Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/9/2011 12:00:00 AM

Nuevo pulso entre conservadores y Vargas Lleras genera crisis en el Congreso

El próximo lunes será la cumbre entre el presidente Santos y los conservadores. Podrá ser el fin de una tensión con el ministro del Interior y que generó un paro de la agenda en el Congreso que sigue sin aprobar el proyecto de facultades extraordinarias.

La plenaria del Senado estaba convocada este miércoles para desenredar el proyecto de facultades extraordinarias. Ese era el supuesto compromiso de la coalición con el gobierno. Pero todo tuvo que aplazarse.

La razón: el Partido Conservador entró en una especie de ‘paro’, entre otras cosas, porque las diferencias y malestares con el ministro del Interior Germán Vargas Lleras volvieron a encenderse.

Razones del supuesto ‘paro’

Detrás de ese pulso hay dos teorías. Una, quizás la pública, indica que los conservadores, como otros partidos, creen excesivas las facultades que el congreso deberá otorgarle al presidente Santos para hacer la reforma a la administración del Estado.

“El Partido Conservador se abstiene de participar del debate del proyecto de facultades porque asumimos la defensa de miles de trabajadores de entidades públicas que podrían verse afectados con la reestructuración. Pero también, porque no tenemos claridad sobre cuáles serán los alcances de la nueva construcción de la administración del Estado”.

Las anteriores fueron las palabras con las que el vicepresidente del senado, el conservador Carlos Ramiro Chavarro, hizo la radiografía de la situación política que tiene en veremos uno de los proyectos más trascendentales para el ejecutivo.

Sin embargo, la otra lectura, la que pocos se atreven a ventilar en público, es que el ministro del Interior se ha encargado de minar la reputación del Partido Conservador y ha señalado a varios de sus congresistas como beneficiarios del desorden descubierto en la Dirección Nacional Estupefacientes.

Escándalos de corrupción

El propio Chavarro no ocultó la preocupación que hay en algunos congresistas azules al señalar que la Corte Suprema de Justicia es la única instancia de los congresistas y ese alto tribunal tiene la última palabra. “Y no debe ser que desde el ejecutivo endilguen públicamente responsabilidades a los funcionarios”, dice.

La preocupación creció este miércoles cuando La FM Radio reveló que la Fiscalía compulsó copias a la Corte Suprema de Justicia para que investigue si algunos parlamentarios se beneficiaron, a través de segundos, como depositarios de bienes incautados a la mafia por la Dirección Nacional de Estupefacientes.

Entre esa lista de congresistas buena parte son del Partido Conservador como los senadores Hernán Andrade (ponente de la ley de víctimas) y Eduardo Enríquez Maya, presidente de la comisión primera del Senado, una de las células donde se encuentran represados varios de los más importantes proyectos del gobierno. (Por ejemplo, este miércoles estaba anunciado el debate para la ley de Víctimas. El presidente de la comisión decidió levantar la sesión por ausencia de parlamentarios conservadores y de la U)

Las relaciones con Vargas Lleras

Muchos parlamentarios creen que la filtración de esa información tiene nombre propio: Germán Vargas Lleras.

Precisamente, Enríquez Maya advirtió que el Partido Conservador se siente incómodo con el ministro de la política. “Se puede crear un poco de inconformismo porque el Conservatismo, no digo que lo estén barriendo, pero lo han corrido de posiciones importantes que tenía en la administración del presidente Uribe y hoy no las tenemos, pero respetamos las decisiones del jefe de Estado y a nosotros no nos mueve la burocracia y el clientelismo”.

Los conservadores, durante ocho años, estuvieron al frente de la cartera del interior y varias de sus entidades adscritas.

Por ejemplo, y además de la DNE, también la superintendencia de notariado y registro, estuvo dirigida por conservadores. Sobre ese organismo, recientemente, se ventilaron irregularidades sucedidas en el anterior gobierno.

El actual superintendente de notariado, Jorge Enrique Vélez, le dijo a Santos que en cualquier oficina de la entidad “salía pus” sobre la forma como se han titulado tierras despojadas. Vélez fue parlamentario de Cambio Radical y los conservadores creen que esas denuncias también corrieron a cargo del actual ministro del Interior.

“A nosotros solo nos buscan a la hora de votar los proyectos. De resto somos el partido donde se concentra la corrupción. No nos digamos mentiras, el lío es que cada semana sacan escándalos y señalan al uribismo o al Partido Conservador. Si somos tan malos, ¿entonces para qué nos tienen en la coalición?”, le dijo el senador Hernán Andrade a Semana.com.

Santos, de nuevo a mediar

La historia de los roces entre conservadores y Vargas Lleras no es nueva. El semestre pasado, y por cuenta del estatuto anticorrupción, el ministro mantuvo un fuerte pulso con el senador Enríquez Maya, a quien señaló de dilatar la discusión de ese proyecto.

En ese entonces, el presidente Juan Manuel Santos tuvo que mediar entre Vargas Lleras y los conservadores, y la tensión pareció entrar en el congelador hasta este nuevo episodio.

Ahora los conservadores no quieren tener como interlocutor al ministro del interior. Por eso habían pedido una audiencia con el presidente Santos sin la presencia del ministro de la política, aunque con un argumento matizado: “si las facultades extraordinarias son para el presidente, que sea él quien las explique”, dijo Carlos Ramiro Chavarro.

Por su parte, Germán Vargas Lleras anunció que este tipo de fricciones son naturales en cualquier coalición y por eso anunció que el martes de la próxima semana la Mesa de la Unidad Nacional fue convocada de forma extraordinaria. El presidente Santos podría mediar de nuevo en este impasse.

Semana decisiva

A pesar de toda esta novela, el presidente del Partido Conservador, el senador José Darío Salazar, ratificó el compromiso con la agenda del presidente Santos y reiteró su apoyo irrestricto, a la vez que le bajó temperatura a los roces con Vargas Lleras.

Mientras tanto, el presidente del Senado, Armando Benedetti, quien en la noche del martes se había reunido con el presidente Juan Manuel Santos para ratificar el compromiso de darle trámite al proyecto, no encontró fórmula y tuvo que aplazar, para la próxima semana, el debate crucial de este proyecto.

Un debate que pinta intenso, pues el director de Estupefacientes y el superintendente de notariado y registro anunciaron su asistencia. Y allí, , más que hablar de reformas a esas entidades, los conservadores tendrían cara a cara a quienes aseguran que en las anteriores administraciones hubo verdaderas ‘ollas podridas’.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.