Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/12/2012 12:00:00 AM

Ya es oficial: Emilio Otero aspira a la reelección

Pese a la presión en las redes sociales, el actual secretario del Senado se inscribió como candidato para la secretaría del Senado, un cargo que ocupa desde el año 2002. Ahora busca los votos de 101 senadores.

A 24 horas de cerrarse las inscripciones para quienes aspiren al cargo de secretario del Senado, Emilio Otero Dajud, actual secretario de la corporación, radicó su hoja de vida y presentó los documentos que oficialmente lo convierten en candidato.

Otero disputará el cargo con otros 28 ciudadanos que también presentaron su aspiración. La elección del nuevo secretario del Senado será el próximo viernes 20 de julio y quien gane la votación ocupará el cargo durante un período de dos años.

El actual secretario del Senado generó el rechazo en las redes sociales por haber sido uno de los funcionarios comprometidos en la conciliación de la Reforma a la Justicia. Otero, según testigos, levantó las actas de los acuerdos de la Comisión de Conciliación de la Reforma a la Justicia, en la que, según el presidente Juan Manuel Santos, se incluyeron los ‘micos’ que terminaron por declarar inconveniente el proyecto de reforma constitucional.

Uno de esos micos era el de conceder un fuero semejante al del presidente de la república a los secretarios de Senado y Cámara. En otras palabras, en caso de que la reforma hubiera entrado en vigor, Otero sólo sería investigado penalmente después de que el Senado (que lo elige) le hiciera un antejuicio político. Además, las denuncias en su contra debían presentarse con nombre propio, y no por vía der anónimos.

Otero, oriundo de Sahagún (Córdoba), llegó al Congreso hace más de 30 años de la mano de Jorge Ramón Elías Náder. El primer cargo que ocupó fue el de mensajero de la Cámara de Representantes. Poco a poco aprendió el funcionamiento del Congreso hasta que en el 2002 fue elegido secretario del Senado. Su habilidad política para darse a conocer con los nuevos senadores y mantener contentos a los antiguos hizo que en el 2010 fuera elegido por quinta vez consecutiva.

Su poder estriba en las funciones que tiene. El secretario es quien da fe de las actuaciones del Senado, no sólo de las leyes y actos legislativos que se discuten, sino también de quién asiste y quién no, si está completo el quórum, cuál es el orden del día, entre otras. Él interpreta el reglamento del Congreso y sus palabras guían el curso de las sesiones. Debido a ese poder, lo buscan lobbistas, ministros y congresistas interesados en que ponga o quite una palabra, suba o baje un proyecto de ley en el orden del día o certifique que un senador asistió.

Otero los conoce a todos. Cuando comienza una legislatura es quien reparte los carros, parqueaderos y oficinas. Sabe quién necesita a un asesor y quién tiene a un familiar buscando trabajo. También da los permisos para utilizar los salones del Congreso. Y aunque los contratos de mantenimiento, instalaciones, tecnología, entre otros, pasan por la Comisión de Administración del Senado, como secretario tiene una capacidad enorme de influencia en las decisiones.
 
Para que Otero consiga la reelección deberá contar con la mayoría de la plenaria del Senado: 50 votos, de los 101 senadores, serán suficientes para que mantenga su cargo. Ya lo ha conseguido en cinco oportunidades. La de este año será la sexta ocasión en la que aspire a ser reelegido.

En la Cámara de Representantes, el actual secretario, Jesús Alfonso Rodríguez, también aspira a la reelección en el cargo y, hasta el momento, tiene otros nueve candidatos con quienes competir. La elección para este cargo también se producirá el próximo 20 de julio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.