29 octubre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Santos y Uribe: Cinco evidencias de un divorcio anunciado

POLÍTICAEl curso de la asamblea de 'La U' este domingo no hizo más que ratificar que la maltrecha relación entre ambos alcanzó el punto de no retorno. A partir de ahora se agudizará el fraccionamiento de buena parte de la opinion entre santistas y uribistas.

Santos y Uribe: Cinco evidencias de un divorcio anunciado.

“No puedo traicionar a mis seguidores ni a mis enemigos”, anunciaba en la mañana del domingo el expresidente Álvaro Uribe Vélez, en respuesta a una voz que le pedía no le diera "tan duro” al presidente Juan Manuel Santos.

Y en efecto, no los traicionó. Ni defraudados pudieron sentirse tanto s
us detractores como sus incondicionales durante la Asamblea Nacional del partido de 'La U', evento que buscaba reunir a sus dos máximas figuras, y que terminó por oficializar el divorcio que desde tiempo atrás encarna la rivalidad política más enquistada de la escena nacional.

Las palabras y los mensajes de Uribe fueron agresivos tal y como ha sido su postura durante buena parte del mandato de Santos, y más endurecidos que nunca desde que se iniciara el diálogo para buscar el fin del conflicto con la guerrilla de las FARC.
 
Y el presidente Santos tampoco se quedó atrás: sin tapujos y en un escenario que llamó “su casa”, asistió para firmar de manera pública la ruptura de quien fuera su jefe desde el gobierno y el hombre que le dio el aval para que aspirara a la Presidencia.

La paz: motivo de guerra

El tema central de la intervención de Álvaro Uribe fue el acuerdo entre el Gobierno y las FARC para buscar el fin del conflicto. “Paguen la extorsión que después será peor, es la conminación de los terroristas de la FARC, que están de regreso a la Cordillera Central vallecaucana”, dijo el exmandatario antes de saludar al auditorio abarrotado por concejales, diputados, asambleístas, congresistas y miembros del partido, que interrumpían repetidamente con vivas y aplausos.

Aunque Uribe ha señalado en repetidas ocasiones que “lo quieren graduar de enemigo de la paz”, su intervención de este domingo fue un alegato contra el diálogo y sobre la forma como se está adelantando el proceso. “El discurso de la FARC, pronunciado desde la cómoda zona de despeje de Oslo, sin el calor tropical ni los mosquitos del Caguán, a algunos nos genera este tipo de reacciones: ¿Cuál es la necesidad de haberle devuelto semejante protagonismo mediático a un grupo terrorista?”, se preguntaba.

“¿Por qué aceptar el diálogo sin que el terrorismo cese sus actividades criminales? Mientras la noticia internacional es el diálogo, los colombianos sufren extorsión y explosivos. El terrorismo asesina soldados y aplica “operación pistola” para matar policías. La vida de los soldados y policías debe estimarse tanto como la de los civiles”, dijo, en medio de fuerte ovación.

Una vez finalizado su discurso, algunos repetían la misma frase: “la paz con impunidad es flor de un día”, oración lanzada por Uribe y que resume el grueso de la crítica que hizo durante su intervención.

¿Impunidad para quién? Preguntó el presidente Santos cuando fue su turno de dirigirse a la asamblea. “Aquí de lo que se trata es de Justicia transicional y no de impunidad”, aclaró Santos. Pero el fundador de 'La U' no dedicó muchos minutos a contradecir las opiniones de Uribe sino que contraatacó. "Durante cinco años estuvieron negociando en Cuba, y ahora dicen: ¿cómo es que andan negociando?", señaló el presidente en alusión al exmandatario y puso como evidencia a su actual negociador, Frank Pearl, quien habría sido testigo de esto.

"Él es testigo de que hizo lo imposible (…) hubo cuatro sitios a punto de ser escogidos para estas negociaciones y se pidió a Brasil que fuera intermediario. Hay cartas escritas en ese sentido, y sin ninguna precondición, como dejar el secuestro y el terrorismo para hablar", expuso el presidente.

El tema de la paz ha sido el motivo que más ha distanciado ideológicamente a los dos dirigentes y será también el objeto central de la pugna que mantengan en los meses venideros; y como muchos sectores han vaticinado, el éxito o el fracaso de los diálogos definirán la carrera política de las próximas elecciones.

El fin de una relación
 
Atrás quedaron los tiempos en los que el presidente Santos decía: "Uno tiene un mantra. Repite el mantra y si vienen otros pensamientos, uno los hace a un lado. Como disciplina mental, el mantra es no pelear con Uribe: 'no peleo con Uribe, no peleo con Uribe, no peleo con Uribe', entonces no me dejo provocar, porque no nos conviene ni al presidente Uribe, ni al Gobierno ni al país". Esto era a finales del 2011.

Un año después la pelea es peleando. Aunque el mandatario no nombra directamente a su antecesor, los vainazos y las puyas contra Uribe pasaron a convertirse desde este domingo, en golpes directos a su rival. “No vengo aquí a un pugilato. No vengo aquí como un rufián de esquina a demostrar que soy el que manda en el barrio”, dijo el presidente. El segundo golpe sería más fuerte: “Es una doble moral venir aquí a hacer votos de fe, a rasgarse la vestiduras mientras debajo del poncho se prepara un puñalada contra nuestra colectividad”.

El partido: En esta casa ya no caben los dos
 
“Los electores del partido están con Uribe y los directivos están con la eme de mermelada” le comentó a Semana.com durante la asamblea  el uribista y representante a la Cámara Miguel Gómez. “La base del partido es uribista y eso no lo puede negar nadie”, dice uno de los delegados llegado desde el Putumayo. “Si alguien se tiene que ir es Santos”, comenta un grupo de gente del Huila.

Pero mientras un importante grupo de delegados, concejales y diputados de la base de 'La U' consultados no dudaba en contestar que se sienten mucho más cercanos a Uribe que al presidente Santos, la mayoría de los representantes del partido en el Congreso reiteraba que ninguno de los dos deberá abandonar la colectividad.

“El presidente habló claro e hizo precisiones sobre diferentes temas de manera acertada, pero es positivo que haya este tipo de discusiones al interior del partido”, dijo la senadora Piedad Zucardi. Palabras similares a las del presidente del partido, Plinio Olano: “Este es un partido que respeta la diferencia, la doble visión sobre algunos temas, y que tiene claro que las opiniones diferentes nos invitan a crecer como partido”.

Sin embargo, y en contravía a este deseo, la reacción del senador Juan Carlos Vélez minutos después de conocer las palabras de Santos dejó en evidencia que esto no es posible. “Si él (Uribe) se va, nosotros nos vamos del partido”, dijo.

Varios de los asistentes a la asamblea compararon lo que está sucediendo al interior de la U con lo que sucede en un hogar: “Uribe es el padre y por eso el presidente debe escucharlo”, dice un concejal. Y agrega: "En los próximos meses, 'La U' sabrá si el padre decide abandonar la casa y hacer ‘rancho aparte’ o si por el contrario es el hijo quien se va del seno del hogar, pues por lo visto ambos ya no caben bajo el mismo techo".

Modelos incompatibles
 
“Algunos dicen que soy un cordero con piel de lobo y que estoy ejerciendo con otras políticas distintas a las que me eligieron. Eso es una falacia, yo he cumplido con el mandato que me dio la ‘U’ y con el que me dieron los colombianos”, dijo Santos en defensa de quienes al interior del partido lo critican por “traicionar” las políticas del exmandatario.

Era ese otro punto de no retorno entre Santos y Uribe, mientras las incompatibilidades se hacían más evidentes.

Por ejemplo, en el descuido de la seguridad. “De acuerdo con las fuentes militares, entre 2002 y 2010, la Farc se redujo de alrededor de 30.000 efectivos, entre encuadrillados y milicianos, a 6.800. De haber continuado la política de desmovilización, la organización criminal debería tener aproximadamente 2.000 integrantes, y no los 8.000 o 9.000 que (hoy) las mismas fuentes militares señalan”, aseguró el expresidente.

“El número uno de las FARC, out. El número dos de las FARC, out. 21 cabecillas de frentes en este año también out”, respondió Santos.

Y en cuanto a la inversión social, agua y aceite. “Nosotros tuvimos metas sociales más ambiciosas que no pudimos cumplir en su totalidad. Sin embargo, no puedo ocultar mi desconcierto ante el hecho de que este Gobierno, con mejores condiciones fiscales y financieras, sin aquellas crisis, no reduzca la pobreza y no expanda la clase media, a velocidades mayores”, cuestionó Uribe.

"En lo que llevamos de este año los ingresos de los hogares y de las personas de los más bajos estratos ha aumentando en un 20 por ciento. Los ingresos de los más pudientes han aumentado entre enero y agosto 3 por ciento", replicó Santos.

Sobre el gasto del Estado. "Hay que escoger entre el Estado Social, léase Estado de Bienestar, o el Estado derrochón. En algunos aspectos el espejo de Europa es claro: en nombre del bienestar arribaron al derroche, que ya pone en entredicho la sostenibilidad del bienestar", criticó Uribe

Ante esto Santos dijo: "Algunos nos dicen que el Gobierno es derrochón. Derrochón cuando estamos bajando el déficit y rompimos el récord de inversión extranjera el año pasado y vamos mejorando la cifra de este".

Elecciones 2014
 
Las elecciones del 2014 son ahora el gran objetivo que hay detrás de esta disputa. En caso de que el presidente decida buscar la reelección, deberá, como lo está buscando, tomar las riendas de la ‘U’, movimiento que lo avaló en su primera candidatura y cerrarle los espacios a Uribe quien, ya se sabe, será su principal opositor en esos comicios.

Por su parte, todo indica que el exmandatario proseguirá en su tarea de buscar encabezar una lista al Senado, proyecto que es impulsado por un importante grupo de sus seguidores.

Es ahí, en esa arena, donde se librará un duelo que ya es inocultable. Un duelo en que no solo estará en juego el poder sino mucho más, comenzando por el modelo de país que no pocos colombianos considerarán como el más apropiado en los tiempos decisivos por venir. Como se sabía, Santos y Uribe están en esquinas opuestas, solo que este domingo sonó la campana.
PUBLICIDAD
Publicidad
artículos relacionados

NACIÓN

Congresistas de 'La U' aseguran que llegó la hora de decidir entre Uribe y Santos

Los legisladores coinciden en afirmar que existe una división en el partido de 'La U' entre las bases y los congresistas, y las tesis del expresidente Álvaro Uribe y el presidente Juan Manuel Santos. Así quedó el pulso.

POLÍTICA

Lo que la patria necesita es debate de ideas: respuesta de Uribe a Santos

En las declaraciones el expresidente Álvaro Uribe afirmó que su discurso buscaba hacer una reflexión sobre la situación del país y el proceso de paz.

POLÍTICA

"El Gobierno anterior hizo lo imposible por conversar con las FARC": Santos

En un discurso con frases fuertes, que concluyó la Asamblea de La U, el jefe de Estado respondió las críticas de sus contradictores, entre ellos a Álvaro Uribe. Aseguró que el proceso de paz no traerá impunidad y confirmó que previo a su mandato hubo conversaciones con la guerrilla.

POLÍTICA

"Paz con impunidad es flor de un día": Uribe

Durante la Asamblea Nacional del partido de La U, el exmandatario Álvaro Uribe lanzó duros dardos contra las políticas del presidente Santos. Criticó el proceso de paz, y señaló supuestas relaciones entre Chávez, las FARC y la Marcha Patriótica.

POLÍTICA

'La U': más allá de Uribe y Santos

La Asamblea Nacional de este domingo será el escenario que reúna a Santos y a Uribe. Y aunque el morbo está en saber si sus miradas se cruzarán, el evento será un termómetro para saber cuánto les ha afectado la disputa de sus dos máximas figuras.

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad