Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/24/2012 12:00:00 AM

"Sorprendidos e inquietos" quedaron los conservadores con la salida de Echeverry

El primer relevo en el gabinete sorprendió al Partido Conservador. Con la salida de Juan Carlos Echeverry ven reducida su representación. Los 'godos' han pasado de tener cinco carteras a dos. Una disminución que los pone a pensar sobre su papel en la Unidad Nacional.

El relevo en el ministerio de Hacienda, pero sobre todo, la salida del gobierno de Juan Carlos Echeverry, no estaba en las cuantas de nadie, ni siquiera entre los ‘gabinetólogos’ que por estos días de “crisis ministerial” han incrementado su trabajo. Y menos aún al interior de las filas del Partido Conservador, el segundo partido político (según su representación en el Congreso) de la coalición de la Unidad Nacional.
 
Efraín Cepeda, presidente del Partido Conservador, se lo admitió a SEMANA al confesar que el primer movimiento del gabinete “fue supremamente sorpresivo. Nada sabíamos”.
 
En principio, el estupor por el primer relevo que se produce en esta “crisis ministerial” se concentra en el nombre de Echeverry. Porque como lo dice el expresidente del Partido Conservador, el senador José Darío Salazar, “Echeverry era una de las estrellas del gabinete” y parecía uno de los intocables en la alineación titular del presidente Santos para el segundo tiempo de su gobierno. Dice Salazar que si había carteras “sólidas y exitosas” eran precisamente las de Hacienda y Minas, por eso tanta sorpresa.
 
SEMANA conoció que fue el mismo Echeverry quien pidió su salida del gobierno. Y que así se lo hizo saber a la dirigencia conservadora luego de producirse el relevo.
 
Cepeda, además confiesa que cuando supo que el presidente Santos pidió la “renuncia protocolaria” de todos los ministros, “se entendía que los inminentes relevos iniciarían por algunas carteras con dificultades”. Los conservadores, los primeros que hablaron de “crisis ministerial” (el pasado 20 de julio y minutos antes de la instalación de la tercera legislatura), habían sugerido relevos en las carteras de Salud y Educación.
 
Pero así como la salida de Echeverry generó sorpresa, también la motivó el nombramiento de Mauricio Cárdenas Santamaría como nuevo timonel de la economía. Sobre todo, por el vacío que genera su salida del ministerio de Minas y Energía, la cartera que conduce la más fuerte locomotora del actual gobierno.
 
Porque para Salazar, el ministro Cárdenas “asegura la continuidad” de las “exitosas políticas” que se han adelantado desde la cartera de Hacienda, pero la inquietud se genera en qué va a pasar con la cartera de Minas, donde Salazar, respetando la autonomía del mandatario, sugiere que se nombre a una persona “con las mismas calidades” que Cárdenas Santamaría.
 
Entre las características del nuevo ministro de Hacienda está su condición de miembro activo del Partido Conservador. La “esperanza” del presidente de esa colectividad es que la cartera de Minas y Energía se mantenga como ‘cuota azul’.
 
Efraín Cepeda recuerda que los conservadores han pasado de tener cinco ministerios a los tres que mantenían hasta la actual “crisis ministerial”. La representación azul en el gabinete ha disminuido. En el 2010 partieron con los ministerios de Hacienda (con Juan Carlos Echeverry), Agricultura (Juan Camilo Restrepo), Minas (con Carlos Rodado Noriega) y Vivienda (Beatriz Londoño). En el gobierno Uribe el mayor fortín conservador había sido el ministerio del Interior. Hoy, de momento solo quedan con Hacienda y Agricultura.
 
Los rumores y versiones que indican que el actual ministro del Interior reemplazaría a Cárdenas Santamaría, han aumentado la inquietud de los conservadores, pues Federico Renjifo representa más al Partido de La U. Si esos rumores se convierten en anunció del presidente Santos, los conservadores perderían la cartera de Minas y Energía.
 
“Nuestra representación no debe ser disminuida, hemos sido leales al gobierno del presidente Santos. No solo desde el Congreso de la República, en donde nuestras bancadas en Senado y Cámara han actuado de forma disciplinada y decidida para apoyar las iniciativas legislativas, sino que siempre ha respaldado las políticas que desde el Ejecutivo han sido implementadas en distintos frentes, en el propósito de buscar el bienestar de la Nación”, dice Efraín Cepeda.
 
Aunque en el Partido Conservador, según el propio Cepeda, “nunca ha sido debatida la posibilidad de retirar dicho apoyo al gobierno nacional”, el ambiente que se percibe al interior de la colectividad puede ser otro.
 
Si al término de esta “crisis ministerial” y los ajustes en el gabinete supone una reducción de ‘ministerios conservadores’, el partido puede estar interrogándose sobre su papel en la Unidad Nacional del presidente Santos. “Tenemos los merecimientos para mínimo tener tres ministerios del gabinete”, insiste Cepeda.
 
El vocero del Partido Conservador en la Cámara de Representantes, Alfredo Bocanegra, va más allá al confesar las inquietudes que hay al interior de la colectividad. Dice que “ojalá” los relevos ministeriales “no se conviertan en un ejercicio de ‘ascensorismo presidencial’, para bajar número de ministros conservadores, subir agitadores liberales y verdes y dejar tecnócratas como conservadores”.
 
La decisión del presidente Santos de aceptarle la renuncia a Miguel Peñaloza, abre la cartera de Transporte para las “esperanzas” de los conservadores, una cartera que ha sido cuota del Partido de La U en el actual gobierno. Pero también el eventual relevo en el ministerio del Interior genera la mayor controversia política. Los conservadores aseguran tener personas con la “capacidad política” para asumir esa cartera, que también está siendo fuertemente reclamada por los liberales.
 
Ha sido el jefe único del Liberalismo, Simón Gaviria, el primero en promover algunos nombres de figuras de su partido, por el ejemplo los de Horacio Serpa y Alfonso Gómez Méndez, quienes entre otras tienen características para asumir los retos del llamado ministerio de la política. Ambos fueron congresistas y en el Caso de Serpa ya sabe lo que es batirse en el Congreso.
 
Según los rumores que ha generado esta “crisis ministerial” se asegura que los futuros e inmediatos nombramientos del presidente Santos no obedecerían a la dinámica de las pretensiones de los partidos políticos. Pero ese tipo de decisiones no está exenta a que sean interpretadas dentro de la natural dinámica política.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.