Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/02/10 00:00

Una historia que va de coalición en coalición

Una historia que va de coalición en coalición

El Polo Democrático Alternativo (PDA) es la unión de varias fuerzas políticas de izquierda que poco a poco se han constituido en el único partido de izquierda colombiano. A la vez, cada una de estas coaliciones tiene su historia particular. La última fusión que consolidó este partido fue en 2005 cuando el Polo Democrático Independiente (PDI) se unió con el movimiento Alianza Democrática.

El PDI fue el resultado de una coalición entre varios movimientos entre los cuales estaban la Alianza Nacional Popular (Anapo), fundada por el general Rojas Pinilla y cuya dirección después heredó el actual alcalde Samuel Moreno Rojas; Vía Alterna, organizado por los ex militantes del M-19 Gustavo Petro y Antonio Navarro; y el Movimiento Frente de Esperanza, encabezado por el líder sindical Jesús Bernal Amorocho.

En 2003 los movimientos de izquierda buscaron integrar una coalición para apoyar la candidatura de Luis Eduardo Garzón a la Alcaldía y constituyeron jurídicamente el PDI.

No obstante, la Alianza Democrática (AD) liderada por el ex magistrado de la Corte Constitucional, Carlos Gaviria Díaz no estuvo de acuerdo con la forma como se integró la coalición y se produjo una escisión. La AD considerada por algunos analistas como ‘el bloque histórico de la izquierda’ debido a sus posturas radicales, estaba integrada por los movimientos Frente Social y Político (FSP), el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), Unidad Democrática, Movimiento Ciudadano, Autoridades Indígenas de Colombia y Opción Siete.

Pese a la disidencia, el PDI logró ganar con Lucho Garzón, la Alcaldía de Bogotá, considerado el segundo cargo más importante del país. También obtuvo 268 concejales, 16 alcaldes, 10 diputados y las gobernaciones de Valle y Nariño (en compañía del movimiento Convergencia Popular Cívica) y se consolidó en una opción electoral de peso, pues hasta ese momento ningún partido de izquierda había logrado tales resultados.

En 2005, el clima de polarización surgido por la aspiración a la reelección del Presidente Álvaro Uribe y la reforma política de 2003, que exigió que los movimientos más pequeños se aliaran para poder sobrevivir legalmente, motivaron la unidad del PDI y la AD.

Casi al tiempo se unieron movimientos políticos independientes, entre los que estaba el ex alcalde de Bucaramanga Iván Moreno, quien a pesar de ser hermano de Samuel no militaba en su movimiento. “Esta fue la tercera pata. De ahí salió el Polo Democrático Alternativo”, recuerda el congresista de este Partido, Parmenio Cuéllar.

Para las elecciones presidenciales de 2006 fue elegido Carlos Gaviria Díaz como candidato a la presidencia, tras una consulta en la que también estuvo Antonio Navarro. En estas elecciones el joven partido obtuvo su mayor votación con 2.609.412 sufragios, aunque el presidente Uribe fue reelegido por una votación arrasadora.

El primer congreso del partido, en el que se definieron los estatutos de la organización, y se eligió a Carlos Gaviria como presidente, se hizo en junio de 2006. Desde entonces, esta colectividad junto con el Partido Liberal ha estado en la oposición a las políticas del gobierno.

En 2007, el partido enfrentó otro conato de crisis cuando el senador Petro denunció la falta de firmeza del partido para rechazar la masacre de los diputados del Valle ejecutada por las Farc. No obstante, tras una reunión, los integrantes del partido emitieron un comunicado en el que condenaron el hecho y la lucha armada para llegar al poder.

Ese año, en una consulta interna el partido decidió apoyar a Samuel Moreno, quien resultó elegido para la Alcaldía de Bogotá. El PDA también logró la mayoría en el concejo de la capital colombiana y la gobernación de Nariño. En el resto del país, sin embargo, no logró un respaldo significativo.

Este 2009 el partido enfrentará una amenaza que ha sido constante en su historia: la división. En medio de un ambiente caldeado por acusaciones de sectarismo por un lado y de que hay quienes quieren vender al partido, por el otro, el partido definirá en el próximo Congreso su futuro.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.