Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/2012 12:00:00 AM

Revolución en la Vivienda y nuevo ministro: ¿por qué el viraje?

Para algunos, el Gobierno intenta apagar el incendio del descenso en su favorabilidad. Otros piensan que es hora de pasar de los anuncios a los hechos y la vivienda podría ser la mejor vitrina para hacerlo. ¿Cuánto se juegan Santos y Vargas Lleras?

Los más suspicaces pensarán que no es una casualidad que el presidente Juan Manuel Santos haya anunciado un "revolcón social" cuando su popularidad es la más baja desde cuando se posesionó como presidente.

No pasaron 24 horas del impacto de la más reciente encuesta de Ipsos-Napoleón Franco, en el que su imagen favorable descendió del 73 % al 58 % en menos de siete meses, cuando Santos se comprometió a entregar 100.000 viviendas gratis el próximo año.

Según la encuesta (publicada por SEMANA y RCN), la popularidad de Santos se rajó en los estratos 1 y 2, donde se concentra el grueso de la población del país, los colombianos más necesitados y más sumidos en la pobreza.

Además de este indicador, los más agudos críticos de Santos no paran de calificar su administración como la de "un gobierno de anuncios" pero de "nulos resultados". Un gobierno que en sus primeros 20 meses se ha dedicado al diseño de "reformas históricas", pero cuyas metas aún se concentran en el papel de las leyes.

Quizá como respuesta a estas críticas, o al impacto de la disminución de su popularidad, Santos sorprendió con una alocución en la que anunció otra "revolución", ahora en el sector de la vivienda.
Pero, a diferencia de otras revoluciones, igual de ambiciosas, como la de restitución de tierras (una política de mayor aliento, cuyos resultados se evaluarán en 10 años), la de vivienda es la que fijó una meta concreta y una fecha para su evaluación.

Uno de los compromisos de Santos, no sólo en su campaña, también en el G, ha sido sacar a los colombianos de la pobreza. El presidente considera que el sector Vivienda es el que permitirá este objetivo. Incluso señaló al sector de la construcción como uno de los que más han contribuido a las metas que ha ido alcanzando su gobierno.

Entre diciembre pasado y febrero de este año, dijo Santos, la construcción generó cerca de 190.000 nuevos empleos, con lo que se alcanzó la cifra de 1.300.000 trabajadores en el sector, "el nivel más alto en toda nuestra historia".

A pesar de estos resultados, Santos admitió que "aún falta algo": "llegar a los más pobres de los pobres". Dice que ya lo ha empezado al establecer la educación gratuita en todos los grados escolares. Ahora será el turno de la vivienda.

Apostarle a la posibilidad de entregar "vivienda gratis" a 100.000 colombianos el próximo año es una fórmula que generaría dividendos en los sectores más necesitados, donde precisamente le va peor en las encuestas.

Pero los dividendos también podrían ser políticos. Santos se la juega en un momento crucial de su gobierno, pues si dijo que en este 2012 no hablará de su reelección, en el 2013 está obligado a anunciar su decisión.

De cumplir con las 100.000 viviendas, la reelección podría tener mayor respaldo del que se percibe actualmente.

En su alocución Santos sostuvo que la nueva política de vivienda que instrumentará este año tiene como espejo los "exitosos modelos" de Brasil, Chile y México, países donde se acabó la exigencia de que los subsidios de vivienda necesitan del complemento de un crédito bancario, un requisito "inalcanzable" para los ciudadanos con escasos ingresos.

Para el caso colombiano, dice Santos, esto no se puede traducir en otra cosa que 100.000 viviendas gratis.

Para ello se invertirán cuatro billones de pesos. El Gobierno calcula que puede beneficiar a 21 millones de colombianos que nunca habían podido acceder a vivienda, pues tendrán prioridad los colombianos del primer grado del Sisbén, las mujeres cabeza de hogar, los colombianos de la tercera edad, los desplazados y los afectados por la ola invernal.

¿Y por qué Vargas Lleras?

Este viraje en la política social estuvo acompañado de otra decisión de alto impacto. Germán Vargas Lleras, que como ministro del Interior fue considerado el "primer ministro" del gabinete, será el encargado de liderar esta ambiciosa política.

El "cambio en la alineación" del gabinete, como lo definió Santos, también puede ser una carambola a dos bandas. Pues tanto el presidente como su ministro estrella se juegan buena parte de su futuro político. Ambos pueden salir airosos y potenciados siempre y cuando el próximo año entreguen esas 100.000 viviendas. Pero podrían salir quemados si los resultados no se consiguen.

Desde el semestre pasado, muchos fueron los rumores de que Germán Vargas Lleras pasaría al Ministerio de Vivienda. Vargas nunca se refirió públicamente, pero a sus más cercanos siempre les confesó que esa cartera era "muy atractiva".

Ahora es el turno para mostrarse no sólo como el funcionario que más leyes ha conseguido sacar en la historia reciente, sino como el ministro con resultados más plausibles.

Como la nueva política de vivienda requiere de una ley que la instrumente, Vargas Lleras demostró como ministro del Interior que es capaz de tramitarla sin mayores tropiezos en el Congreso y en el menor tiempo posible.

En 20 meses como ministro del Interior, Vargas Lleras puso a marchar al Congreso al ritmo que más beneficiaba a Santos. Consiguió que los partidos políticos le aprobaran 69 leyes y cinco reformas constitucionales, la cuales bautizó el propio ministro como las "herramientas legales" para adelantar sus "políticas para la prosperidad".

Entre ellas la ley de víctimas y restitución de tierras; el estatuto anticorrupción; la reforma política; la ley de ordenamiento territorial (que en 20 años no se había podido expedir), y la reforma al Estado que revivió tres ministerios, uno de ellos el de Vivienda, que asumirá en los próximos días.

Esa reciente experiencia supera a la que podría ofrecer Beatriz Uribe, actual ministra de Vivienda, a quien le han pedido la cabeza en el Congreso por las presuntas irregularidades en la financiación de la campaña de Andrés Felipe Arias, de la cual fue gerente.

Santos también dijo que la nueva política de vivienda tendrá que estar en sintonía con los gobiernos locales: por eso pidió a alcaldes y gobernadores articular los subsidios locales con los del gobierno nacional, así como destinar los terrenos que se requieren para el desarrollo de estos proyectos de vivienda.

Vargas Lleras fue quizás el ministro que mejor se ha relacionado con alcaldes y gobernadores. No sólo ha sido el interlocutor con el gobierno nacional, sino que se ha dedicado más de cuatro meses a recorrer el país inaugurando edificios municipales y publicitar la ley de ordenamiento territorial, un histórico reclamo de municipios y departamentos.

"Estoy seguro de que las capacidades que todos le conocemos, las condiciones de liderazgo y el compromiso social del ministro Vargas Lleras nos permitirán sacar adelante este gigantesco esfuerzo por la vivienda de los colombianos", dijo Santos al anunciar su nuevo ministro de Vivienda.  
 
"El presidente Santos ha considerado que soy la persona adecuada", respondió Vargas Lleras en sus primeras declaraciones tras la nueva designación, en las que también apuntó que no le teme al reto. "Si en Brasil, con esta política, el presidente Lula Da Silva entregó un millón de viviendas, por qué no puede ser exitoso este modelo en Colombia".   

Para Vargas Lleras, esta será una nueva oportunidad de potenciarse. Nadie duda que el antiguo jefe de Cambio Radical es uno de los presidenciables del gabinete, una aspiración que podría tener lugar en el 2014, si Santos opta por no reelegirse.
 
Vargas Lleras tendrá una chequera más amplia que la del Ministerio del Interior, cuatro billones de pesos, y la posibilidad de conquistar los estratos más bajos, que históricamente no han sido favorables para él. Entregar 100.000 techos podría ser un impulso definitivo a sus aspiraciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.