Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2012 12:00:00 AM

Los 'pecados' de las consultas internas de los partidos

El polémico mecanismo no desaparecerá. Gobierno, Congreso y autoridades electorales se comprometen a encontrar fórmulas en ese sentido. El objetivo, legitimar un proceso que solo tiene 13 años de existencia.

Paradójicamente, el mecanismo de las consultas internas de los partidos políticos podría ser el mayor beneficiado tras al descalabro electoral que se apreció el pasado domingo 30 de septiembre, cuando tan solo 500.000 ciudadanos votaron en una jornada en la que cerca de siete millones de personas estaban habilitados para hacerlo.

La baja participación de las consultas de las que sólo participaron tres movimientos minoritarios (Polo, Partido Verde y MIRA), con una abstención que superó el 90%, puso en tela de juicio su legitimidad y eficiencia, además de revivir el eterno debate sobre si se justifica la inversión de recursos públicos para este tipo de procedimientos.

Las del pasado domingo, según el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, costaron cerca de 36.000 millones de pesos, supusieron un despliegue logístico casi similar a las de elecciones para cargos públicos, y la opinión pública en general las calificó como un despilfarro.

Sin embargo, tras el fracaso numérico de las consultas, el Gobierno, las autoridades electorales y los partidos políticos llegaron a un pleno consenso para que, antes de sepultar este mecanismo, se fortalezca para que cumpla su verdadero propósito: la democratización de los partidos políticos.

Clara López, presidenta del Polo, afirmó que si se acaban las consultas internas sería un duro golpe a la democracia, pues se regresaría a las épocas donde las decisiones internas se tomaban "a dedo o a bolígrafo". Alfonso Prada, presidente del Partido Verde, también clamó por salvar las consultas. "No podemos renunciar a que los partidos políticos se democraticen", aseguró.

El gobierno coincide con esa afirmación. "No puede existir democracia sin partidos fuertes, organizados y modernos", sostiene el viceministro del Interior Juan Camilo Restrepo. Es por eso que el Ejecutivo ya puso a disposición el proyecto de reforma al código electoral, una de las 15 prioridades del gobierno en la presente legislatura, para encontrar las fórmulas que salven las consultas partidistas que, a pesar de tantas críticas, apenas tienen 13 años de existencia.

Y aunque el debate tiene por lo menos un año para desarrollarse en el Congreso, luego de los resultados de las consultas del pasado domingo, ya se conocen las principales propuestas para salvar las consultas.

Propuestas que provienen desde el Gobierno, los partidos y las autoridades electorales, y que surgen a partir de identificar las causas por las que la reciente jornada electoral fue considerada como un auténtico fracaso.

Registro de militantes de cada partido

El registrador Carlos Ariel Sánchez dijo que su deber constitucional era garantizar a los partidos políticos la consulta interna. Por eso se instalaron 12.907 puestos de votación en los cerca de 1.100 municipios del país. Se pusieron 7,6 millones de tarjetones, pues 790.000 fueron solicitadas por el Partido Verde, 2.581.959 por el Movimiento Mira y 4.228.041 por el Polo. Sólo se utilizaron 505.000.

Ese despilfarro de material electoral podría haberse resuelto con la plena claridad de cuántos militantes tiene cada partido político. Dicho registro fue establecido por la ley que reglamenta el funcionamiento de los partidos y movimientos (Ley 1475 del 2011 o Ley de Partidos y Movimientos Políticos), y obliga al Consejo Nacional Electoral a hacerlo.

Un año después de entrada en vigencia de esta ley, las autoridades electorales no han hecho el registro de militantes, según el congresista Alfonso Prada. El registrador nacional dice que es obligación legal de cada partido hacer su propio censo de militantes, expedir los carnets y registrarlo ante el CNE. Pero con ese censo, se definiría el universo de participación de votantes en las consultas internas, pues los costos están sobrevalorados.
 
La promesa es que las del pasado domingo serían las últimas consultas internas que se hagan con todo el censo electoral. En el futuro serán sólo con el registro de cada partido.

Voto electrónico

La misma Ley de Partidos y Movimientos Políticos consagró el voto electrónico "para garantizar la agilidad y transparencia" de los procesos electorales, y estableció su "plena implementación" para las elecciones de Congreso del 2014.

El registrador Carlos Ariel Sánchez dice que ha ido paso a paso en cumplimiento de la ley y que en las pasadas elecciones del 2011 (alcaldes, gobernadores y autoridades locales) se empezó a aplicar la identificación biométrica de los electores.
 
Alfonso Prada dice que el voto electrónico supondrá un ahorro para futuras consultas internas, lo que no se produjo en las del pasado 30 de septiembre.

Participación obligatoria

Clara López, presidenta del Polo, dice que si hubo una abstención del 90% en las consultas del domingo es porque los partidos políticos mayoritarios desistieron de participar en la jornada electoral. Por eso propone sincronizar los cronogramas de todos los partidos políticos para que todos vayan a la consulta. "Eso garantizaría participaciones superiores al 30%".

Roy Barreras, presidente del Senado, considera que las consultas serán un despilfarro de dinero si no se establece la obligatoriedad para todos los partidos políticos de participar en ellas.

Financiación y divulgación

La citada presidenta del Polo, y el senador Carlos Baena, director del MIRA, también responsabilizaron al gobierno por la baja participación en las consultas, según ellos porque no invirtió recursos en la divulgación y promoción del proceso.
 
El viceministro del Interior Juan Camilo Restrepo dice que las consultas son del resorte exclusivo de los partidos y que estos han debido destinar sus propios recursos para la financiación, y que el papel de la Registraduría se debe reducir al acompañamiento logístico y el escrutinio.

La financiación de los partidos políticos en Colombia es mixta, con un 70% de recursos públicos y un 30 % de recursos privados. "Las consultas internas deberían ser financiadas por los propios partidos, con los recursos que el Estado gira para su respectivo funcionamiento".

Clara López controvierte al señalar que los partidos minoritarios no tienen el músculo financiero para echarse a cuestas las cargas de la financiación de las consultas, y además, su divulgación. "A los espacios de publicidad en prensa, radio y televisión sólo pueden acceder quienes tienen bolsillos amplios".

Temas concretos

Otra de las propuestas es cerrar las consultas. El gobierno insiste en que el Estado debería financiar sólo aquellas en las que los partidos políticos escojan sus candidatos a corporaciones públicas. El pasado domingo el Partido Verde escogió a los voceros de su congreso juvenil; el MIRA, a quienes integrarán doce comités temáticos del partido; y el Polo, a los 750 delegados para su Congreso Nacional.
 
El senador Juan Lozano asegura que se está cayendo en una 'consultitis' y se usa este mecanismo de forma inapropiada, y que otras decisiones se pueden adoptar de forma democrática sin la necesidad del despliegue logístico de las elecciones.

Póliza de seriedad

El senador Juan Lozano, expresidente del partido de 'la U' propuso que los partidos se vean obligados a firmar "una póliza de seriedad" cuando decidan someter a sus militantes al mecanismo de consulta. La medida, dijo Lozano, consistiría en que si el partido que acude a una consulta interna no garantiza un número mínimo y respetable de votantes, tendría que hacerse efectiva el pago de dicha póliza, para que el Estado no pierda recursos. Al registrador Carlos Ariel Sánchez le parece "muy válida" la propuesta.
 
Las reflexiones que se produjeron tras el fracaso de las consultas del domingo permitieron el consenso entre gobierno y partidos políticos para reformarlas. El ministro del Interior, Fernando Carrillo, afirmó que "nos casaremos con las consultas", pero que ya es hora de revisar si se están haciendo bien o no.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.