Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/10/2011 12:00:00 AM

Petro califica de “campaña de desprestigio” demanda a su candidatura

El candidato del movimiento Progresistas dice que nunca fue condenado mediante sentencia judicial y que no tiene ningún tipo de inhabilidad para aspirara a la alcaldía de Bogotá.

Gustavo Petro se pronunció sobre su presunta inhabilidad para aspirar a cargos de elección popular.

Su pasado en el M-19, pero más aún la condena que le impuso el general Jesús Armando Arias Cabrales no sólo han hecho que desde algunos programas radiales –La Hora de la verdad de Fernando Londoño- se cuestione su pasado, sino que el concejal Orlando Parada (la U) demandara ante un juez administrativo de Bogotá la candidatura de Petro.

El argumento de la demanda es que la reforma política de 2009 establece que ninguna persona que haya sido condenada “en cualquier tiempo” por delitos relacionados con pertenencia, promoción o financiación de grupos armados ilegales “puede aspirar a cargos de elección popular, ser designado como servidor público o celebrar contratos con el Estado”.

Petro le respondió a Parada, el mismo concejal al que denunció públicamente por estar presuntamente comprometido en el carrusel de contratación de Bogotá. El candidato de progresistas atribuye esa demanda a un nuevo capítulo a la “campaña de desprestigio” en su contra.

“Suponiendo que yo había sido condenado por delitos, el partido de la U impulsó una reforma constitucional en el 2009 buscando mi inhabilidad. Reformó el artículo 122 de la Constitución inhabilitando políticamente a todo el que hubiese sido condenado por comisión de delitos, incluso políticos”, dijo Petro al recordar la primera demanda que Parada interpuso a su candidatura presidencial, en el año 2010.

Petro explicó que su arresto y posterior condena fue mediante un acto administrativo y no producto de una sentencia judicial.


“Restos de actos administrativos de la cárcel permitieron comprobar que yo había sido arrestado en virtud de un decreto (el 1056 de 1984) de Estado de Sitio. En Agosto de 1984 a raíz del procesode paz entre el M19 y el gobierno de Belisario, hice publica mi militancia en una manifestación en Zipaquira. Los militares no se sentían comprometidos con ese proceso de paz y lo saboteaban. Fui detenido 7 veces”.

Petro recordó que su detención se produjo el 6 de septiembre de 1984. Fue llevado a la Escuela de Caballería “donde me torturaron y luego me enviaron a la cárcel. Aplicaron para ello el decreto de Estado de Sitio. A la contravención le colocaba una sanción de 1 a 2 años de arresto. Y la sanción era dictada por resolución del comandante de Brigada, en mi caso, el General Jesús Armando Arias Cabrales”.

Por eso Petro considera que el argumento para admitir la pérdida de su primera demanda es decir que “fui condenado por delito y por sentencia judicial. Pero contravención no es delito, sanción no es condena y resolución administrativa de un general no es sentencia judicial”.

Por eso Petro considera que la demanda no prosperará y que no tiene ninguna inhabilidad para aspirara a un cargo de elección popular, como es la Alcaldía de Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.