Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/20/2010 12:00:00 AM

Reforma política daría vía libre a eventual fusión entre liberalismo y C. Radical

Pese a que los estatutos de ambos partidos no plantean ese escenario, la reciente ley que aprobó el Congreso y que reglamenta la reforma política tiene un "artículo" que posibilitaría a los congresistas de estos partidos tomar la decisión.

Que el Partido Liberal y Cambio Radical “hablen el mismo idioma” no es un tema novedoso. Que estén a punto de hacer alianzas en las regiones para las elecciones de 2011, tampoco sorprende a nadie. Pero el escenario de la fusión definitiva sí es nuevo, y aunque se advierte previsible, necesita de un impulso constitucional para que sea posible.
 
Sin embargo, un parágrafo transitorio aprobado la semana pasada por el Congreso e incluido en el texto que reglamenta la reforma política, sería la fórmula que, legal y jurídicamente, le daría la bendición a este ‘matrimonio político’ que parece ser una realidad en un futuro no muy lejano.

El jueves 15 de diciembre, a un solo día de que el Congreso finalizara sesiones, fue conciliado el texto que reglamenta la reforma política. Y en el cuarto capítulo del contenido de la ley la posibilidad de las fusiones entre varios partidos quedó prácticamente bendecido.

El parágrafo que fue concertado incluso por todos los demás partidos políticos es el siguiente:

“En los casos en que en los estatutos de los partidos y movimientos políticos no dispusieren nada sobre disolución voluntaria, tal decisión podrá ser adoptada por las respectivas bancadas del Congreso con una votación no inferior a las dos terceras partes de sus integrantes”.
 
Más claras las condiciones no pueden estar y liberales y Cambio Radical podrían estrenar esta figura.

En consecuencia, y si la Corte Constitucional (probablemente en junio de 2011) declara exequible esta ley estatutaria, el futuro de Cambio Radical y su regreso a las toldas del Partido Liberal quedarán en manos de los congresistas de estos dos partidos.

Las juntas parlamentarias de ambas colectividades, es decir senadores y representantes, se convocarían para decidir la fusión ya que ni el estatuto del Partido Liberal, ni el de Cambio Radical, establecen la unificación o disolución voluntaria de los partidos.

El Partido Liberal cuenta hoy con 16 senadores y 35 representantes, mientras que Cambio Radical con 7 senadores y 16 representantes. Un total de 74 parlamentarios, que en caso de una eventual fusión convertiría al Partido Liberal en la principal fuerza política del país, si así lo decide el voto favorable de al menos 50 de estos parlamentarios.

Porque el escenario de unificación previsto es que Cambio Radical, una organización que nació en 2005 a partir de dirigentes disidentes del liberalismo, desaparezca y que sus dirigentes regresen a sus orígenes.

Todo apunta a la reunificación.

Hasta hace una semana dirigentes del liberalismo y Cambio Radical aún no se habían atrevido a mencionar la palabra “fusión”.

Por ejemplo, en la noche del 15 de diciembre, cuando las bancadas de ambos partidos se dieron cita en un acto social en el Salón de la Constitución del Capitolio, Carlos Fernando Galán, una de las jóvenes figuras de Cambio Radical, prefirió definir el evento como “una reunión de dos partidos que tienen muchas coincidencias”.
 
El senador liberal Juan Fernando Cristo y el representante de Cambio Germán Varón, quienes han liderado los acercamientos, y coincidencialmente, fueron coordinadores ponentes de la reglamentación de la reforma política, han hablado de “interés de trabajar conjuntamente” y de “identidad ideológica”.

Pero la palabra fusión, o más concretamente reunificación, apareció por primera vez de boca de un dirigente liberal el pasado domingo en una columna del diario El Tiempo.

Y fue nada más que Rafael Pardo, jefe único del liberalismo, quien oficializó las intenciones de hacer del Partido Liberal y de Cambio Radical un solo movimiento, el más fuerte del Congreso.

“Haremos alianzas con quienes tengan, como nosotros, un compromiso con los más necesitados. Trabajaremos por la reunificación liberal en coincidencia con Cambio Radical y esa condición nos permitirá unir esfuerzos para convertirnos en la mayor fuerza política de Colombia”, escribió Pardo en la mencionada columna.

Por eso, más allá de coincidencias e identidad ideológica, liberales y Cambio Radical tienen, gracias a una ley estatutaria aprobada por el Congreso, la forma de trabajar unidos, pero con la misma camiseta. Probablemente, en 2012, los dirigentes de Cambio Radical retornen a su redil de origen.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.