Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/24/2012 12:00:00 AM

Reelección de alcaldes y gobernadores: ¿ahora sí?

El Gobierno aclaró que no va a presentar el proyecto pero que sí va a medirle el ambiente. Los partidos políticos, que en el pasado se han opuesto sistemáticamente, ahora por lo menos lo contemplan. ¿Por qué?

Germán Vargas Lleras, ministro del Interior, recuerda que en su época de senador fracasó seis veces en establecer la reelección de alcaldes y gobernadores. El ministro se queda corto. Desde 1991, han sido 19 los intentos políticos para permitir que los mandatarios municipales y departamentales tengan la opción de extender su periodo, mediante el aval de las urnas.

Vargas Lleras aclaró que el Gobierno "no lo ha propuesto ni tiene listo un proyecto". La idea de revivir el tema fue de los actuales alcaldes y pidieron que la Mesa de Unidad Nacional, conformada por cinco partidos políticos, lo evalúe.

"Me comprometí a llevar ese mensaje", dijo el ministro a sabiendas de que el tema "fracciona a las bancadas". Para que el proyecto se presente debe ser por consenso. Si no lo hay, dijo Vargas Lleras, no someterá al Congreso a "un nuevo desgaste" porque la agenda que el Gobierno piensa impulsar es amplia y tiene otras prioridades.

Si se presentan las condiciones favorables, y el Gobierno se apersona de esta reforma y decide llevarlo al Congreso, sería el vigésimo intento. ¿Qué haría pensar que este no sería el fracaso número 20?

Un mejor ambiente

En principio hay otro ambiente. Porque los jefes y voceros de los partidos políticos, que en el pasado se han opuesto de forma sistemática, ahora se declararon dispuestos, por lo menos, a “analizar” el asunto.

Roy Barreras, codirector de ‘la U’, dice que a los alcaldes y gobernandores les interesa reelegirse, pero que la idea es “impopular” en su partido y en el Congreso, porque esa idea, en su opinión, “no es compatible” con la “inmadurez” de la democracia colombiana, especialmente en los municipios pequeños.

“Reelegir alcaldes de municipios pequeños, donde no hay una vigorosa expresión de la opinión pública que pueda derrotar un alcalde enquistado en el poder de la burocracia, es inconveniente. Es como dejar solo en la casa a un adolescente con las llaves del carro y una botella de wiskhy”, considera Barreras.

Según el dirigente de ‘la U’, un proyecto de esa naturaleza tendría algunas posibilidades si establece un “carácter diferencial” entre ciudades capitales y pequeños municipios.

Efraín Cepeda, presidente del Partido Conservador, dice que “no nos disgusta” esa posibilidad porque, a su juicio, el electorado colombiano “ha ido adquiriendo madurez política”. Sustenta su afirmación en que el pasado octubre hubo claros ejemplos en los que muchos alcaldes lanzaron sus candidatos para mantener el poder, pero tuvieron resultados negativos. Los casos más emblemáticos fueron los de Buenaventura, Soledad y Magangué.

Según Cepeda, la reelección de alcaldes y gobernadores “contribuiría” a que los mandatarios se esmeren en ejecutar una buena administración. Por eso, en principio, dice, los conservadores “seríamos amigos de una propuesta de esa naturaleza”, siempre que vaya acompañada de una más fortalecida ley de garantías electorales.

Simón Gaviria, jefe del liberalismo, dice que la propuesta es “muy interesante”, y por eso abrió las puertas a la discusión. Pero también pone sus condiciones, al afirmar que sería una buena oportunidad para contemplar la segunda vuelta electoral, así como sucede en las elecciones presidenciales, para las de alcaldes y gobernadores. Según Gaviria, las segundas rondas electorales han sido un interesante mecanismo “para generar consensos y gobernabilidad”.

Para Germán Varón, quien aún oficia como vocero de Cambio Radical, la idea no es del todo viable y genera muchas reservas. Porque considera que un candidato no tiene el suficiente poder de disputa electoral con un alcalde, que provee cargos e inaugura obras. Sin embargo, afirma que el tema “hay que discutirlo”.

En el Partido Verde, el menor de la Unidad Nacional, la postura es de oposición a esa figura. John Sudarsky, el senador del partido que se ha encargado de los temas democráticos y electorales, se opone. Dice que el clientelismo y la corrupción en las administraciones locales son “tan dramáticos”, que se ha demostrado que son un “blanco fácil para la cooptación de mafias locales”.

Sudarsky considera que mientras los poderes públicos en municipios y departamentos no tengan “plena independencia”, no se puede contemplar la figura de la reelección. El mejor ejemplo, dice, son los mecanismos de elección de los organismos de control, donde se evidencia la debilidad de concejos y asambleas frente a los gobernantes. “Mientras eso no se resuelva, la reelección sólo permitirá que la maquinaria corrupta se vuelva más fuerte e indestronable”.

Motivaciones políticas

Luis Carlos Avellaneda, senador del Polo en la Comisión Primera de Senado, donde se discutiría este tema, se opone a la reelección con argumentos similares. Pero advierte intenciones políticas en el contexto en que Vargas Lleras se comprometió a poner el tema en la mesa.

Según este senador, los alcaldes le tramitaron dos peticiones al ministro del Interior en su reciente reunión del jueves, mejor trato salarial y la reelección. Entonces, "a manera de contentillo", dice Avellaneda, el Gobierno accedió con la reelección y descartó el incremento de sueldos. "Es preferible que el Gobierno se ocupe de mejorar las condiciones de los alcaldes, pues muchos tienen salarios precarios que abren las puertas que le metan la mano a los dineros públicos".

Avellaneda también considera que los partidos de la Unidad Nacional ahora contemplan la posibilidad, pero por motivaciones políticas. Pues al haber un mapa político nuevo, los partidos que se oponían a la figura en el pasado ahora están abiertos a discutirla a la luz de los resultados electorales del pasado octubre, donde conquistaron un mayor número de alcaldías y gobernaciones.

Otro ángulo que advierte Avellaneda es que el Gobierno, al poner ese globo en el aire, puede estar buscando legitimar la reelección de Juan Manuel Santos, ya que la figura constitucional que se lo permite, dice, es ilegítima, pues se consiguió a través de "la compra de conciencias en el Congreso".
 
No es la primera vez que el gobierno Santos, sin tenerlo en su agenda, pone en la mesa de discusión la reelección de alcaldes y gobernadores.

En septiembre del 2010 presentó un proyecto en este sentido, el cual se hundió en el primer debate en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes.

En ese momento se estigmatizó la iniciativa como “otro contentillo” para reforzar los consensos en torno a la controvertida reforma de la redistribución de las regalías.

Ahora pueden ser otras las motivaciones y podrían encontrar un mejor ambiente, al menos para que se abra la discusión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.