Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2012 12:00:00 AM

Política de vivienda: Vargas Lleras y Echeverry zanjan diferencias

En la aprobación del penúltimo debate del proyecto de vivienda para los ‘más pobres de los pobres’, los ministros de Vivienda y Hacienda acordaron vía libre para los cuatro billones de la primera fase (100.000 casas gratis) y trazaron políticas más ambiciosas para solucionar el déficit de un millón de viviendas.

El ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, y su similar de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, tuvieron que darse cita en la plenaria del Senado para poner fin a un pulso que se plantearon por cuenta del proyecto de Vivienda de Interés Prioritario.

Ambos tuvieron que acordar la postura del gobierno frente a este proyecto de vivienda, y definirle al parlamento si era una política coyuntural que solo buscaba la construcción de 100.000 viviendas que se entregarán a “los más pobres de los pobres” –como en principio defendía Echeverry-, o si se trataba de una política permanente y de largo aliento, que tiene como objetivo resolver el déficit de un millón de soluciones de vivienda –como sostiene Vargas Lleras-.

El pulso se había pactado dos semanas atrás cuando las comisiones séptimas de Senado y Cámara discutieron los dos primeros debates de la iniciativa. Los parlamentarios recibieron una carta del ministerio de Hacienda en la que aclaraba que aprobaría recursos sólo para la construcción de las 100.000 viviendas gratis.

Y aunque en ese debate se impuso la tesis de Vargas Lleras, senadores y representantes exigieron al Gobierno definir la postura. Y en el tercer debate del proyecto, los ministros de Hacienda y Vivienda ratificaron que esta política será “permanente y de largo aliento”.

Echeverry tuvo que comparecer a la plenaria no sólo para autorizar los cuatrp billones de pesos que suponen la construcción de las 100.000 casas gratis que el Gobierno aspira a entregar en julio del 2013, sino para garantizar los recursos necesarios para la construcción de más soluciones de vivienda. Es decir, para avalar que el proyecto será la vía legal para una política de vivienda permanente.

En palabras de Vargas Lleras, “ustedes oyeron el compromiso del ministerio de Hacienda de que, terminada la fase uno del programa, que es esta, avanzaremos hacia nuevos retos con metas más ambiciosas porque el déficit de vivienda de la gente pobre en Colombia sobrepasa el millón de soluciones de vivienda”.

Pero el ministro de Vivienda tuvo que ceder. Porque el proyecto contemplaba que para la titulación de las 100.000 viviendas los beneficiarios quedarían exentos del pago de los procesos notariales. El mismo presidente Juan Manuel Santos se comprometió a ello cuando anunció su revolucionaria política de vivienda.

Sin embargo, el propio Echeverry fue quien alertó sobre el impacto fiscal de esta promesa. Porque en la referida carta que le remitió al Congreso, a través de su viceministro Germán Arce, señaló que la exención del pago de los derechos notariales podría suponerle un gasto añadido al Estado de 1.080 millones de pesos.

Ante esa recomendación, el ministro Vargas tuvo que aceptar que su proyecto de vivienda excluyera la exención del pago de derechos notariales, incluidos los del leasing habitacional. Ambos asuntos serán objeto de estudio y de aprobación en la reforma tributaria, el proyecto que el ministro Echeverry tendrá que defender el próximo semestre en el Congreso.

Vargas y Restrepo, un pulso que continúa

Pero el pulso que no quedo zanjado y que parece que tendrá futuros episodios es el de Vargas Lleras con el ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo, quien como cabeza de la política de vivienda en el sector rural, quedó excluido de la primera meta del proyecto de Vivienda de Interés Prioritario.

Por esa circunstancia, Restrepo se vio obligado a presentar su propio plan de vivienda, y también se comprometió a la meta de 100.000 casas en el campo.

Ante esas dos posturas, el Congreso le sugirió al gobierno unificar las políticas de vivienda para la ciudad y para el campo. Pero el ministro Vargas Lleras aclaró que, de momento, serán dos políticas separadas.

“Las soluciones de vivienda estrictamente rurales están bajo la competencia del ministro de Agricultura que ha señalado que también entregará 100.000 viviendas en áreas rurales, es decir, en veredas, porque los municipios de sexta, quinta y cuarta categoría fueron incluidos en el proyecto del Ministerio de Vivienda”, explicó Vargas Lleras.

Casas de 45 metros y $40 millones

Tras la aprobación del penúltimo debate del proyecto, el ministro Germán Vargas Lleras explicó que las casas que entregará el gobierno tendrán un área de 45 metros cuadrados y su costo de construcción está contemplado en 70 salarios mínimos, es decir, cerca de 40 millones de pesos.

Así serán las 100.000 viviendas gratis que pretenden beneficiar, según criterios de priorización, a la población de desplazados, a los afectados por la segunda ola invernal, y a quienes determine la Red Unidos, la encargada de identificar los sectores de extrema pobreza, que es a donde el proyecto pretende llegar.

Para los constructores que ejecuten las obras, el Senado aprobó, por petición expresa del gobierno, la exención de algunos impuestos.

Todo constructor que participe en las viviendas de interés prioritario gozará del redescuento del IVA en los materiales de construcción. Además todo lote que se habilite para la construcción de estos planes de vivienda también estará exento de impuestos.

Vargas Lleras argumentó esta gabela en que los costos de la vivienda son estrechos y que de establecerse nuevos gravámenes, se estaría afectando la calidad o el metraje de la vivienda.

Aclaró que el redescuento del IVA para los materiales de construcción es una norma vigente, y lo que se pretende es prorrogarla para los alcances de este proyecto.

Vargas Lleras también reiteró que Medellín y Bogotá serán las primeras ciudades en las que el gobierno nacional empezará la construcción de las viviendas. La capital antioqueña fue la primera en presentarle al gobierno nacional un proyecto en el que no solo habilitaban los terrenos para las viviendas, sino que los dotaron de las obras de urbanismo. Caso similar al de Bogotá donde los lotes convenidos con el alcalde Gustavo Petro también tienen las obras de urbanismo.

El ministro de Vivienda explicó que en la primera fase del plan de vivienda, el de las 100.000 casas gratis, no pretende excluir a ninguno de los 32 departamentos, pero pide a las autoridades locales celeridad para la inscripción de sus programas. “Este programa prevé a todos los departamentos, pero aquellos donde las autoridades no nos habiliten lotes de tierra, quedarán excluidos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.