Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/19/2012 12:00:00 AM

Senadores que avalaron ascenso de Santoyo se lavan las manos

Congresistas que aprobaron el ascenso responsabilizaron al presidente Álvaro Uribe; al entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y al exdirector de la Policía, general Óscar Naranjo, a la vez que sugirieron reformas al sistema de ascensos.

El 27 de noviembre del 2007 la Comisión Segunda del Senado le dio la bendición al entonces coronel de la Policía Mauricio Santoyo para convertirse en general de la República.
 
Una 'bendición' aprobada por ocho senadores que desatendieron la investigación disciplinaria que Santoyo tenía pendiente, pues la Procuraduría lo había sancionado en el 2003 por haber ordenado presuntamente 1.499 chuzadas a activistas de la ONG Asfades en Antioquia entre 1997 y 1999, época en la que se desempeñaba como director del Gaula de la Policía en ese departamento.
 
Sin embargo, la decisión disciplinaria fue revocada por el Consejo de Estado por vencimiento de términos.
 
Con esos antecedentes, la hoja de vida de Santoyo llegó al Congreso de la República junto con las de otros candidatos a obtener su ascenso a general.
 
En el año 2007, el entonces coronel Santoyo se desempeñaba como jefe de seguridad del presidente Álvaro Uribe, circunstancia que en buena medida condicionó el debate sobre su ascenso.
 
Cuatro senadores se opusieron a calificar a Santoyo. Fueron los congresistas liberales Cecilia López y Juan Manuel Galán, quienes tramitaron la ponencia negativa para su ascenso. Los liberales, que en ese entonces lideraban la oposición al gobierno de Álvaro Uribe, advertían que la investigación contra Santoyo estaba "abierta e inconclusa".
 
Los argumentos de los liberales fueron respaldados solo por los congresistas independientes Alexandra Moreno Piraquive (MIRA) y Jesús Piñacué (ASI), pero fueron derrotados ampliamente por la coalición política que respaldaba al gobierno Uribe.
 
Dos días antes de la decisión del parlamento, el presidente Álvaro Uribe firmó el ascenso de Santoyo, la cual se aprobó en el Senado gracias al voto de ocho senadores de los llamados uribistas. Fueron ellos los conservadores Carlos Emiro Barriga, Luis Humberto Gómez Gallo y Manuel Ramiro Velásquez; Jairo Clopatofsky, Adriana Gutiérrez, Marta Lucía Ramírez y Manuel Enríquez Rosero (la U); y Ricardo Ariel Elcure (Colombia Viva)

Según Alexandra Moreno Piraquive, fueron  Martha Lucía Ramírez (en ese entonces de La U) y Manuel Enríquez Rosero quienes presentaron la ponencia para avalar el ascenso de Santoyo.
 
Ramírez dice que la Dirección General de la Policía Nacional, a cargo del General Óscar Naranjo, presentó, entre otros, al coronel Santoyo como candidato seleccionado para ascenso al rango de general, certificado por el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.
 
La exsenadora recordó que "jamás conocí informe alguno de Contrainteligencia de la Policía Nacional ni de ninguna entidad de seguridad que señalara duda alguna sobre los antecedentes o cualquier eventual cercanía a grupos ilegales del coronel Santoyo. Ni los expresidentes ni los exministros Defensa pueden responder por información de inteligencia que Dirección Policía no haya suministrado, o acusaciones que se desconozcan".

El senador Manuel Enríquez Rosero (la U) fue otro de los que respaldaron el ascenso a general de Santoyo. Recuerda que como ponente tuvo que entrevistarse con Santoyo y su abogado y revisó el expediente que reposaba en la Procuraduría, en ese entonces a cargo de Edgardo Maya Villazón, quien le había formulado cuatro cargos y posteriormente decidió su sanción.

Según Enríquez, en ese entonces la decisión estaba revocada por el Consejo de Estado, por lo que no había impedimento jurídico para oponerse al ascenso. "Nosotros no teníamos ningún sustento jurídico para oponernos (…) quienes tienen la responsabilidad son los comandantes, el ministro de Defensa y el propio presidente de la República", y de haberlo hecho, dice el senador, "Santoyo habría podido demandar al Estado por la decisión del Senado".

Enríquez dice que el sistema de ascensos debe ser reformado, pues asegura que el procedimiento es un simple trámite y el Senado "carece de elementos de juicios para decidir sobre las postulaciones de los máximos comandantes de la fuerza pública".
 
Actualmente el Senado sólo está facultado para revisar las hojas de vida y entrevistarse con los candidatos. Pero el proceso no deja de ser un trámite.

El día en que Santoyo fue ascendido

En el 2007 el debate sobre el ascenso de Santoyo había estado determinado por el cargo que desempeñaba, al ser el jefe de la seguridad del presidente Álvaro Uribe.

Semana.com consultó las actas del debate que se selló con ocho votos a favor del ascenso del oficial y cuatro en contra (los senadores Cecilia López, Alexandra Moreno, Juan Manuel Galán y Jesús Piñacué).

La discusión, como estaba previsto, se centró en la sanción de destitución que la Procuraduría impuso contra Santoyo por el caso delas 'chuzadas' ilegales a ONG de Medellín cuando él fue jefe del Gaula.

Las mayorías de la Comisión aceptaron las explicaciones que Santoyo dio sobre su caso: que no tenía manejo directo sobre las interceptaciones; que la decisión de la Procuraduría va en contravía de la tomada por la Fiscalía por el mismo caso (preclusión) y que se desconoció su derecho a la defensa.

Este último argumento fue el que le dio pie al Consejo de Estado para ordenar la suspensión de la destitución mientras se resuelve un recurso interpuesto por el coronel Santoyo.

La senadora Martha Lucía Ramírez aseguró en el debate que "la preocupación por el proceso disciplinario fue despejada en el Consejo de Estado. Mientras no se diga otra cosa, la sanción queda sin efecto". E insinuó que le parecía extraño que las acusaciones contra el coronel surgieran cuando asumió como jefe de seguridad del presidente Uribe.

El senador Juan Manuel Galán, que votó en contra, sostuvo que una persona investigada por faltas graves no puede ser ascendida hasta tanto concluyan los procesos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.