Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/03/23 00:00

¿Quién es Arleth Casado, la baronesa de Córdoba?

Dicen que su esposo, Juan Manuel López, no le heredó su caudal político sino que ella lo ha construido. De reina de belleza pasó a ser la senadora con más alta votación del Partido Liberal.

Arleth Casado, durante su inscripción como candidata al Senado de la República Foto: Tomado del blog "arlethsiemprecontodos.com"

Nació en San Andrés de Sotavento, municipio de la subregión del bajo Sinú a orillas de la Ciénaga Grande de Lorica, que se encuentra en el resguardo indígena de los zenúes. Fue señorita Córdoba en el reinado nacional de Cartagena en el año 1980, princesa y reina de los edecanes.

Arleth Casado acaba de barrer en el Senado con la votación más alta del Partido Liberal: 111.752 votos, la cuarta más importante en esa corporación. ¿Cómo construyó su capital político?

Su padre, Juan B. Casado, fue diputado a la asamblea de Córdoba, secretario de despacho departamental, director de salud departamental y alcalde de San Andrés.
Su madre es prima de su suegro Libardo López Gómez, el auténtico jefe político del movimiento Mayorías Liberales, con presencia en el departamento desde los años 60, heredado por su esposo Juan Manuel López.

El movimiento tuvo como representante y senador a Edmundo López Gómez, durante más de dos décadas y, como alcalde y gobernador, al ingeniero Jesús María López Gómez; tíos de Juan Manuel.

Cuando su tío Edmundo era el senador, el representante era Juan Manuel, el esposo de Arleth, quien fue representante durante dos periodos (años 80), y senador desde 1990.
Libardo López Cabrales, hermano de Juan Manuel y cuñado de Arleth, fue elegido gobernador de Córdoba para el periodo 2004 – 2007, pero no terminó porque el Consejo de Estado declaró nula su elección por haber tenido contratos con una entidad pública un año antes de su elección.

Pero la herencia política también les ha tocado a uno de sus hermanos. Juan Carlos Casado, hermano de la nueva senadora, ha sido alcalde de San Andrés de Sotavento en dos ocasiones.

Arleth Casado ha sido la mano derecha de su esposo, es quien maneja el listado de cada elector, de cada edil y concejal de municipio, de los diputados y de cada funcionario nominado por el grupo para cargos en las administraciones municipales, departamental o nacional, así como en las entidades descentralizadas. Atiende personalmente a los militantes del movimiento.

Es decir, según personas cercanas a la familia, no es propiamente una heredera a la que le cayó la bendición del cielo, pues su padre y su hermano han sido políticos, antes de que ella se casara con Juan Manuel López.

En su casa en San Andrés de Sotavento se empacaban votos para el concejo municipal, la asamblea departamental, el Senado y la Cámara, cuando no existía el tarjetón. Sin embargo, si su esposo no hubiera sido condenado e inhabilitado para ejercer cargos públicos, la curul en el Congreso no hubiera sido para ella.

La participación en política de Arleth, la ha distanciado a ella y a su esposo del tío Edmundo López Gómez. Éste se apartó del liberalismo porque sus sobrinos no apoyaron la postulación al Congreso de Miguel López Méndez, primo hermano de Juan Manuel, y quien se postuló al Senado por el Partido de la U y obtuvo seis mil votos.

Juan Manuel López es considerado por personas allegadas al movimiento como el estratega, mientras que Arleth es ‘la madrecita’ de esos votos. Algunos le dicen ‘la Evita’ cordobesa. Además de manejar el computador con la base de datos, fue siempre la jefe de campaña de Juan Manuel, incluso manejaba los gastos. Quienes la conocen dicen que ella es tan dueña de los votos y la fidelidad de los militantes, como el mismo Juan Manuel. Alguien la definió como una ‘fiera’ en política que pelea y defiende cada voto al punto de que la consideran “atropelladora” y “atrabiliaria”.

En 2007, cuando el movimiento pasaba por la peor crisis por la detención de Juan Manuel hubo un conato de división del movimiento por la nulidad de la elección del gobernador Libardo López Cabrales, cuñado de Arleth. Entonces se postuló como candidata a la gobernación a Marta Sáenz Correa, cercana a ella. Hay quienes afirman en Córdoba, que su cuñado Libardo no estaba de acuerdo con esa postulación, pero Arleth mantuvo su decisión de apoyar a su amiga y la llevó a la gobernación.

Dicen sus allegados que es de un carácter fuerte y que su familia paterna es tan política como la de los López Gómez y López Cabrales. En la confrontación con sus detractores en el departamento ella simplemente opta por no contestarles, incluso, ni siquiera a su tío Edmundo López. La orden de Juan Manuel es no contestar los agravios. Aunque son de carácter fuerte no se caracterizan por mantener polémicas públicas.

Arleth, dice un amigo cercano a la familia, trabaja los 365 días del año, 12 horas al día. Él la comparan con su suegro Libardo López, el artífice del movimiento, que era quien mantenía unido al clan familiar apoyando las aspiraciones de sus hermanos Edmundo y Jesús María, pero cuando el jefe murió, Juan Manuel asumió el liderazgo del movimiento. “Arleth se mete a los barrios pobres, va de pueblo en pueblo, de casa en casa”, dice el allegado.

Una muestra de que no cede un solo voto, es que quienes han sido representantes a la Cámara por su movimiento, han tenido que migrar a otros partidos cuando han querido aspirar al Senado. Ese fue el caso de Miguel Alfonso De la Espriella, fórmula en Camára de de Juan Manuel, junto con Musa Besaile. De la Espriella migró para el movimiento de Colombia Democrática, de Mario Uribe Escobar, y Besaila, quien había obtenido la mayor votación para Cámara en las elecciones de 2006 (70.000 votos), cuando quiso aspirar al Senado fue a parar al Partido de la U.

Para para muchos es inexplicable que el movimiento Mayorías Liberales tenga tanto arraigo político en un departamento tan pobre, con tantas necesidades sociales. Para sus contradictores, este hecho también hace al movimiento responsable de la pobreza, el desempleo, la corrupción y el desgreño administrativo que han sido característicos del poder político en Córdoba.

La pareja López-Casado argumenta que su relación con la parapolítica nunca existió. Sin embargo, el hecho de que Libardo López Cabrales, hermano de Juan Manuel, haya nombrado como secretario de salud a Manuel Troncoso Álvarez, cuñado de Salvatore Mancuso, despierta reservas. Troncoso estuvo en ese cargo durante los cuatro años de gobierno del periodo 2004 – 2007 a pesar de que la elección de Libardo fue declarada nula en 2005, y también a pesar de que hubo tres gobernadores interinos nombrados en 2006 mientras se convocaba a elecciones atípicas y se elegía a un nuevo gobernador.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.