Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/23/2010 12:00:00 AM

Los planes de La U y conservadores frente a la alianza entre liberales y Cambio Radical

De confirmarse la unión, los mapas políticos nacional y regional podrían cambiar. Eso obligará a una nueva estrategia de quienes fueron los socios del gobierno Uribe.

Que el Partido Liberal y Cambio Radical sean ‘harina del mismo costal’ es una hipótesis que no sorprende a muchos. Era previsible que dos partidos con identidad ideológica pudieran actuar de forma cohesionada.
 
En el pasado debate electoral, incluso, mucho se habló y se escribió sobre el probable escenario de ver a Rafael Pardo y Germán Vargas Lleras unidos antes de la primera vuelta. Los coqueteos no pasaron de sugerencias y cordiales encuentros cara a cara entre los dos candidatos, en debates y medios de comunicación.

Ambos apostaron por medirse en la primera vuelta y ninguno consiguió pasar a la segunda. Aunque Vargas Lleras salió mejor parado y posicionado, su bancada parlamentaria se redujo en más del 50 por ciento.

Pero, tras el ingreso de los dos partidos a la Unidad Nacional propuesta por Juan Manuel Santos, han sido liberales y de Cambio Radical los parlamentarios que más cómodos se han sentido con el nuevo estilo de Gobierno.

Y en el Congreso, ambos partidos han tenido un comportamiento homogéneo. Apoyan casi incondicionalmente la agenda del Gobierno, algunos de los congresistas de estos partidos son los principales ponentes de los proyectos, y han sido el más fuerte soporte para el Ministro del Interior.

Por eso, su alianza, que será anunciada esta semana, va a oficializar una conducta que ya era asumida como una posición ideológica.

Pero la futura alianza tendrá varias consecuencias en la dinámica de la política nacional. La primera es que la unión de las bancadas llevará a que liberales y Cambio Radical pasen a ocupar el segundo vagón de la unidad nacional, detrás de la U y por encima de los conservadores.

Las cifras indican que si se hace esta fusión, liberales y Cambio quedarían con un tercio de la Cámara de Representantes, 54 parlamentarios, y superarían a la U, que tiene 48 representantes. En el Senado pasarían a ser 24 senadores, y allí superarían a los conservadores, que hoy cuentan con 36 representantes y 22 senadores.

La otra consecuencia sólo se verá el próximo año, en la elecciones regionales. Todos los partidos han anunciado su disponibilidad de hacer alianzas, pero la más natural había sido la U y los conservadores, pues han trabajado unidos desde la era de gobierno de Álvaro Uribe.

Por eso, la alianza, que se anunciará esta semana, ha generado reacciones desde la U y el Conservatismo.

Este martes, después de un encuentro con el presidente Santos en la Casa de Nariño, al presidente del Directorio Nacional Conservador, José Darío Salazar, no lo tomó por sorpresa esa alianza, eso sí, la llamó un “acuerdo burocrático”.

Salazar dijo además que a su partido no le preocupa esa unión, pese a que esa estrategia política dejará a la colectividad como tercera de la Unidad Nacional, pero anticipó que esa decisión generaría dos alianzas muy definidas de cara a los poderes local y regional de las elecciones del 2011.

Por los lados de la U también hay respeto por la alianza, aunque allí se advierten vientos de preocupación.

Al menos así se podrían leer las palabras del senador Roy Barreras. En diálogo con Semana.com, el codirector nacional de la U recordó que Cambio Radical y el Partido Liberal perdieron las elecciones presidenciales en primera vuelta y que ambos partidos “se han caracterizado por ejercer oposición a la obra de Gobierno del presidente Álvaro Uribe”.

Por eso Barreras advierte que ante el nuevo orden de las fuerzas políticas, la U y los Conservadores deben reunirse para examinar el escenario político y “fortalecer estrategias conjuntas”.

Las estrategias a las que se refiere son de órdenes legislativo y electoral. La primera pretende la construcción de una agenda conjunta que garantice la continuidad de la obra de Uribe. “La agenda que viene desde la Seguridad Democrática, hacia la Prosperidad Democrática y que es además la agenda con la que el presidente Juan Manuel Santos ganó ampliamente las elecciones pasadas”, recordó Barreras.

La estrategia electoral es la alianza entre la U y los conservadores para ir juntos a las elecciones de alcaldías y gobernaciones, tal como lo pidió hace mes y medio el ex presidente Álvaro Uribe, cuando regresó a Colombia y tiró línea ante al partido de la U y frente a un sector del Conservatismo.

Entonces, esta semana , dependiendo del anuncio entre el partido que dirige Rafael Pardo y el que codirigen Germán Varón y Fuad Char, se empezarán a mover las fuerzas en la coalición de Juan Manuel Santos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.