Sábado, 30 de agosto de 2014

El senador Juan Fernando Cristo espera que se respeten los acuerdos para llegar a la presidencia del Congreso. León Darío Peláez / SEMANA.

| 2013/01/23 00:00

“No le veo contendor a Santos”: Cristo

por Rodrigo Urrego Bautista

El próximo presidente del Congreso dice que su colectividad no piensa en lo que haga Uribe.

Juan Fernando Cristo regresó de vacaciones. Encontró un ambiente político totalmente revuelto. Uribe en el Senado es un escenario que no esperaba, pero al que no le teme. “Otros partidos sí que andan preocupados”. Por el contrario, el senador referente del Partido Liberal le da la bienvenida al “jefe de la oposición a Santos” al debate electoral, aunque confiesa que probablemente no se encuentre con el expresidente en el Capitolio, en el 2014.

Cristo, además, regresó a un año determinante en su carrera política. Porque confirmó en este reportaje que podrá despedirse del Capitolio siendo el presidente del Senado. En julio del 2013, si se mantiene la Unidad Nacional, reemplazará a Roy Barreras en la curul de la presidencia del Congreso.

También confirmó que los liberales están comprometidos con la reelección del presidente Santos. Incluso, Cristo se atreve a sentenciar que si Santos se decide, no tendrá contendor que se lo impida.

Semana.com: ¿Están felices los liberales con que Uribe se lance al Congreso? ¿Les favorece?

Juan Fernando Cristo: Pues felices no. Tampoco preocupados o angustiados, como otros partidos que sí lo están. Estamos muy tranquilos, observando el desarrollo de los acontecimientos. Es obvio que no hay ningún liberal que en Colombia haya votado por las listas liberales en el 2010 que vaya a votar por Uribe. El partido fue reconocido como el bastión de la oposición a Uribe cuando las relaciones se radicalizaron, y cada simpatizante y militante liberal, que votó por esas listas, precisamente lo hizo porque no era uribista. No nos preocupa el eventual daño electoral que pueda ser la presencia de Uribe en las listas al Congreso. Es obvio y natural que se va a nutrir de otros partidos que son y han sido afines a su estilo de hacer política y a su ideario.

Semana.com: ¿Cree que La U y los conservadores están inquietos con el daño que les pueda causar Uribe, su viejo socio?

J.F.C:
Formalmente esos partidos no se van a dividir. Con pocas excepciones, tanto el Partido de La U como el Partido Conservador van a conservar la inmensa mayoría de sus parlamentarios. Pero, sin duda, en ciertas bases duras de esos partidos que simpatizan con las ideas de Uribe habrá una movilización del elector raso hacia las listas del uribismo o que encabece Uribe. ¿De qué tamaño sea ese movimiento? Dependerá de la propia campaña.

Semana.com: Es un hecho que algo va a pasar en La U. ¿No es un buen escenario para que los liberales absorban a Santos, lo unjan como jefe natural y candidato presidencial?

J.F.C:
No estamos buscando adueñarnos de una eventual candidatura del presidente Juan Manuel Santos. Entendemos que si se presenta, la reelección debe ser una candidatura pluripartidista, muy amplia, que vincule distintos sectores políticos, incluidos muchos sectores de la izquierda democrática de este país que simpatizan con muchas de las políticas de Santos y que no estarían representadas ni con Uribe ni con el Polo Democrático. Debe ser una candidatura muy amplia. Nosotros estamos concentrados es en convertirnos en la lista más votada al Congreso de la República.

Semana.com: ¿Es muy determinante la presencia de Uribe para que los liberales ajusten su lista de candidatos al Congreso?

J.F.C: Ni el partido ni el Gobierno pueden hacer depender toda la política de las decisiones del expresidente Uribe. A mí personalmente me parece bien que Uribe encabece una lista al Senado. Creo que es bueno que la extrema derecha del país, a través de él, y la extrema izquierda, a través de la Marcha Patriótica, participen en el debate político, en el debate de las ideas de las listas al Congreso. Será muy interesante para la democracia colombiana. Ninguna de esas dos extremas había participado abierta y legalmente en el proceso político colombiano. Yo creo que eso es bueno. El centro progresista del país lo ocuparán el Partido Liberal; seguramente La U, en algunas de sus tendencias, y a nivel presidencial, obviamente Santos tiene todas las condiciones para ocupar ese amplio espectro del centro.

Semana.com: ¿Ve descabellado un escenario de Vargas Lleras de vuelta en el Senado?

J.F.C: No lo veo descabellado, pero tampoco lo veo tan cercano como lo están viendo algunos. No es una decisión fácil para Vargas, renunciar dentro de un mes al ministerio sin haber entregado una sola de las cien mil casas gratis. Yo supongo que Vargas querrá culminar su gestión como ministro, y en ese momento ya estaría inhabilitado. Habría que esperar las decisiones que él tome. Vuelvo y le digo, el Partido Liberal debe diseñar su agenda y su estrategia política independientemente de lo que haga Uribe, e independientemente incluso de las decisiones de los funcionarios del propio Gobierno en esa materia. Es una equivocación hacer depender la política de las decisiones de Uribe y el Gobierno no debería caer en esa trampa.

Semana.com: Conociendo a Uribe, ¿usted cree que es sincero el expresidente cuando dice que va al Senado o cree que está ‘cañando’ a todo el mundo?

J.F.C:
Pues eso sólo lo sabe Uribe. Hoy día entrar en esas especulaciones no aporta mucho. Habrá que esperar en qué momento se produce esa decisión. Dicen que a finales de este mes.

Semana.com: ¿Cree que es una jugada suicida de Uribe llegar al Senado y quedar expuesto a tres tribunales?

J.F.C: A nosotros no nos importan las decisiones de Uribe ni sus motivaciones. Yo no entraría a calificar esos escenarios. Si su decisión es encabezar un bloque parlamentario en el Senado, bienvenido al debate de la campaña y seguramente ejercerá como jefe de la oposición a un segundo gobierno de Santos en el Senado. Es una decisión política que sólo puede tomar él y sería respetable. No se puede descalificar al expresidente Uribe. Me parece saludable que dé el debate en el Congreso, en el escenario natural de la Democracia, con ideas, y no a través de insultos en Twitter.

Semana.com: Usted es uno de los senadores más representativos del Partido Liberal. ¿No le gustaría enfrentarlo en los debates en el Capitolio?

J.F.C:
No le niego que suena atractivo, pero a veces en política hay que aguantarse las ganas. Tomar decisiones en política pensando en cómo le va al contradictor es una equivocación.

Semana.com: Todos estos movimientos políticos parecen apresurados, Falta al menos un año de legislatura. ¿Qué papel va a jugar el actual Congreso para ajustar normas electorales, materializar escenarios, ambientar la campaña del 2014?

J.F.C:
He escuchado mucho de eso. A mí en principio no me gustaría que este Congreso cambie las reglas de juego de las elecciones del 2014, a no ser que sea mediante un consenso de las distintas fuerzas políticas. Nosotros nos opusimos, como Partido Liberal, a la manera como el expresidente Uribe trapeó con la Constitución para satisfacer sus vanidades personales. Y esa es la línea de pensamiento del Partido. Tener unas reglas de juego claras y estables desde el punto de vista electoral y político. Si no hay consenso para tomar algunas decisiones, yo preferiría el camino de la prudencia y preservar las reglas de juego existentes.

Semana.com: ¿Así esas reglas de juego le dificulten a la extrema izquierda participar del debate electoral?

J.F.C: Eso es otro tema, que nada tiene que ver con el juego político y electoral, sino con el proceso de paz. Habrá que esperar cuál es la decisión y orientación del Gobierno en ese sentido. Nosotros acompañamos al Gobierno en su decisión de buscar la paz.

Semana.com: Pero ¿qué ideas se le ocurre que se vayan a tramitar en el Congreso para que todo el mundo se sienta cómodo en el partidor electoral?

J.F.C: De todo. Proyectos para levantar inhabilidades de congresistas, para levantar inhabilidades a los ministros, proyectos para eliminar la figura del vicepresidente, proyectos para cambiar la forma de elección del Senado y la Cámara, de hecho, está un proyecto del senador Jhon Sudarsky (Partido Verde) en ese camino. También proyectos para el tránsito de un partido a otro. Cualquier decisión electoral que se tome cambiando reglas de juego, por unas mayorías y no por consenso, es peligrosa para el país.

Semana.com: ¿Esa es una posición personal o del Partido Liberal, que, como le digo, le podría favorecer algún cambio de reglas?

J.F.C: Ese tema no se ha debatido, está comenzando el año y no hemos tenido una reunión de bancada, pero conversando con muchos de los colegas del Senado, podría decir que hay consenso en cuanto a que cualquier iniciativa que pretenda cambiar las reglas de juego hay que mirarla con mucho cuidado y garantizar que sea por consenso.

Semana.com: Usted se ha convertido en el referente en el Senado del Partido Liberal, partido al que le corresponde la presidencia del Congreso en el último año de la legislatura. ¿Será usted el próximo presidente del Senado?

J.F.C:
En eso estamos. Afortunadamente hay unos acuerdos en la Unidad Nacional. Veo que en los partidos hay un ánimo claro de preservar esos acuerdos y de mantener la Unidad Nacional como mecanismo de entendimiento al interior del Congreso y para impulsar temas pendientes, como la ley del fuero penal militar, eventualmente la ley estatutaria que desarrolle el marco jurídico para la paz, si el Gobierno la considera. Sobre esa base tenemos un apoyo muy mayoritario de la bancada liberal en el Senado para llegar a esa dignidad. Esperaremos a que llegue el momento.

Semana.com: Le recomienda al Partido Liberal hacer política sin depender de Uribe. ¿Qué políticas les propondrán a los colombianos?

J.F.C:
El partido tuvo una agenda en el 2010 con la Ley de víctimas y restitución de tierras, la ley de primer empleo, la de solidaridad pensional para los trabajadores informales e independientes. Esos temas progresistas los sacamos adelante con el compromiso del Gobierno y por eso más que estar preocupados por Vargas Lleras, por Uribe, el Partido tiene que sentarse este mes a definir cuál será la nueva agenda liberal, cuáles serán los nuevos compromisos con los colombianos. Serán tres o cuatro temas fundamentales los que el liberalismo impulse en la campaña al Congreso y también en la campaña presidencial, si el presidente Santos así lo determina. Un presidente con el que nos sentimos cómodos y bien representados. El partido también tiene que definir una estrategia para las elecciones, unos mecanismos y reglas para conformar las listas de candidatos y trabajar para convertirse en la primera fuerza política en el 2014. Con o sin Uribe, con o sin Vargas, el partido tiene suficientes líderes sin pensar en lo que pase en otros toldos.

Semana.com: ¿Del único que están pendientes los liberales es en Santos?

J.F.C: Eso Sí. El partido está comprometido con la agenda liberal de Santos. Estamos esperando que el presidente tome una determinación con respecto a la reelección y ahí sí estamos pendientes de esa decisión. Pero para el caso del Congreso, tenemos que definir nuestra propia agenda y nuestra propia política.

Semana.com: ¿Y si Santos dice que no se va a reelegir, ustedes quedan vestidos y alborotados?

J.F.C:
Yo no contemplo esa posibilidad. Yo veo al presidente Santos ya en campaña de reelección. El comienzo de este año ha sido político y electoral. Cuando yo vi al presidente Santos en Pasto, en el carnaval de Negros y Blancos, montado en una tarima, no me cabe duda que Santos es candidato a la reelección. Además tiene muchas ejecutorias para mostrar que le permiten hacer una campaña cómoda, no le veo contendor eventual en una reelección. Si por algún motivo no se le midiera, todo puede pasar, el Partido Liberal sin duda debe llevar candidato a la presidencia.

Semana.com: Pero en su tono de voz parece que los liberales no tienen plan b para el 2014…

J.F.C: Por el momento, no.

Semana.com: ¿Cómo ve a los otros socios de la Unidad Nacional. Comprometidos con la reelección?

J.F.C: Veo a La U muy comprometido y mayoritariamente al Partido Conservador. Cambio Radical, obviamente. Hoy no veo ningún motivo para pensar que la Unidad Nacional no se pueda mantener alrededor de Santos en una campaña reeleccionista. Hay que ver que episodios surgen durante el año. Pero hoy no veo razones para que La U y los conservadores no acompañen la reelección. Nosotros como liberales nos sentimos muy tranquilos con esa posibilidad.

Semana.com: La Paz y la restitución de tierras. ¿Cómo evalúa las dos apuestas primordiales del presidente Santos? Empecemos con la paz…

J.F.C: El proceso de paz va por muy buen camino. Parece que el Gobierno y las FARC lo han abordado con seriedad, con pragmatismo, con responsabilidad. A mí me parece que este ejercicio de la tregua unilateral que hizo la guerrilla, con todo y los problemas que tiene de verificación, de denuncias de violaciones, en lo que sí hay consenso es en que con la tregua se disminuyó sustancialmente la violencia en el país generada por esa organización. Eso es una muestra de lo que se puede alcanzar en materia de tranquilidad y paz si finalmente se firma un acuerdo con las FARC. Creo que superada la discusión del tema agrario podemos asistir a un ritmo más acelerado de las conversaciones en La Habana. Confío que antes de finalizar el año vamos a tener acuerdo de paz. Los colombianos en su mayoría le apostamos y tenemos que ser generosos para consolidarlo.

Semana.com: ¿Y la reparación a las víctimas y la restitución de tierra?

J.F.C: La ley de víctimas y restitución de tierras va bien, podría ir mejor. El presidente Santos tiene puesta la camiseta de la reparación a las víctimas y la restitución de las tierras, pero hay algunos funcionarios que todavía no se la han puesto. Espero que el presidente imprima su liderazgo para que todos los funcionarios del Gobierno entiendan que la exitosa implementación de la Ley de víctimas y restitución de tierras es garantía de un proceso de paz exitoso y por ende del éxito del presidente Santos y del futuro del país.

Semana.com: La ley le faltan nueve años de vigencia, ¿cree que es un momento oportuno para señalar a los que no se han puesto la camiseta?

J.F.C: Pues yo diría que hay unos capítulos de la ley que no se han desarrollado suficientemente por falta de compromiso de algunas entidades. Por ejemplo, el Ministerio de Salud no muestra muchos avances en el programa de rehabilitación sicoterapéutica a las víctimas. Y el Ministerio de Hacienda y el Departamento de Planeación, en sus niveles medios y técnicos, no han entendido todavía que la política de reparación a víctimas y restitución de tierras es la política bandera del Gobierno del presidente Santos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×