Viernes, 20 de enero de 2017

| 2008/10/29 00:00

Operación tortuga pone en riesgo Reforma Política y otros proyectos

Hasta que Uribe no decida para cuando quiere la reelección y pacten el presupuesto de las regiones, los congresistas no debatirán. El debate de Reforma Política se levantó este martes por falta de quórum en la plenaria de la Cámara.

Salón Elíptico, Cámara de Representantes. Foto: Juan Carlos Sierra

La indefinición del Presidente sobre si quiere la reelección se ha convertido en la talanquera para que no avance la agenda en el Congreso. Uno de los perjudicados es incluso un proyecto radicado por el mismo gobierno: la Reforma Política.

Varios congresistas de la coalición del gobierno quedaron desconcertados este martes, pues la discusión de la iniciativa en la plenaria de la Cámara volvió a postergarse, a pesar de que el lunes ya se había unificado una postura mayoritaria casi sin reparos.

En el debate, ocurrió lo mismo que el jueves de la semana pasada: los integrantes del Polo y los liberales expusieron sus objeciones al proyecto, y tras varias horas de intervención pidieron la verificación del quórum y a la falta de representantes se levantó la sesión. La presidencia de la Cámara, de manera inusual citó a plenaria para este miércoles en la mañana -las plenarias siempre se citan por la tarde- y como consecuencia, no habrá debate en la Comisión Primera donde cursan proyectos importantes.

Para algunos congresistas esta es una estrategia concertada entre Cambio Radical, que pertenece a la coalición, y la oposición, para hundir el proyecto de Reforma Política. Para otros, es una estrategia que busca dilatar la discusión del proyecto de ley que busca reparar integralmente a las víctimas del conflicto colombiano, que como lo plantea la ponencia Liberal, no es de los afectos del gobierno. 
 
En el trasfondo del problema está el descontento de algunos congresistas con una nueva  reelección presidencial, otros abogan por el presupuesto para sus regiones y corre el rumor de que hay quienes están pidiendo cuotas burocráticas.

Cambio Radical, al igual que los partidos de oposición, ha dejado ver su descontento con la reelección, por lo menos para 2010. Por ejemplo, cuando lo promotores de la iniciativa del referendo decidieron modificar el texto del proyecto, ya radicado, para que le permita a Uribe aspirar a otro período presidencial inmediatamente termine el actual, este partido no estuvo de acuerdo.

Los analistas achacan esta rebeldía de Cambio Radical al hecho de que Germán Vargas Lleras, director del partido, aspira a la Presidencia. Sin embargo, a la hora de la verificación del quórum en la plenaria de la Cámara, la mitad de los congresistas de la bancada del gobierno no estaba en el recinto.

El hecho de que la oposición decida ausentarse del debate no es nuevo, lo que es inusitado es que la bancada uribista se ausente de los debates de iniciativa gubernamental. La razón es que la Reforma Política incluyó a última hora un artículo que permitiría una nueva reelección presidencial en 2014, además de que hay otro proyecto radicado con el mismo propósito, que  modifica solo un artículo. Es decir. Uribe tiene tres proyectos que buscan su reelección, uno en 2010 y dos en 2014.

En este escenario las fuerzas políticas de la coalición uribista se han concentrado en negociar la fecha de la reelección de Uribe, pues de la definición de este tema depende el siguiente paso de la política. La oposición por el contrario se niega a discutir cualquiera de las propuestas de reelección.

“Aprobar otra reelección es torcer la espina dorsal de la Constitución para favorecer a una sola persona y una reforma constitucional no puede hacerse con ese fin”, dijo el vocero en la Cámara del Partido Liberal, Carlos Piedrahíta antes de ingresar al Salón Elíptico.

Dentro del Partido Cambio Radical, sin embargo, hay quienes no están de acuerdo con el ausentismo en las sesiones pues a su juicio es muy importante la discusión de la Reforma Política. “Si se siguen levantando las sesiones y se hunde la iniciativa, el mensaje que dará el Congreso es que no fue capaz sancionar a los partidos aliados con las mafias”, dijo el representante de la Cámara, Roy Barreras de Cambio Radical, quien fue el que radicó el proyecto de modificación de reelección para que Uribe pueda aspirar en 2014.

Mientras tanto, la agenda legislativa sigue estancada en el Congreso y amenaza con dejar pasar otra semana sin debatir otros temas importantes como el proyecto de ley que busca amparar a las víctimas del conflicto armado entre otras iniciativas. “La víctima va a ser la Ley de Víctimas”, dijo Barreras.

El problema es que la Reforma Política, que salió sin mayores objeciones de la Comisión Primera de la Cámara en su primer debate, tiene que afrontar otros tres debates antes del 20 de diciembre, día en que termina este período legislativo. De lo contrario se hundirá por vencimiento de términos.

Una suerte parecida corre el referendo que busca la reelección presidencial inmediata, pues no se ha discutido su primer debate. Según la Ley 5 de 1992 que reglamenta los términos en los que se debe discutir un proyecto, un referendo por ser de crarácter “urgente” tiene 30 días como máximo para ser discutido, después de ser radicado.

Sin embargo, hay quienes interpretan que son 30 días después de haber entrado en la Comisión Primera, los cuales ya se vencieron. Los más laxos dicen que son 30 días, después de radicar las ponencias para el debate, los cuáles se están venciendo. Es decir, el referendo, al igual que otros proyectos está en urgencias.

Hay parlamentarios que sin embargo creen que lo que está buscando un sector del uribismo es dilatar el proyecto de Ley de Víctimas. A este, sin embargo, solo le faltan dos debates los cuales pueden surtirse más rápido.

Hacerse presente o no en los debates del Congreso son decisiones atravesadas por consideraciones políticas las que para el representante a la Cámara, David Luna del partido ‘Por el país que soñamos’, no tienen la mejor presentación. “Las discusiones deben darse con argumentos a favor o en contra. La falta de quórum no me parece que sea un argumento”, dijo Luna.

En este panorama se abre la pregunta si ocurrirá con la Reforma Política, lo que le pasó a la Reforma a la Justicia que se hundió por la negativa a votarla de varios congresistas de la coalición. Todos los caminos de la política conducen al tema de la reelección. Esa parece ser la consigna.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.