Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2005 12:00:00 AM

La gracia de Catalina

La candidatura al Oscar de Catalina Sandino parte en dos la historia del cine colombiano. Sin embargo, es casi imposible que lo gane.

A Catalina Sandino parece no importarle demasiado todo lo que ha pasado en su vida en los últimos meses. El día que se anunciaron las nominaciones al premio Oscar, por ejemplo, se quedó sola en su apartamento

en Nueva York. Como lo habría hecho cualquier otra estudiante de 23 años, vio por televisión la corta ceremonia. Y aunque quedó entre las cinco candidatas -después de vencer a otras 800 actrices de todo el mundo-, no quiso hablar con la prensa que la buscaba desesperadamente. Esa mañana Sandino sólo quiso hablar con su mamá.

Algunos creen que su nominación fue suerte de principiante. Pero, aunque así sea, se trata de una hazaña pocas veces vista en la historia del cine. La prueba es que tan sólo cuatro mujeres latinoamericanas han sido nominadas desde que se crearon los Oscar en 1927, y apenas cinco actores han recibido el reconocimiento por su primer papel (ver recuadro). Y lo más sorprendente, de todas las cosas sorprendentes que han sucedido en su vida, es que se trata de una niña bogotana que ni siquiera quería ser actriz profesional. Ahora, casi sin proponérselo, va a estar al lado de los grandes del séptimo arte.

EL SUEÑO DE SANDINO

Se ha dicho hasta el cansancio que la nominación de Sandino es ya un triunfo. El hecho de que los miembros de la Academia se hayan fijado en una actriz desconocida y en un papel tan controvertido demuestra que tiene muchísimo talento. Además, por una actuación que hizo casi instintivamente: "Nunca quise hablar con mulas ni investigar cómo son, porque María no sabía cómo eran. Yo quería que ella se sorprendiera tanto como yo. Cuando me reuní por primera vez con Joshua, él me describió el personaje y lo que sentía, pero nunca me dijo que iba a ser sobre una mula", le dijo a SEMANA desde Nueva York. También cuenta que ni siquiera ensayó una de las escenas más conmovedoras de la cinta, en la que se traga varias cápsulas de plástico llenas de cocaína. "La primera vez que María ve una cápsula también es la primera vez que yo vi una en mi vida. Ella no sabe cómo tragárselas y yo tampoco. En la pantalla se ve a una niña aterrorizada, pero le aseguro que es terror real", cuenta la actriz. Así lo confirma su coprotagonista, el actor John Álex Toro: "Durante los ensayos y el rodaje, Catalina siempre fue muy creativa. Joshua le dio libertad para proponer y darle los matices al personaje. Nunca se le dijo a ella exactamente lo que tenía que hacer, fue sobre todo un trabajo emotivo de parte suya".

Su papel es tan natural que parece como si estuviera improvisando todo el tiempo. Jaime Osorio, productor y actor en la película, cree que "el gran logro de Catalina es haberle dado fuerza a un papel que tenía poco o nada que ver con su vida cotidiana. Creo que además de su talento, que notamos desde un principio, la disciplina y el espíritu con el que se apropió del papel fueron sus grandes fortalezas". Sandino siempre ha sido muy instintiva en su carrera como actriz. De hecho nunca pensó en ser profesional. Cuando estudiaba comunicación social en la Universidad Javeriana se inscribió en la academia de actuación de Rubén di Pietro porque le parecía que el teatro era bueno para vencer su timidez. "La verdad, nunca me imaginé que fuera actriz y no pienso que sea tímida. Tiene un temperamento fuerte", comenta una de sus compañeras de la universidad.

Un episodio muy mencionado de esa época es que quiso probar suerte en la televisión colombiana y fue al canal RCN a presentar un casting para la telenovela El inútil. Quería hacer el personaje de Miranda (que luego interpretó la actriz Manuela González), pero no la escogieron. "Me llamó muy desanimada después del 'casting' en RCN. Allí alguien le dijo que no era buena actriz", cuenta Vilma Sánchez, profesora de actuación en la academia de Di Pietro. Sandino estaba decidida a dejar la actuación y le dijo a su profesora: "Lo que no es de uno no es de uno".

Pero luego vino su encuentro con Joshua Marston, y Sandino se reconcilió con la actuación. Tanto es así que después de filmar María, llena eres de gracia viajó a Nueva York a estudiar en el famoso Actor's Studio, donde se graduaron Al Pacino, Robert de Niro y Marlon Brando. Cuando terminó su curso de ocho meses, decidió quedarse en la ciudad. Obviamente, esta decisión no fue fácil pues tuvo que trabajar muy fuerte para sobrevivir: fue mesera en un restaurante italiano en Tribeca y luego acomodadora en un teatro público. Este trabajo le permitió ver algunas de las obras más importantes de teatro.

LLENA ERES DE PREMIOS

A los pocos meses fue el festival de Sundance, la meca del cine independiente, donde la película ganó el premio del público y comenzó el sueño dorado que ya todos conocen. Al mes siguiente llegó el festival de Berlín y Sandino ganó el premio a la mejor actriz. Después de eso los reconocimientos no han parado: ha sido elogiada por los más influyentes críticos (la revista Time la escogió entre las 10 mejores del año) y nominada a premios tan importantes como el Independent Spirit Award (el Oscar del cine independiente) y el SAG Award, que otorgan los mismos actores. Es decir que ha estado presente en casi todos los grandes premios del cine en Estados Unidos. Tal vez el único reconocimiento que no recibió fue la nominación al Globo de Oro, y esto se debe a que quienes escogen los candidatos prefieren premiar las películas más taquilleras.

Justamente esta es una de las razones por las que Sandino tiene muy poca posibilidad de ganar el Oscar. La película ha tenido poca difusión y muy pocos miembros de la Academia (los que escogen los ganadores) la han visto. Claro que de aquí hasta el momento de votar ellos recibirán un DVD de la película. Además, otra de las desventajas de Sandino es que su película es en castellano. Es bien sabido que a los estadounidenses no les gusta ver películas subtituladas, y esto hará muy difícil que voten por ella.

María, llena eres de gracia no ha sido un éxito de taquilla (en Estados Unidos recaudó siete millones de dólares y en Colombia, apenas 450.000), y esto pesa mucho a la hora de tomar una decisión. La Academia está integrada por un grupo de 6.000 personas que tienen o han tenido alguna relación directa con la industria del cine: desde directores hasta luminotécnicos. Ahí todos saben quién es Jaime Foxx, Leonardo di Caprio o Hillary Swank, pero nadie conoce a Catalina Sandino. Se trata de un club en el que sus miembros prefieren votar por sus conocidos. En ese sentido, Sandino tiene que competir contra cuatro actrices reconocidas (ver recuadro). Entre ellas, Hillary Swank, la gran favorita ya que su papel de boxeadora en Million

dollar baby es catalogado unánimemente como el mejor de 2004. Así mismo, nadie duda de la popularidad de Anette Bening o de Kate Winslet. Ante todas estas consideraciones, el papel sobrio de Sandino no tiene mucho que hacer.

Otra consideración en su contra es que María, llena eres de gracia es una película independiente. Y en Hollywood, que es el mundo en el que se mueven los miembros de la Academia, los grandes estudios de cine todavía pesan mucho. Los nombres Warner, Fox, Disney o Miramax son decisivos en las decisiones de los Oscar. Es claro que María, llena eres de gracia habría tenido muchas más posibilidades de ganar el Oscar a la mejor película extranjera. En esta categoría, los miembros son más flexibles y valoran las pequeñas producciones independientes. Pero en el caso del Oscar a mejor actriz no hay tanta posibilidad: Rita Moreno -la única latina premiada- ganó por su papel en West Side Story, una superproducción que obtuvo otros nueve premios.

Pero Sandino no es la única ganadora con lo que ocurrió el martes pasado. La nominación al Oscar también es un triunfo enorme para el director debutante Joshua Marston. Aunque no recibió nominación al guión original, sí logró hacer la película que había soñado: "Siempre he estado obsesionado con ese tema. Fue en Queens donde tuve el primer contacto con el drama de las mulas. Desde entonces comencé a darle vueltas a la idea hasta que la concreté hablando con muchísima gente e investigando muchísimo". Su éxito se debe a que hizo una película extraordinaria, con todo el cuidado técnico, pero que nunca perdió la sensibilidad colombiana. "Es como si fuera escrita por un colombiano", dice Larry Rother del The New York Times.

La mayoría de los estadounidenses nunca se han preguntado qué hay detrás del consumo de droga. Para ellos, Colombia es la imagen distorsionada que han visto en producciones como Proof of life o Collateral damage, donde grandes Rambos vienen a enfrentar los carteles de la droga. De cierta forma, María, llena eres de gracia les ha abierto los ojos, como dice Roger Elbert, el conocido crítico de cine del Chicago Sun Times: "Nunca pensé demasiado en estas cosas hasta que vi la película. Martson evita todos lo clichés sobre el tráfico de droga y los carteles. Aquí tenemos una cinta sobre drogas donde no hay tiroteos ni persecuciones, es una película que se centra en la parte humana".

El gran logro de Martson es que capta a la perfección el mundo de las mulas. Su película muestra y acepta las cosas como son sin exagerarlas o exaltarlas. Sin duda, la nominación al Oscar va a permitir que más personas en Estados Unidos vean la cinta y la otra cara -la más trágica- de cómo funciona la industria del narcotráfico. Esta fue una de las cosas que más le llamó la atención a Sandino: "Cuando leí el guión me sentí orgullosa de que un norteamericano no utilizara estereotipos sobre Colombia. Nunca quiso mostrar un arma o un herido".

LA PRUEBA DE FUEGO

Pero lo más difícil viene ahora. El futuro de Catalina Sandino es una incógnita ya que asegura que no tiene planes y que no se va a precipitar para escoger su siguiente papel. Ella insiste en que sólo escogerá un personaje que le guste y su decisión se basará en el instinto. Y en eso tiene toda la razón: en parte su carrera depende del segundo papel que haga. Los medios, los críticos y los productores estarán a la expectativa de cómo será su próxima actuación y si podrá alcanzar el mismo nivel de María, llena eres de gracia. Sin duda, esto no será fácil ya que el papel de María era perfecto para su personalidad y, de cierta forma, parecía diseñado para ella. Así lo reconoce Toro: "A Catalina le favoreció mucho ser una actriz con poca experiencia. Su actuación fue muy fresca e intuitiva, ella no tenía la carga de técnicas que muchas veces limitan a un actor". Ahora Sandino se encontrará ante personajes que le exigirán una actuación menos natural, y la prueba de fuego consiste en hacerlos bien. En cierta medida se está jugando todo su prestigio como actriz y tendrá que demostrar que la nominación al Oscar no fue un golpe de suerte.

Los expertos coinciden en que es fundamental que no se deje encasillar en el típico papel de mujer latina. Estos estereotipos han sido nefastos para las carreras de actrices como Penélope Cruz o la colombiana Sofía Vergara. Lo ideal es que escoja un personaje en una película independiente de bajo perfil y lo prepare muy bien. Ella misma sostiene que quiere seguir haciendo cintas habladas en castellano, aunque tarde o temprano tendrá que arriesgarse a actuar en inglés si de verdad quiere triunfar en Hollywood.

También se equivocan los que creen que la nominación la va a convertir de la noche a la mañana en una estrella. La prueba es que su vida no ha cambiado demasiado. Ella sigue viviendo en Nueva York con su novio David Elwell (quien fue asistente técnico de María, llena eres de gracia) y sigue siendo la niña tímida de siempre que llama a su mamá todos los días por teléfono. La misma niña tímida que cambió la historia del cine colombiano para siempre.

Vea escenas de la película y más información en www.mariallenaeresdegracia.com


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.