Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/2008 12:00:00 AM

Jorge Londoño

“Llego a la oficina a horas inconfesables”

Aunque su primera inclinación fue la arquitectura, Jorge Londoño, el hoy presidente del Bancolombia, se dejó seducir por el mercado de Valores y por eso empezó su carrera montando su propio puesto de Bolsa. A comienzos de los 90, le vendió al sindicato antioqueño su empresa, que pasó a convertirse en Suvalor, hoy Valores Bancolombia. Esta fue su puerta de entrada al grupo, donde ascendió por distintos puestos en Suramericana de Valores y el BIC, hasta llegar al cargo que ocupa hoy. Practica natación, es usuario habitual de las tarjetas de crédito y adora a Londres. Sin embargo, no cambia a Medellín por nada.

Si no hubiera sido un banco, ¿que le habría gustado administrar?
No pienso en eso. Creo que tengo el mejor trabajo del mundo. Me parece fantástico.

¿Usa tecnología en su vida cotidiana?
Me gusta. Soy un convencido de su conveniencia y necesidad. Pero creo que lo más importante es el botón de apagado y encendido. Hay que usarla en su justa dimensión.

¿Es de quienes piensan que hay que trabajar,
trabajar, trabajar?
Esta actividad requiere de una dedicación muy fuerte. Soy madrugador por naturaleza. Llego a la oficina a horas inconfesables. Y trato de irme a las 7 y 30 de la noche.

¿Lleva trabajo a casa o sabe apagar el ‘switch’?
Sí lo apago. Ocasionalmente llevo trabajo pero no es lo habitual.

¿Aplica en sus finanzas personales los criterios
del banquero?
No crea, aunque uno tenga conocimiento de todos los productos, uno no siempre es el mejor usuario.

¿Usa las tarjetas de crédito?
Sí, creo que es un producto fabuloso. Tener acceso al crédito es muy bueno.

¿Cómo se desestresa?
Con deporte y natación, que me gusta.

¿Una ciudad?
Me llama mucho la atención Londres, que tiene un encanto. Pero debo decir que soy feliz en la ciudad donde vivo, Medellín

¿Que lo irrita en el trabajo?
Cuando veo falta de compromiso de la gente.

¿Ahora es más difícil administrar empresas que antes?
Yo no sé si más difícil, lo que sí creo es que es mucho más atractivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.