Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/14/2010 12:00:00 AM

“Una gran coalición es la única forma de derrotar a las Farc”: Arias

El ex precandidato seguirá en el Partido Conservador pese a que vaticina una derrota si no hace una gran coalición antes de la primera vuelta: “es un Titanic rumbo a un témpano de hielo”.

Andrés Felipe Arias agitó aún más el congreso del Partido Conservador, a horas de la convención de su partido. Admitió sus intenciones de hacerse presente, pero no para proclamar a Noemí Sanín como candidata. Quiso dar un debate sobre la necesidad de que el conservatismo deje a un lado su vocación de poder, a cambio de mantenerse en una gran coalición para reelegir la seguridad democrática.

Sin embargo, esas intenciones -dijo Arias- fueron “silenciadas a sombrerazos”, porque reveló que desde la dirección del partido le comunicaron que en el congreso “no podía debatir”.

A pesar de eso, el ex precandidato dijo que seguirá en el Partido Conservador, mas no ocultó que las intenciones del partido, de  ir en solitario por la Presidencia, tienen fraccionada a la colectividad. Arias vaticinó una derrota azul, si no se unen con otros partidos: “El partido es como un Titanic, pero voy a estar en ese buque hasta que se estrelle contra el témpano de hielo”.

Coalición, antes de la primera vuelta

Arias tenía preparado un discurso con el que asume la vocería de una de las dos corrientes del partido: la que considera que el conservatismo debe seguir siendo parte de una coalición pluripartidsta que defiende las políticas del actual gobierno.

Pero más allá de la dinámica electoral, Arias insistió en el debate que, a su juicio, debe llevar al Partido Conservador a respaldar la coalición “que en ocho años le dio gobernabilidad a las tesis del orden y la seguridad democrática, y empezó a derrotar a las Farc, al terrorismo y al socialismo del siglo XXI que viene de Venezuela”.

A instancias del programa 6 AM de caracol Radio, el ex ministro insistió que esa “gran coalición” es la única garantía para que la seguridad democrática resulta reelecta. Porque aseguró que "las Farc y el terrorismo están esperando el 7 de agosto para la arremetida”.

“Entre más nos demoremos para hacer esa coalición, menos probabilidades tenemos de llevarla a la victoria”, señaló Arias al insistir que esta unión de partidos debe hacerse antes de la primera vuelta.

Según el ex ministro, "la propuesta académica" -como calificó al fenómeno del Partido Verde- va creciendo, y eso lo señalan las encuestas. Pero aseguró que en el proyecto que lidera Antanas Mockus “no se siente firmeza para derrotar el terrorismo”.

Arias también dejó entrever que la coalición debe estar con Juan Manuel Santos y Germán Vargas Lleras, a quien calificó como un dirigente sin ambigüedades en temas de seguridad y lucha contra el terrorismo.

La cuestión parece ser quién lidere esa coalición. Y Arias advierte que las encuestas ubican a Juan Manuel Santos como el primero, pero dijo que las directivas de los partidos son los que deben encontrar fórmulas para definir al orientador de la propuesta.

Los postulados de Arias están consignados en una carta que envió al Partido Conservador, y que algunos de los dirigentes que respaldaron su precandidatura podrían poner en debate en el Congreso del partido, en la tarde de este miércoles.

Pero lo cierto es que chocará con la otra corriente del partido, quizás mayoritaria, que reclama asumir de forma directa las riendas del Estado. Esa corriente nunca ha cerrado las puertas a la coalición, como lo dijo el director del partido, Fernando Araújo, en entrevista con Semana.com, aunque aclaró que no se ha contemplado antes de la primera vuelta, como es el deseo de Arias.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.