Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/07/10 00:00

Se destapan los candidatos a la Fiscalía

Los tres aspirantes se presentaron en una audiencia pública ante la Corte Suprema de Justicia que los entrevistó para evaluar sus capacidades. Esto fue lo que dijeron.

En orden de izquierda a derecha, Virginia Uribe, Juan Ángel Palacio y Camilo Ospina.

En la medida que avanza el proceso para elegir al próximo Fiscal General de la Nación, el debate se calienta. Este jueves, los postulados por el gobierno acudieron a la audiencia pública en la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, donde respondieron a las preguntas de los magistrados quienes definirán cuál de ellos será el sucesor de Mario Iguarán.

El ex ministro de defensa Camilo Ospina, el ex consejero de estado, Juan Ángel Palacio y la ex asesora del Ministerio de Transportes, María Virginia Uribe, postulados por el Presidente de la República, expusieron sus hojas de vida y respondieron cinco preguntas que les formularon los magistrados de la Corte, sobre los retos de la justicia y su motivación para aspirar a dirigir una de las instituciones más importantes de la Rama Judicial.

Ospina, quien fue el más claro en sus respuestas, se destacó por ser un conocedor de los temas urgentes de la justicia en Colombia. Hizo una presentación exhaustiva de su hoja de vida destacando su experiencia en el campo del litigio y en la participación en la creación de leyes como la de Justicia y Paz, que enmarcó la desmovilización de las AUC.

Expuso su punto de vista sobre cuáles son los retos de la justicia entre los que mencionó: combatir el crimen organizado alrededor del narcotráfico y los grupos ilegales; la corrupción en el Estado y el delito callejero. Advirtió que si en este tiempo, al que denominó “segunda etapa de violencia”, no se lograba la aplicación de verdad, justicia y reparación, el país podría sufrir una tercera etapa de violencia.

“Si no colaboran con la verdad y la justa reparación de las víctimas, no dudaré en retirarlos de Justicia y Paz”, dijo Ospina refiriéndose a los paramilitares desmovilizados que se acogieron a los beneficios de esa Ley.

Por su parte, en un tono más jurídico (y a veces incomprensible para el ciudadano del común) habló el segundo de los llamados a la Corte: el ex consejero de Estado Palacio. Presentó en detalle cuál ha sido su experiencia en el servicio público, enumeró sus publicaciones académicas y sus reconocimientos por su desempeño en el derecho procesal y administrativo.

Dijo que el Estado tenía como fin lograr “la paz social”, y desde ese punto de vista argumentó cuáles deben ser las funciones del Fiscal. Uno de los puntos a favor fue que dijo que “el Fiscal no era del gobierno nacional ni de la Corte, sino del país”. Por el contrario Ospina no mencionó la independencia, sino sólo cuando fue preguntado por ese tema.

Además, Palacio enfatizó en que la Fiscalía no debía sobresalir por la espectacularidad de sus decisiones, sino por la excelencia de sus investigaciones, y advirtió que si es nombrado Fiscal no actuará buscando el reconocimiento de la prensa, ni por su presión.
Aunque reconoció que la Ley de Justicia y Paz contiene mecanismos para garantizar la justicia y la verdad, “no hay un desarrollo exacto de esas figuras y estamos pendientes de los resultados”.

Finalmente dijo que había que restarle burocracia a la Fiscalía, disminuir el gasto y capacitar a la Policía Judicial, encargada de recopilar la pruebas para sustentar los procesos. “Si no tenemos investigadores sino burocracia no tendremos administración de justicia”.

La presentación más deficiente la hizo la abogada Uribe. Empezó contando que su padre fue quien le enseño a investigar. Que  le regaló un diccionario en el que le escribió:  “Investigue siempre”. También mencionó la influencia de su esposo en la formación de su criterio para respetar las opiniones de los demás. Defendió la claridad como uno de los principios en la redacción de conceptos y documentos, “porque eso es colaborar con la Justicia”.

Sobre la improvisación de su presentación, lo más preocupante fue su desconocimiento de las funciones de la Fiscalía y de los fines del derecho penal. Una de las respuestas con la que sorprendió –a algunos les recordó una respuesta de candidata de belleza en concurso- fue la que dio cuando le preguntaron por la opinión que le merecía el informe del Relator de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales Philip Alston, quien estuvo recientemente en Colombia. Ese informe dice que no hay pruebas suficientes para decir que todas las personas muertas por las Fuerzas Militares eran guerrilleros.

Al respecto Virginia Uribe dijo: “yo creo que son duros los informes sobre nosotros (de organismos internacionales), porque en Colombia los buenos somos más”.

Las cinco preguntas clave de la Corte

Tras las presentaciones de cada uno de los aspirantes, la Corte procedió a hacerles una entrevista. Las preguntas que hizo la Corte revelaron cuales son las preocupaciones más importantes de este Alto Tribunal presidido por el Magistrado Augusto Ibañez: los derechos humanos y la independencia de los poderes del Estado. Así mismo las respuestas revelaron la aptitud y el perfil de los ternados para ejercer tan importante cargo.

Los cinco puntos por los cuáles indagó la Corte fueron:

1-¿Cree que el sistema penal acusatorio colapsó?, ¿cuál es su propuesta para descongestionar los procesos represados del código penal anterior?

Los tres ternados concluyeron que era muy importante fortalecer la capacidad investigativa de la Fiscalía y la adecuación de recursos técnicos.

Coincidieron en que el sistema penal acusatorio aún está muy joven (que ahora es oral), que no ha colapsado, pero que el personal de la Fiscalía necesita capacitarse más en su ejercicio investigativo.

Ospina y Palacio mencionaron que para agilizar los procesos de la justicia era necesario acudir a los acuerdos de negociación, conciliación y principio de oportunidad.

El único que hizo una propuesta concreta para agilizar los procesos represados, que siguen en el sistema penal anterior, fue Palacio. Dijo que la Fiscalía debía crear un equipo especializado y diseñar una estrategia de choque para atender esos procesos.

2-¿Cuál es su opinión sobre la carrera judicial?

En este punto, los aspirantes a Fiscal también coincidieron en la importancia de la profesionalización de los integrantes de la Rama Judicial. La abogada Uribe insistió en que era necesaria la capacitación de los funcionarios. Palacio advirtió que además de la capacitación era necesario exigirles resultados a los funcionarios de la Justicia. Señaló la importancia de crear un equipo dedicado a la investigación de la corrupción administrativa del Estado.

3-Dado que su vinculación con el derecho no es penal, ¿cómo brindará garantías para el ejercicio de su función en la Fiscalía?

Ospina: Argumentó que su experiencia en el litigio le daba las cualidades necesarias para aspirar al cargo. Dijo que tal vez necesitaría estudio y asesoría en acerca derecho penal, pero que lo más importante para un Fiscal era el trabajo de investigación y la consecución de las pruebas.

Palacio: resaltó que era un experto procesalista. “Manejo la teoría de la prueba y del proceso, lo cual me habilita para cumplir con las funciones que requiere el cargo”.

Uribe: Dijo que era disciplinada para estudiar. “Si todo no lo sé, tengo el criterio para manejarlo”, dijo.

4-¿Qué opinión tiene del informe de Phillip Alston el relator de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales, quien vino hace unos días al país?

Ospina: Dijo que este era muestra de que Colombia respetaba los acuerdos internacionales. Pero recalcó que la investigación y judicialización de los procesos debía hacerse en Colombia “no por obligación sino por conciencia”.

Palacio: Dijo que aunque la visita de esos organismos internacionales son cortas, son dicientes. “Me merecen la mejor opinión”, dijo respecto de los del informe y comentarios de Alston.

Uribe: Dijo que respetaba esos informes sobre Colombia, pero que eran muy duros con el país, “y aquí los buenos somos más”.

5- ¿Cómo puede usted garantizar independencia en su función?

Ospina: Argumentó que aunque trabajó en el gobierno, su compromiso era con las instituciones y la Constitución.

Palacio: Dijo que “el Fiscal no es del gobierno, sino del país”. Destacó su experiencia como juez, al margen del ejecutivo.

Uribe: “Mi experiencia no ha sido en el campo político, sino en el profesional”, dijo.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.