Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/4/2012 12:00:00 AM

Roy: ¿verdugo de Angelino?

El senador Camilo Romero (Polo) dice que el presidente del Congreso actúa de "mala fe" contra el vicepresidente e insinúa que quiere "derrocarlo". Roy Barreras aclara que está cumpliendo la Constitución.

Este jueves, a las 5:00 de la tarde, una junta médica especializada revisará el estado de salud de Angelino Garzón. Un examen al que el funcionario ha estado dispuesto a someterse, sobre todo desde cuando el presidente del Senado, Roy Barreras, lo “ordenó” con el propósito de saber si el vicepresidente está o no en condiciones de gobernar si fuera el caso.
 
Roy Barreras dice que al pedir ese examen está cumpliendo el mandato constitucional. Hay quienes piensan lo contrario e insinúan que detrás del interés del presidente del Congreso por saber si Angelino está o no en capacidad de gobernar habría otros intereses “hasta personales”. Barreras y Angelino han sido contradictores políticos en el Valle del Cauca.
 
El pasado martes, vísperas de la cirugía a la que se iba a someter el presidente Juan Manuel Santos para extraerle un cáncer en la próstata, Roy Barreras envió una carta a la Academia de Medicina, la Federación Médica y el Tribunal de Ética Médica, pidiéndoles una certificación científica sobre el estado de salud de Angelino Garzón. Ese mismo día, la plenaria del Senado aprobó por 70 votos a favor la propuesta de que se practicara dicho examen.
 
Sólo cinco senadores se opusieron a la propuesta de Roy Barreras y la votaron en contra. Fueron los cinco senadores del Polo que ese día asistieron a la plenaria. Uno de ellos, Camilo Romero, afirma que detrás de la petición de un certificado de salud de Angelino hay un interés del presidente del Senado de sacarlo a sombrerazos de la Vicepresidencia.
 
“No deja de sorprender la actitud infame del senador Roy Barreras, quien ha emprendido una cruzada desmedida en contra del vicepresidente Angelino Garzón. Cuando se enferma el presidente Juan Manuel Santos, se lo rodea con total solidaridad, como debe ser; cuando se enferma el vicepresidente, se lo acosa sin consideración alguna. Hay, en estos hechos, una clara discriminación política y hasta clasista, ambas inaceptables”, dice Romero.
 
El senador del Polo calificó como un nuevo acto vergonzoso del Senado que a “pupitrazo limpio” se diera la orden a una junta médica de practicar un examen a Angelino. “Barreras lo justifica en el apego a la ley, en no generar vacíos de poder, pero existe otro afán, mucho más notorio, mucho más evidente a pesar de su intento de ocultamiento: tumbar al vicepresidente Angelino Garzón. Les incomoda un vicepresidente que no está de adorno y en silencio cómplice, les incomoda la diversidad. En aras de solicitar legalmente revisión de la salud del vicepresidente también se esconde la forma de sacarlo a sombrerazos”.
 
El senador Romero dice que tal examen es innecesario, pues un grupo de profesionales de la clínica Reina Sofía ya le dio de alta tras haber superado problemas de salud. “Roy, por más médico que sea, no puede ir en contra de esta decisión de un grupo profesional que tuvo que basarse en principios éticos y hasta normativos para tomar su decisión”.
 
Romero dice que Angelino tiene problemas de motricidad pero ninguna incapacidad mental. Por eso dice que la preocupación no puede ser el estado de salud del vicepresidente sino la forma de actuar del presidente del Senado, Roy Barreras, “quien actúa por encima de cualquier principio moral en política, por encima de cualquier profesional de la salud y por encima de toda consideración humana”.
 
Roy Barreras mediante un comunicado de prensa quiso aclarar todas las especulaciones que han girado en torno a la decisión de pedir un certificado científico sobre el estado de salud del vicepresidente de la República. Un comunicado de cuatro puntos en el que Barreras insiste que está cumpliendo con la ley y en el que reitera que la salud de los gobernantes es un asunto de Estado.
 
Dice Barreras que:

1.- El vicepresidente Angelino Garzón está ejerciendo y seguirá ejerciendo su cargo hasta tanto el Senado en cumplimiento de lo que ordena el artículo 205 de la Constitución y previa evaluación del concepto estrictamente médico ordenado por la ley (art 326 Ley 5 1992) decida sobre su incapacidad.

2.- Tal decisión no será tomada en ningún caso el próximo martes como se ha especulado, ni se tomará al calor de la coyuntura. El cuerpo médico encargado por la Ley tendrá todo el tiempo que estime conveniente para elaborar su concepto y los señores senadores, también una vez conocido el informe, se tomen el tiempo necesario para su evaluación y la asesoría que consideren antes de pronunciarse.

3.- Este es un asunto de Estado que resulta necesario resolver sin urgencias ni premuras, con toda transparencia y todas las garantías para las instituciones, los colombianos y la propia persona del Vicepresidente.

4.- El procedimiento a seguir está estrictamente reglamentado por la Ley. El Senado (art. 326 y Ley 5) es el que reconoce la certificación de la capacidad o incapacidad de alto funcionario, pero es el Congreso en Pleno (art. 205 de la constitución y 18 de la Ley 5), al que le corresponde eventualmente elegir a un nuevo Vicepresidente. Este procedimiento podrá ser o no aplicado dependiendo de la evaluación médica solicitada.

Barreras aclara que el debate sobre la salud del vicepresidente no es político, como lo insinúa Romero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.