Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/5/2012 12:00:00 AM

Uribe vs. Vargas Lleras: hasta las últimas consecuencias

La denuncia penal contra Santiago Uribe Vélez evidencia que las diferencias entre el actual ministro de Vivienda y el expresidente podrían llegarán a los tribunales. De momento, por Twitter se lanzaron los más duros calificativos.

No pasaron 24 horas desde que se conoció la noticia de la investigación disciplinaria que la Procuraduría decidió adelantar contra Germán Vargas Lleras, por presuntas relaciones con paramilitares (concretamente con alias ‘Martín Llanos’), para que el ministro de Vivienda respondiera.

Y lo hizo con un ‘contragolpe’. Fue a la Fiscalía para denunciar penalmente a Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe, por haber, según Vargas, organizado un complot, con testigos incluidos, en su contra (ver Vargas Lleras denuncia a Santiago Uribe Vélez…).

Fue el detonante para que el expresidente saliera a los medios de comunicación, no sólo para defender a su hermano, sino para hablar del ministro Vargas Lleras.

“No me toma por sorpresa conociendo al personaje”. “Este señor de doble moral, en lugar de responder por sus actos, viene ahora a acusar a mi hermano”. “Me da rabia esa cosa que hay en este gobierno de tratar de desmontar sus culpas en mi persona, en mi familia”, dijo Uribe en la entrevista que concedió este jueves en ‘La W Radio’.
 
Fue el comienzo de un memorial que Uribe le dedicó a Vargas, en el que se refirió al ministro como "clientelista, inmoral, aparentador, farsa para el país”. “Uno lo ve hablándole al país y dice ¡oh que señorón!, el adalid contra el clientelismo, sabiendo lo que hay detrás de esa personalidad pérfida".

El expresidente volvió a acusar a Vargas de tener relación con el paramilitar Salvatore Mancuso; de tener negocios con los Nule; de haber pedido votos en la Corte Suprema de Justicia para elegir al magistrado Augusto Ibáñez y hasta de haber amenazado a funcionarios del gobierno anterior por cuotas burocráticas.

Vargas Lleras no tardó en responder a la entrevista. Y en su cuenta en Twitter le respondió a Uribe:

"Ya el expresidente Uribe en una oportunidad quiso relacionarme con Mancuso. En hechos que el propio Mancuso desvirtuó. Que recuerde el expresidente Uribe que a quien sí vinculó expresamente fue a él. Fue directamente a él. Qué pasa con esa investigación? Las fechorías burocráticas de las que habla el Dr. Uribe fueron los ofrecimientos a parlamentarios de Cambio Radical, para comprarles la conciencia para la segunda relección. ¿O porqué es que están acusados varios de sus ministros y funcionarios si no es por prevaricato?". Vargas termina preguntándose: "¿Las actuaciones de Santiago Uribe las conoce Álvaro Uribe?", escribió Vargas.

Aunque Uribe y Vargas Lleras habían controvertido sus diferencias, nunca lo habían hecho de forma pública y directa como este 5 de julio. Un año atrás se cruzaron mensajes de Twitter por cuenta de la llamada 'puerta giratoria' que denunció el gobierno, de que exministros de Uribe habían pasado al sector privado. Todo quedó en polémica de un día.

Ahora una denuncia penal está en la mitad de una controversia. Las palabras del expresidente al conocer la acusación contra su hermano podrían advertir que esto apenas sería un capítulo inicial. "La sangre me duele. Mi hermano me duele".

De amigos a rivales

Muy lejanos en el tiempo parecen los días en que Álvaro Uribe Vélez y Germán Vargas Lleras, dos disidentes del liberalismo, compartían la misma tarima.

Por Uribe, Vargas Lleras abandonó el oficialismo liberal. En 2002 no apoyó la candidatura de Horacio Serpa y se inclinó por hacer campaña con el exgobernador de Antioquia.
Uribe reveló (en la entrevista a La W Radio) que en febrero del 2002 Vargas Lleras le dijo que lo iba a apoyar porque si no los electores de Bogotá no lo elegían a él como congresista. “Ese apoyo me creo dudas”, dijo Uribe este jueves, cuando han pasado más de diez años.

En la versión que Uribe entregó sólo hasta este jueves aparece Juan Manuel Santos, pues según el expresidente, fue el hoy mandatario quien le habló sobre Vargas Lleras. "Él (Santos), que lo ha conocido toda la vida (a Vargas) es quien me abre los ojos, ya al final de mi gobierno (…) Detrás de semejante voz y pose de estadista hay tanta maldad. No es fácil convencerse pero el proceso de la vida termina por convencerlo a uno".

Lo que siempre se conoció es que Vargas Lleras era una de las piezas clave de Uribe en el Congreso y uno de los parlamentarios más cercanos al presidente. Relación que se mantuvo y en 2006, ya como jefe máximo de Cambio Radical, lo acompañó en su relección.

Vargas y Uribe eran vistos como los dirigentes de mano dura. Por lo menos así aparecían en campañas publicitarias con conceptos similares. Mirada al horizonte y mano en el pecho.

Eran días en los que muchos advertían que Uribe le pasaría el testimonio a Vargas Lleras. Pero el intento de una segunda relección acabó con esa relación política. Cambio Radical se marginó de la coalición de gobierno, e incluso, la mayoría de sus congresistas se opusieron al referendo releccionista, precisamente cuando Vargas había renunciado a su curul en el Congreso.

En agosto del 2010, cuando Vargas es ministro del Interior, varias de sus decisiones golpean al expresidente Uribe. Se convirtió en el interlocutor del gobierno con las altas Cortes (que tenían rotas las relaciones con el gobierno Uribe). Reveló irregularidades en la Dirección Nacional de Estupefacientes, por la administración de bienes incautados a la mafia, que comprometen al gobierno pasado. Denunció la puerta giratoria en la que ministros del anterior gobierno pasaron al sector privado, en empresas relacionadas con las carteras que habían ocupado.

En 2012 Vargas Lleras pasa al ministerio de vivienda y se aleja de las discusiones políticas por cuenta de las diferencias entre Santos y su antecesor. Pero ese cambio solo sirvió para que Uribe lanzara nuevas críticas, al cuestionar las que, para él, son los verdaderos objetivos del paso de Vargas al ministerio de Vivienda: "Las 100.000 viviendas la están montando o para la relección de santos o la elección de Vargas. Una cosa que se ve mal. Que le entregue una chequera a un ministro para volverlo candidato presidencial".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.