Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/17/2010 12:00:00 AM

¿Fin de la luna de miel?

Se empiezan a ver signos de alta tensión entre el Presidente entrante y el saliente. Las grietas eran previsibles, pero no tan pronto.

Desde el día de la elección de Juan Manuel Santos se ha especulado que la luna de miel con su antecesor, Álvaro Uribe, no iba a durar mucho. Se anticipaba que, dada la hipersensibilidad del Presidente saliente y la independencia del entrante, más temprano que tarde se presentarían roces. Lo que no se podía prever es que estos tuvieran lugar antes de que Juan Manuel Santos llegara a la Casa de Nariño. Y esta es precisamente la situación en la actualidad y el tema del momento en el mundillo de la política.

Las señales del distanciamiento son sutiles pues los dos protagonistas son profesionales de la política, y las grietas apenas se empiezan a formar. Lo que se está gestando es una especie de guerra fría con interpretaciones y justificaciones de lado y lado, cuyo origen principal son los primeros nombramientos que ha hecho Santos y el manejo que les está dando a temas de política exterior, particularmente con Venezuela y Ecuador.

En honor a la justicia, lo primero que hay que reconocer es que Álvaro Uribe no le está haciendo recomendaciones burocráticas a Santos ni pretende decirle qué debe hacer. Pero esto no significa que no le choquen algunas de las movidas de su sucesor. Igualmente, Juan Manuel Santos tiene vuelo propio y con sus nueve millones de votos considera que puede tomar sus decisiones autónomamente sin consultarle a Uribe. Eso sí, trata en todo momento de ser respetuoso, hacerle reconocimientos y evitar fricciones. Sin embargo, el criterio con que toma sus determinaciones es qué le conviene al país y no qué opinaría Uribe de esa medida.

El nuevo capítulo de la crisis en las relaciones entre Colombia y Venezuela ha sido el principal motivo de tensión entre los presidentes. Santos ha enviado señales claras en el sentido de que modificará el tratamiento diplomático frente a los vecinos. Durante la campaña electoral de este año, en su discurso de victoria el día de la segunda vuelta, y en las semanas que han transcurrido desde entonces, Santos se ha aferrado a un tono conciliatorio frente a Quito y Caracas, y ha buscado que Chávez y Correa asistan a su posesión. En condiciones normales, este sería un ritual protocolario y de trámite, pero a la luz de las tensiones de los últimos años adquiere un significado político profundo: el nuevo gobierno quiere cambiar la mano dura que estaba mostrando Uribe frente a Venezuela y Ecuador por una mano tendida para normalizar, o mejorar, los vínculos con esos países.

Así lo ha entendido el presidente Uribe y no ha ocultado su molestia por el inminente cambio de rumbo. Ha hecho declaraciones en las que es evidente la crítica a la estrategia diplomática de Santos -e incluso su viaje por capitales europeas- calificándola de "cosmética", "babosa" y "meliflua". En carta blanca quiere expresar su desacuerdo ante la posibilidad de que la política exterior deje de ser una extensión hacia fuera de la seguridad democrática. La modificación irrita a Uribe, quien por estos días les insiste a sus más cercanos colaboradores que "hay que defender la obra como leones".

Más que el cambio, sin embargo, a Uribe le ha incomodado que el nuevo gobierno proyecte la imagen de que es una especie de salvador de la diplomacia. Un rescate para una situación crítica, que de paso deja al gobierno saliente como guerrerista y conflictivo. Por eso, el jueves pasado el alto gobierno puso en marcha una curiosa campaña mediática que incluyó comunicado de la Presidencia, reunión del ministro de Defensa, Gabriel Silva, con directores de medios, y rueda de prensa con reporteros, para divulgar pruebas de inteligencia que demuestran que varios jefes de las Farc y del ELN tienen campamentos permanentes en Venezuela y viven allí a sus anchas. Los eventos produjeron una nueva crisis entre Bogotá y Caracas -otro eslabón de una larga cadena de los últimos años- que incluyó el llamado a consultas del embajador venezolano por parte de su gobierno.

La actitud del gobierno saliente recibió todo tipo de críticas por inoportuna y por actuar como un palo en la rueda que obstaculiza la posibilidad de una distensión en las relaciones con Venezuela que se abre con el cambio de gobierno. Cualquier intento por bajar la tensión entre Colombia y sus vecinos es bien recibido en la comunidad internacional. Uribe, por ese motivo, quiso dejar en claro que el estado crítico de las relaciones con Chávez -semibloqueo comercial, comunicación mínima, incidentes frecuentes y diplomacia desactivada- no se debe a un capricho personal ni a su posición política, sino a la desfachatez con que Chávez ha apoyado a la guerrilla. Con la controvertida salida de los últimos días, Uribe quiere transmitir el mensaje de que, ante esas circunstancias, no había nada más que hacer.

Pero la andanada del presidente Uribe y de su Ministro de Defensa contra Hugo Chávez no solo produjo tensiones entre Bogotá y Caracas, sino que reflejó la existencia de grietas que lo separan del futuro gobierno de Juan Manuel Santos. La manzana de la discordia tiene que ver con la molestia que le genera a Uribe ver a Santos, quien fue coautor de la política firme hacia Chávez, como abanderado de una línea conciliatoria y de mejor presentación. Santos fue un duro antichavista antes de lanzar su candidatura presidencial: lo fue en su columna dominical de El Tiempo, y como ministro de Defensa en varias ocasiones hizo declaraciones y tomó decisiones que generaron roces con los gobiernos de Ecuador y Venezuela y que llegaron a generarle problemas a la Cancillería colombiana. En la Casa de Nariño no ven con buenos ojos que ahora Santos aparezca como un rectificador de su propia política y que, de paso, con la invitación a Chávez y a Correa a la posesión obligue a Uribe a recibirlos y darles la bienvenida en su calidad de Presidente saliente.

Y este no ha sido el único factor de la alta tensión que se está viviendo entre el Presidente y su sucesor. Algunos de los nombramientos de nuevos funcionarios que ya han sido anunciados por Juan Manuel Santos también han irritado la sensibilidad de Uribe que, como se sabe, siempre está a flor de piel, y más aún ante la inminencia de su salida. La lista es larga: María Ángela Holguín, la futura canciller, fue uribista de primer orden hasta que tuvo roces con el Presidente que desembocaron en su salida del gobierno; Juan Camilo Restrepo, próximo ministro de Agricultura, hizo abierta oposición al gobierno saliente; Juan Carlos Echeverry, ministro de Hacienda designado, tuvo un enfrentamiento con Jerónimo Uribe, hijo del Presidente, cuando era decano de Economía en la Universidad de los Andes; Carlos Rodado, el nuevo ministro de Minas, en Atlántico apoyó a Eduardo Verano de la Rosa en las elecciones por la Gobernación y no al candidato uribista José Name Terán.

Y se podrían citar varios ejemplos más. Sin embargo, históricamente ha quedado demostrado que los roces entre mandatarios y sus sucesores son inevitables, y eso lo saben dos políticos curtidos como Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos. Uribe, sin ir muy lejos, nombró como ministro del Interior y Justicia a Fernando Londoño, el archienemigo de su tutor y amigo Ernesto Samper, y hasta incluyó en su gobierno a contradictores personales como Fabio Valencia Cossio, con quien llegó a darse golpes por un incidente relacionado con la elección de la Gobernación de Antioquia. También dos de sus contendores en las elecciones presidenciales de 2002, Noemí Sanín y Horacio Serpa, terminaron como embajadores suyos. Por lo tanto Uribe más que nadie sabe cómo funciona la política en ese sentido, ya que él mismo ha sido uno de sus más exitosos practicantes.

En su interpretación más amplia, el memorial de agravios es extenso. Uribe seguramente no estará feliz con múltiples movidas de Santos en varios frentes. Su visita a la Corte Suprema, aunque necesaria y protocolaria, tiene aroma de rectificación y acercamiento hacia una entidad que se radicalizó contra Uribe. La llegada del Partido Liberal a la coalición de unidad nacional, con César Gaviria a la cabeza, generó una dura pelea pública entre este último y el Presidente. La reunión con Gustavo Petro y los anuncios de que el gobierno y el Polo trabajarán algunos temas tampoco gustaron mucho en la Casa de Nariño. El anuncio de que la nueva administración volverá a crear los ministerios que Uribe fusionó hace ocho años -Justicia, Medio Ambiente y Salud-, que se vislumbran como necesarios, tiene tono de reversazo. Y no menos incómoda para Uribe es la felicidad que cada día ocultan menos Ernesto Samper y Andrés Pastrana por la presencia en el nuevo equipo gubernamental de figuras cercanas a ellos como María Ángela Holguín y Juan Mesa -en el caso de Samper- y de Juan Carlos Echeverry y Juan Camilo Restrepo, en el de Pastrana.

Sin embargo, pese a esta larga lista de posibles factores de perturbación, son pocas las cosas que han indignado de verdad a Uribe. La principal ha sido la llegada de Juan Camilo Restrepo al Ministerio de Agricultura, aunque su designación ha sido muy bien recibida y ampliamente elogiada en los círculos de opinión. Parte de la molestia de Uribe obedece a que, como se sabe, Restrepo ha sido uno de los más duros críticos de su gobierno, particularmente del ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, quien era el protegido del jefe de Estado. En sus columnas se opuso a las dos reelecciones, propuso el voto por el NO en el referendo de 2003, y se fue con todo contra el gobierno a raíz del escándalo de Agro Ingreso Seguro. En esa ocasión escribió: "Al gobierno del presidente Uribe le encanta regalar dineros públicos a los más ricos y cobrarles pesados impuestos a los más pobres". Y en marzo pasado, Restrepo formó parte de un grupo de 12 reconocidos antiuribistas de la talla de Iván Cepeda, Ramiro Bejarano, Alfredo Molano, Cecilia Orozco y Vladdo, que publicó un libro llamado Las perlas uribistas.

Pero los más allegados a Uribe agregan que hay otro factor: según ellos, Santos estaba apoyando a su propio protegido, Gabriel Silva, entonces gerente de la Federación de Cafeteros, en que lo reemplazara en ese cargo Genaro Muñoz y no Restrepo, que era el otro candidato opcionado. Por esto el gobierno se esforzó por bloquear las aspiraciones de Juan Camilo, lo que intensificó su conflicto con el Presidente.

En defensa de Juan Manuel se podría alegar que Juan Camilo no solo criticó a Uribe sino también al propio Santos. En una reciente columna manifestaba su rechazo a la actitud del entonces candidato, quien alegaba que había "salvado al gobierno de Andrés Pastrana" con su gestión como ministro de Hacienda. Restrepo, quien había sido su antecesor en ese cargo, le reviró señalando que el grueso del camino a la recuperación había sido trazado por él. Todos estos rifirrafes son relativamente menores e insignificantes, pero para los santistas adquieren peso como prueba de que el Presidente electo hace a un lado las consideraciones personales en aras de escoger a los funcionarios indicados.

Otro nombramiento que en teoría podría alterar a Uribe sería el de Germán Vargas Lleras, a quien los gabinetólogos pronostican como próximo ministro del Interior. En Palacio consideran que en el Congreso de la República Germán Varón Cotrino, en su calidad de presidente de la Cámara y miembro de Cambio Radical, embolató la discusión de la ley que habría permitido la aprobación del referendo reeleccionista, y que algo semejante hicieron los amigos de Vargas Lleras en el Consejo Nacional Electoral.

Sin embargo, Vargas Lleras había sido un conspicuo y leal miembro de la coalición de gobierno en los últimos dos cuatrienios hasta que se opuso a la segunda reelección de Uribe. A pesar de esto, tuvo el cuidado de que la bancada de Cambio Radical apoyara todos los proyectos del gobierno en el Legislativo, y durante la campaña jamás hizo comentarios críticos o desobligantes contra el Presidente. Su posición de uribista antitercer período lo distanció del Presidente, pero interpretó el sentimiento de amplios sectores de la opinión pública, incluyendo uribistas. Por otra parte, Vargas es un jefe político a nivel nacional y difícilmente puede ser excluido de un gobierno de unidad nacional.

Un tema que aleja a Álvaro Uribe y a Juan Manuel Santos es el del futuro del Partido de la U y quién ejercerá su liderazgo. La colectividad es uribista por vocación pero fue Santos quien operó la mecánica de su creación. En las últimas semanas algunos voceros del uribismo pura sangre han propuesto que el actual Presidente asuma la jefatura formal. Lo hizo José Obdulio Gaviria en su columna de El Tiempo. Según dijo, "la primera obligación histórica de Uribe debiera ser dedicar su mayor esfuerzo a consolidar el Partido (de la U)", y se considera que, por su cercanía con Uribe, Gaviria no publicaría una opinión sobre este tema sin consultarla con su jefe. Otro miembro del círculo más cercano, Ernesto Yamhure, se quejó por la falta de miembros ligados al gobierno saliente en los primeros nombramientos del gobierno entrante: "¿Será que en la cacareada unidad nacional caben todos menos los uribistas? Porque el antiuribismo biliar ya ingresó con Juan Camilo Restrepo a la cabeza", escribió en su columna de El Espectador.

Estos mensajes hacen pensar que existe la posibilidad de que se presente una rivalidad de hecho entre Uribe y Santos por la dirección de la U. Y aunque en la colectividad hay muchos motivos de agradecimiento con Uribe, porque fue a su lado que surgió, creció y llegó a convertirse en la primera fuerza política del país en solo cuatro años, varios sectores tienen una estrecha afinidad con Santos, porque trabajaron hombro a hombro con él en las recientes elecciones, tanto las de marzo, para Congreso, como en las presidenciales. Santos y Uribe tienen coincidencias ideológicas, pero pueden tener preferencias diferentes en cuanto a los nombres que cada uno de ellos quiera promover dentro del partido. Y en esos ajedreces burocráticos la ventaja por lo general la lleva el entrante frente al saliente. La dura realidad es que los políticos se mueven hacia donde están los puestos, y en ese sentido resulta más atractivo quien los puede entregar en el futuro que quien los entregó en el pasado.

Los escenarios para un posible conflicto entre estos dos pesos pesados no están circunscritos a los episodios burocráticos. Hay temas que son simplemente considerados cuestiones de honor, como podría ser para Uribe el cambio de la terna para la Fiscalía. Él siempre ha insistido en que de acuerdo con la Constitución las facultades de la Corte se deben limitar a la escogencia de uno de los tres nombres enviados por el Presidente. Dado el choque de trenes que hay hoy entre la rama judicial y la ejecutiva, este proceso se ha bloqueado con la Corte Suprema argumentando que la terna no ha sido idónea. En estas circunstancias Uribe vería mal que a Santos le diera por cambiar la terna. Pero no es imposible que esto suceda si es la manera más rápida de superar el impasse y dejar atrás este desagradable enfrentamiento.

Todo lo anterior indica que es probable que la tensión aumente, los rifirrafes se multipliquen y una especie de guerra fría tienda a consolidarse. Su explicación tiene que ver con las diferencias de estilo y de intereses de corto plazo que tienen cada uno de los dos presidentes, más que con el choque de dos proyectos opuestos. Es natural que Uribe se obsesione con la defensa de "la obra" pero también es lógico que Santos quiera dejar su huella propia ante la historia. Y eso a la larga los alejará, a pesar de que ambos harán lo posible por evitarlo, moderarlo y postergarlo. A diferencia de lo que ocurre cuando el poder pasa de manos de un partido de gobierno a una fuerza de oposición, en este caso no habrá espejo retrovisor por parte de Santos, ni críticas prematuras en boca de Uribe. Pero aun así parece inevitable que crezca la tensión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.