni la doble instancia para el juzgamiento de Congresistas.

En materia del ejercicio parlamentario, el nuevo presidente del Senado intentará aplicar disciplina. Por ejemplo, los martes se dedicarán las plenarias al control político, los miércoles a la discusión de proyectos, y los jueves a la votación de las iniciativas. Asegura que las plenarias no se deben extender por más de cuatro horas, pues no todos los temas deben ser objeto de sesión permanente.

Vea la entrevista completa en video haciendo clic aquí.

“La comisión de acusaciones dejará de ser una comisión de compensación”

Para el representante antioqueño Carlos Alberto Zuluaga, el principal reto en la presidencia de la Cámara de Representantes es darle a la corporación el prestigio que se merece. Entre sus propósitos está el de “erradicar” vicios parlamentarios, como el ausentismo y la corrupción.

Pero otro de sus principales objetivos es reivindicar el papel de la Comisión de Acusaciones, la célula judicial del Congreso, y acabar con ese mote de ineficacia que la ha rodeado desde las famosas épocas del proceso 8.000, y que han motivado a que la opinión pública la califique como “comisión de absolución”.

Al respecto, Zuluaga se ha comprometido para nombrar, en esa célula, a los hombres y mujeres más conocedores en temas jurídicos, y no dejar a esta comisión como una forma de complacer a los parlamentarios que no tengan cabida en las comisiones más mediáticas. “La comisión de Acusaciones ya no será una comisión de compensación”, dice.

Zuluaga asegura que la Cámara de Representantes le dejó al Senado la labor del control político, por lo que trabajará para recuperar este tipo de debates.

También le envía un mensaje al Partido Conservador, al cual pertenece: que su presidencia no será para beneficios políticos ni partidistas, sino para el “beneficio del gobierno nacional y de los intereses de los colombianos”.

Vea la entrevista completa en video haciendo clic aquí.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.