Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/18/2011 12:00:00 AM

Piedad Córdoba pide a las FARC y el ELN "actos" que demuestren "voluntad" de paz

Tras cuestionar las recientes infracciones al DIH por parte de la guerrilla, 'Colombianos y colombianas por la paz' intenta reactivar el diálogo epistolar con sus comandantes. El propósito: insistir en la solución negociada del conflicto.

Este lunes 18 de julio la exsenadora Piedad Córdoba, a través de su plataforma ‘Colombianos y colombianas por la paz’, les envió una carta a 'Alfonso Cano' y a los demás miembros del secretariado de las FARC, así como a Nicolás Rodríguez Bautista, alias ‘Gabino’, integrante del Comando Central (COCE) del ELN.
 
En la carta, Colombianos y colombianas piden “reactivar” el “diálogo epistolar”, interrumpido desde el 2010, con el único propósito de “contribuir al diálogo y a la solución política negociada del conflicto armado”.
 
Aunque en la carta la exsenadora Córdoba valora tres gestos de las guerrillas, como invitar a conversar al presidente Juan Manuel Santos sobre una agenda nacional (como lo hizo Cano en un video que se conoció en agosto del 2010), sugerir escenarios de intermediación como la UNASUR y respetar los principios del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y encaminar discusiones hacia el logro de acuerdos para garantizar plenamente su observancia.
 
Pero en este último punto, según la carta, se concentran las principales preocupaciones de Colombianos y colombianos por la paz, pues los hechos que esta organización califica de “dolorosos”, pero como “parte de la estrategia del conflicto” (en referencia a los recientes incursiones guerrilleras en el Cauca y otros departamentos), no son coherentes con el respeto del DIH prometido por esas guerrillas.
 
Por eso, en la carta, pidieron a los jefes de estas organizaciones ilegales demostrar con hechos que sí están buscando una salida negociada del conflicto.
 
“Es indispensable (...) dar a conocer propuestas y actos que siembren de su parte la esperanza de que sí es posible no sólo humanizar la guerra, sino alcanzar una interlocución para avanzar en su superación definitiva”.
 
La carta de Colombianos y colombianas no sugiere el sentido de las pruebas, pero se produce una semana después de que cinco hombres de la Policía cumplieron 12 años de cautiverio desde cuando las FARC se tomaron la estación de Puerto Rico, Meta, el 10 de julio de 1999.
 
Precisamente, el pasado 10 de julio del 2011, Piedad Córdoba había anunciado un eventual escenario para facilitar estas liberaciones. Ese podría ser el gesto que reclamarían de la guerrilla.
 
La carta
 
18 de Julio de 2011
 
Srs. Comandantes
Alfonso Cano y miembros de Secretariado de las FARC-EP
Nicolás Rodríguez Bautista y Comando Central – COCE del ELN
Colombia
 
Reciban un atento saludo de compatriota.
 
Con proximidad a cumplirse un año de posesión del actual gobierno, y en medio de una situación nacional que plasma los niveles acumulados por años de corrupción, violencia y exclusión, en nuestra condición de Colombianas y Colombianos por la Paz, unidos con varios propósitos, siendo el mayor de ellos poder contribuir al diálogo y a la solución política negociada del conflicto armado que vive desde hace medio siglo nuestra sociedad, reanudamos una vez más el diálogo epistolar transitoriamente interrumpido...
 
Dirigimos este mensaje a las FARC-EP y al ELN en reconocimiento también de las declaraciones hechas por cada uno de ellos, pero que conforman en esencia un mismo principio de salida dialogada. Este punto llevará a confluir en caminos que vayan recomponiendo en la diversidad una sola mesa de diálogo, para las alternativas de humanización y paz.
 
Hemos tomado atenta nota e interpretrado con esperanza para el país y para la región sus comunicaciones, en el intercambio epistolar, las cartas y videos públicos. Valoramos en medio de la continuidad de la guerra interna las tres decisiones convergentes que han comunicado los comandantes Alfonso Cano y Nicolás Rodríguez:
 
1) La disposición y la invitación a conversar sobre una agenda nacional alrededor de los más acuciantes problemas como los relacionados con las tierras, las políticas económicas, sociales y medioambientales, los derechos políticos y civiles, y otros de gran importancia para el futuro del país.
 
2) Potenciar eventuales escenarios de diálogo para construir una salida política a la confrontación armada con la activa participación de la sociedad y el acompañamiento de la comunidad internacional, en especial de UNASUR.
 
3) Respetar los principios del Derecho Internacional Humanitario y encaminar discusiones hacia el logro de acuerdos para garantizar plenamente su observancia.
 
Precisamente sobre este último punto, dolorosos hechos recientes en varios departamentos del país, circunstancias producidas en desarrollo del conflicto armado generan profundos cuestionamientos sobre el presente y el futuro que se nos avecina y nos obligan a realizar un llamado ético sobre infracciones cometidas al derecho humanitario y sobre la necesidad de proteger los derechos fundamentales de la población civil.
 
Semanas atrás, la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos presentó una serie de acciones bélicas en las que se registraron graves infracciones al derecho humanitario por parte de las organizaciones guerrilleras.
 
Entendemos que el conflicto armado interno continúa su curso, que nuevas dinámicas militares se desarrollan, pero justo por eso, urge la aplicación verificada del derecho humanitario. Es indispensable en ese sentido:
 
Establecer normas y mecanismos específicos e idóneos de regulación o limitación bélica, para impedir que ocurran nuevos hechos violatorios y se degrade todavía más el conflicto, rechazando y condenando claramente todas las prácticas inadmisibles, contrarias a los más elementales principios humanitarios.
 
Ratificar el pacto que las FARC-EP y el ELN firmaron a finales de 2009, para abolir las acciones que vulneraban a las comunidades y poblaciones de Arauca, el cual es necesario extender y aplicar a nivel nacional.
 
Dar a conocer propuestas y actos que siembren de su parte la esperanza de que sí es posible no sólo humanizar la guerra sino alcanzar una interlocución para avanzar en su superación definitiva.
 
Colombianas y Colombianos por la Paz, continuando en su misión de contribuir a la humanización y la solución del conflicto armado, les propone reiniciar de inmediato y de forma fluida a través del intercambio epistolar, la discusión sobre diversas temáticas de trascendencia nacional.
 
Deseamos que a través de ese diálogo epistolar se debatan y asuman decisiones conjuntas, respuestas e iniciativas que el país necesita y demanda, con la esperanza de que estemos a la altura de los retos que su dura realidad e historia nos pone de presente; y que tantos esfuerzos y sacrificios por la vida digna de las colombianas y los colombianos, tengan sentido hoy y para las generaciones del porvenir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.