Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/26/2011 12:00:00 AM

Un pasado que no perdona (III)

Tanto Kiko Gómez como Bladimiro Cuello, los candidatos a la Gobernación, son blanco de señalamientos y denuncias que tratan de vincularlos con la ilegalidad. Pruebas concretas, no existen. Y en algunos casos, las evidencias son montaje.

La actual campaña política por la Gobernación de La Guajira ha sido muy tensa. Y de lado y lado, los rumores y las denuncias han sido el pan de cada día, más que los proyectos para un departamento que por ser minero, es uno de los que más regalías recibe, pero a la vez uno de los más desiguales y donde las necesidades básicas, en muchos casos, siguen estando insatisfechas.

Kiko Gómez aparece poco en la plaza pública. Bladimiro trata de aprovechar la ausencia, en las zonas urbanas. La prensa del Caribe prefiere ocuparse de otros departamentos y no de La Guajira. ¿Y los debates? Los debates allá no existen.

Bladimiro Cuello nació en Distracción en 1961. Médico cirujano de la Universidad Metropolitana de Barranquilla, fue diputado de la asamblea del departamento y en el 2002 se lanzó al Senado como segundo renglón de William Montes, y ocupó curul hasta el 2006. Ese año pasó a la Cámara de Representantes, siempre dentro de la disciplina del Partido Conservador.

A La Guajira le ofrece empleo digno, pero eliminando la dependencia burocrática como “gran empleador”. Educación de calidad, al trazarse como meta eliminar la tasa de analfabetismo que se eleva a 100.000 habitantes; satisfacer las necesidades de salud y vivienda; seguridad en un departamento amenazado por bandas criminales, y condiciones para la explotación de recursos naturales.

Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez Cerchar, se hizo en su pueblo, Barrancas; allí fue dos veces alcalde y ha sido determinante en la elección de los últimos dos. Barrancas es un pueblo de los que más reciben regalías en el país, aunque en algunos de sus barrios el agua aún sigue siendo un privilegio de una o dos veces a la semana.

Lo que sí existe es la llamada guerra sucia. De las pocas veces que Kiko ha hablado lo ha hecho para acusar a su contendor, a quien señala de estar financiado con recursos de la Gobernación y de algunas alcaldías. Pero pruebas contundentes no las hay.

De Bladimiro Cuello también han dicho que tiene nexos con los ilegales. Una denuncia llegó a finales de agosto para que el Consejo Nacional Electoral (CNE) le retirara el aval del Partido Conservador.

La denuncia, presuntamente, había sido interpuesta por el odontólogo Robert del Cristo Mogollón Pinilla, identificado con la cédula 92.551.838 de Corozal (Sucre). Por escrito, supuestamente, denunciaba a Bladimiro, de haber “inscrito su candidatura estando investigado por la Corte Suprema de Justicia por su vinculación a grupos armados ilegales (paramilitarismo y narcotráfico)…”

El CNE pidió al odontólogo ampliar su testimonio y por eso le dirigió un escrito a la dirección desde donde se había remitido la denuncia. El cartero de Corozal conocía a Robert del Cristo Mogollón y comprobó que la dirección de la casa no correspondía, así que se la dirigió al verdadero domicilio. Así fue como el odontólogo, que además es concejal de Corozal, se dio cuenta de que había sido suplantado para hacer esa denuncia.

El CNE se percató de tal anomalía y mantuvo vigente el aval a Bladimiro, quien fue fórmula a la Cámara del entonces senador William Montes en el 2006, uno de los que suscribió el pacto de Ralito, pero que fue absuelto por un juzgado especializado de Bogotá.

Mientras de Kiko Gómez, en las calles, se dicen muchas cosas. Pruebas tampoco hay. Lo único que ha aparecido en su contra provino de la información que el Gobierno les entregó a los partidos políticos para establecer las inhabilidades de los candidatos.
En los datos entregados por el Gobierno, sobre Kiko Gómez hay dos anotaciones. Se trata de dos investigaciones penales que adelanta la Fiscalía.

La primera es por concierto para delinquir, tiene el radicado 296 y es adelantada por el fiscal 25 de la Dirección Nacional de Fiscalías, con sede en Bogotá.

La segunda tiene el radicado 29407, dice que está en “etapa de instrucción”, la adelanta el fiscal 1 de la seccional de Riohacha, y corresponde a la “presunta comisión” del delito de reculado por apropiación.

Con esa información, el director único de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, pidió en septiembre al CNE revocarle el aval a Kiko, con el argumento de “conveniencia política”. El organismo electoral determinó que la decisión de no otorgar el aval era competencia del partido, pero después del 30 de agosto ya no era el momento para hacerlo.

Kiko Gómez siguió en contienda. Su publicidad no tiene los colores institucionales de Cambio Radical, pero sí lleva, muy pequeño, el logo del partido.

Carlos Galán le aclaró a Semana.com que “desde el momento en que el partido pidió al CNE revoca la inscripción, quedó claro que Cambio Radical le retiró el respaldo político”.
 
(Continúa... Ver: "La Extraña campaña")
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.