Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/17/2011 12:00:00 AM

Santos y Venezuela, otra preocupación para los conservadores

Aunque el Partido Conservador le ratificará su respaldo a Juan Manuel Santos, expondrá algunas inquietudes sobre su gobierno. Un sector cuestionará los resultados del giro en la relación con el gobierno de Hugo Chávez.

Hace seis meses, una de las primeras decisiones de Juan Manuel Santos fue recomponer las relaciones con Venezuela, rotas desde que su antecesor, Álvaro Uribe, denunció en el pleno de la Unasur pruebas de la presencia de cabecillas de la guerrilla en el vecino país.

Aunque ese giro en la relación bilateral fue respaldada casi que por unanimidad por sectores políticos y económicos, hubo una frase que a un sector del conservatismo le preocupa: que Chávez sea, en palabras de Santos, “el nuevo mejor amigo”.

Para un sector del Partido Conservador, más afín a las tesis uribistas, causa preocupación la cercanía con Chávez, y cuestionan que seis meses de buenas relaciones no han producido resultados. Y esa será una de las observaciones que le tendrán a Santos este jueves cuando el jefe del Estado asista al foro ideológico que los conservadores adelantan, desde la noche de este miércoles, en Villa de Leyva (Boyacá).

Sin embargo, el presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar, es más moderado. Dice que las relaciones exteriores son tema exclusivo del Presidente de la República y que la frase del nuevo mejor amigo ha sido matizada por el propio Santos.

“Eso fue una hipérbole, un recurso para expresar que nos necesitamos y que nuestros pueblos nos necesitan. Tenemos diferencias muy profundas, pero nos las respetamos y hemos venido construyendo confianza. Hasta ahora, tengo que decir que el presidente Chávez ha cumplido y me siento muy satisfecho”, dijo Santos en la entrevista con la revista SEMANA y a esas declaraciones hizo referencia Salazar.

Pero el propio jefe de los conservadores asegura que es el momento de evaluar algunos de los compromisos que Chávez suscribió en agosto de 2010 con el recién posesionado presidente Santos: primero, no resguardar a los insurgentes; segundo, pagar la deuda a los empresarios colombianos. “De momento, nada se ha cumplido”, dice Salazar al advertir que el Partido Conservador “confía plenamente en Santos, pero no en Hugo Chávez”.

En el discurso de instalación del foro ideológico, Salazar expresó la preocupación de los conservadores hacia Venezuela: “somos hijos del mismo padre, Bolívar nuestro inspirador; estamos unidos por lazos de sangre; nuestros destinos son comunes; lo que allá sucede repercute entre nosotros, si Venezuela sufre, padecemos nosotros, como si nos ocurriera en nuestro propio cuerpo. Así como deseamos lo mejor para Colombia, anhelamos la mejor suerte para Venezuela y las demás naciones latinoamericanas. Sabemos que la democracia es todavía débil en nuestro continente y está expuesta a peligros como viene sucediendo en Venezuela”.

En la mañana de este jueves se espera que uno de los que pronuncie estas preocupaciones sea el exministro Andrés Felipe Arias, precisamente el exprecandidato conservador que primero se puso la camiseta de Santos.

Y se producirá un día después que los ministros de relaciones exteriores de ambos países acordaron una nueva cumbre de mandatarios para la segunda semana de marzo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.