Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/20/2010 12:00:00 AM

Paz y reconciliación

La continuidad de la Seguridad Democrática, con énfasis en el combate del crimen en las ciudades, el desmantelamiento de bandas criminales y la seguridad en las fronteras, son entre otras, las acciones concretas que propone el plan de gobierno de Juan Manuel Santos.

Impulsada por el presidente Uribe, la política de seguridad democrática ha demostrado ser un modelo exitoso para restaurar el orden y devolver la tranquilidad a los colombianos. En este sentido, nuestro gobierno tendrá la continuación de la Seguridad Democrática como una de sus banderas.

En cualquier caso, la transformación del escenario estratégico del país obliga a hacer nuevos énfasis en el esfuerzo por combatir el crimen y alcanzar la paz. Así, es necesario poner más atención al combate al crimen en las ciudades, la consolidación del control del Estado en zonas de presencia tradicional de la guerrilla, el desmantelamiento de las bandas criminales y la seguridad de las fronteras.

Alcanzaremos la paz combinando firmeza y generosidad. En este sentido, mantendremos un vigoroso esfuerzo de seguridad persiguiendo a los grupos terroristas, desarticulando las bandas criminales y combatiendo el negocio del narcotráfico que las sustenta.

Al mismo tiempo, mejoraremos las posibilidades de desmovilización para que todos aquellos que quieran abandonar la violencia encuentren la puerta abierta para reintegrarse a la sociedad.

Derechos humanos

El país ha realizado un avance espectacular en el terreno de los derechos humanos, por eso, nuestro gobierno continuará en un doble sentido: mantendremos el combate a los grupos terroristas y criminales, que son los culpables de la inmensa mayoría de las violaciones de los derechos humanos en el país, e insistiremos en una política de seguridad basada en un escrupuloso respeto a los derechos humanos.

En nuestro gobierno, los grupos de sindicalistas, periodistas, indígenas y defensores de los derechos humanos se beneficiarán de esquemas de seguridad especial que serán más sólidos y personalizados en aquellos casos en los que se confronten mayores riesgos.

Bandas criminales emergentes

Nuestro gobierno construirá un ‘Centro para la lucha contra las Bandas Criminales y el Narcotráfico’ que desarrollará una estrategia integral contra estos grupos basada en la fusión de la información recolectada por las agencias de inteligencia del Estado para apoyar una acción coordinada de la Policía con las Fuerzas Militares encaminada a la desarticulación de estos grupos.

Secuestrados e intercambio humanitario

Nuestro gobierno continuará esta política hasta conseguir el regreso de todos los secuestrados y la derrota definitiva del secuestro. La recientes liberaciones no han sido fruto de la generosidad de las Farc sino consecuencia del rechazo social y la presión militar sufrida por la organización terrorista.

Las Farc deben liberar de forma unilateral a los secuestrados. El mal llamado “intercambio humanitario” representaría someterse al chantaje de un grupo terrorista como las Farc, que mantiene secuestrados a soldados y policías defensores de la ley para forzar la salida de la cárcel de unos delincuentes que fueron condenados por los jueces de un Estado democrático.

Legalización de las drogas

En este contexto, nuestro gobierno redoblará los esfuerzos para combatir la producción y el tráfico de narcóticos al tiempo que impulsará programas de tratamiento para permitir la recuperación de aquellos jóvenes que han caído en la adicción.

Política de defensa

Sobre la base de lo ya construido por la administración Uribe, impulsaremos una nueva política de defensa basada en tres ejes.

Primero, la modernización del sector con un especial énfasis en la mejora de la educación militar y el mantenimiento de una gestión transparente de los recursos.

Segundo, la persistencia del combate a la guerrilla y las bandas criminales al servicio del narcotráfico hasta garantizar imperio de la ley y la protección de los ciudadanos en todo el territorio nacional.

Tercero, la construcción de una capacidad de disuasión mínima que garantice la seguridad de las fronteras.

Seguridad en las ciudades

Nuestro gobierno impulsará una gama de programas destinados a mejorar la seguridad urbana.

Primero, mejoraremos la prestación del servicio de vigilancia de la Policía en las ciudades a través del Plan de Vigilancia por Cuadrantes.

Segundo, fortaleceremos los medios de investigación criminal de la Policía Nacional y la Fiscalía.

Tercero, pondremos en marcha iniciativas concretas para prevenir la vinculación de niños y jóvenes a actividades ilícitas. Estos esfuerzos estarán coordinados por una Consejería Presidencial de Seguridad Ciudadana, que será creada para tal fin.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.