Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/08/12 00:00

Polémica por filtración de imágenes de la entrega de restos del mayor Guevara

La filtración de imágenes confidenciales de la entrega de los restos del mayor Julián Ernesto Guevara motivó un reclamo del ex comisionado de paz Frank Pearl, quien señaló al CICR de haber infringido los protocolos de confidencialidad. "Es una ligereza que vulneró la confianza".

El primero de abril, los restos del mayor Julián Guevara fueron entregados a una comisión humanitaria. Foto: AP

El pasado 27 de julio, y a tan solo dos días de abandonar su cargo como comisionado de paz, Frank Pearl reclamó una respuesta del jefe de la delegación colombiana del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Cristophe Beney, por lo que consideró la “violación de los protocolos de confidencialidad” durante la misión humanitaria que permitió recuperar los restos del mayor Julián Ernesto Guevara.

Mediante una comunicación escrita, conocida por Semana.com, Pearl responsabilizó a la Cruz Roja de la filtración de unas imágenes confidenciales del momento en que doña Emperatriz de Guevara recibía los restos de su hijo en un salón privado del aeropuerto de Villavicencio al que ningún medio de comunicación tenía autorizado el ingreso.

Dichas imágenes fueron divulgadas en el polémico documental “Últimos días en la Selva”, emitido por el canal Telesur y dirigido por el periodista Jorge Enrique Botero (ver apartes del documental).

Según Pearl, las imágenes de ese documental fueron grabadas por un integrante de la Cruz Roja y terminaron en manos del mencionado periodista colombiano.

En la carta enviada por el hoy ex comisionado de paz, Pearl expresó su “preocupación” por lo que consideró “una situación irregular que no es reflejo del mandato de neutralidad, imparcialidad y objetividad de un Organismo Humanitario de enorme prestigio y reconocimiento internacional”.

Los hechos que motivaron esta reacción se produjeron el pasado Jueves Santo, primero de abril, cuando las Farc entregaron los restos del mayor Julián Ernesto Guevara, secuestrado en 1998 durante la toma al puesto de Policía de Mitú (Vaupés) y muerto en cautiverio en el 2006.

Según Frank Pearl, en diálogo con Semana.com, entre los protocolos de esta misión humanitaria se habían firmado acuerdos de confidencialidad y privacidad para proteger la intimidad de las familias.

Entre esos acuerdos se había establecido que no se podría divulgar imágenes del momento de la entrega de los restos en la selva, ni del momento privado en que la misión entregara el féretro a la familia Guevara.

Ese día, en el aeropuerto de Villavicencio, la oficina del alto comisionado dispuso un salón contiguo a la pista para que la familia, en forma íntima, hiciera su correspondiente duelo.

Dijo Pearl que en ese operativo se dispuso que entre la misión que iría a la selva estaría un funcionario del CTI para que velara por la cadena de custodia de los restos del Mayor.

Y en el salón privado sólo pudieron grabar imágenes los propios funcionarios del CTI, como parte del operativo judicial de la identificación de los restos, y de una cámara de la Presidencia de la República, con el fin de documentar el momento.

Sin embargo, el ex comisionado explicó que el jefe de Delegación del CICR pidió autorización para grabar ese momento, la cual fue aceptada porque correspondía a un organismo neutral.

Cuando el canal Telesur emitió el documental, la oficina del alto comisionado se percató de que las imágenes correspondían a la grabación realizada por el CICR.

La respuesta del CICR

Hasta la fecha, el CICR no ha dado respuesta por escrito al reclamo del ex comisionado de paz.

Semana.com intentó comunicarse con Cristophe Beney, pero sólo encontró respuesta oficial con el portavoz Carlos Ríos, jefe del departamento de comunicaciones, quien textualmente dijo:

“Como un caso excepcional, el CICR realizó imágenes muy generales del traslado de los restos del mayor Julián Ernesto Guevara en las instalaciones del aeropuerto ‘Vanguardia’ de Villavicencio. En ese lugar, una persona se acercó a nuestro delegado de la operación y pidió que se le entregara el video con el propósito de trasladarlo a la familia Guevara. El video fue entregado”.

Esa fue la explicación que conoció Semana.com del portavoz, quien enfatizó que “el CICR jamás, y por ninguna circunstancia, ha filtrado el material. La familia quería tener documentación del entorno y por eso se grabó. Si el material fue difundido, tuvo que ser por otra vía”, al advertir que hubo un error “de buena fe”.

Semana.com corroboró esta información con la familia del mayor Julián Ernesto Guevara, que señaló que nunca recibieron dicho material de manos del CICR.

Ex comisionado inconforme

Tras conocer la respuesta del CICR, el ex comisionado de paz le dijo a Semana.com que la explicación “no es convincente”. “La Cruz Roja es un organismo serio y muy estricto con sus protocolos y no puede eludir la verdad al señalar que fue un error de la familia Guevara”, según Frank Pearl.

Pearl dijo que el papel del CICR en todas las misiones humanitarias de este tipo ha sido excelente, pero “esta ligereza es una equivocación que vulnera la confianza en este tipo de misiones, donde no se puede jugar a dos bandas cuando hay vidas de por medio”.

El ex comisionado dijo que el tema estaba cerrado y que sólo pretendía dejar constancia de lo sucedido, pero en ningún momento pedirá al nuevo Gobierno reclamar más explicaciones.

“Sólo esperábamos que el CICR dijera la verdad y asumiera su responsabilidad por entregar directamente ese material a quien no correspondía”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.