Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/09/20 00:00

El ratico de Juanes

Con el lanzamiento en octubre de su nuevo disco el músico paisa vuelve a los escenarios después de más de dos años de estar dedicado a su familia y a su fundación de ayuda a las víctimas de las minas antipersona.

El ratico de Juanes

El próximo 23 de octubre 77 países de todo el mundo van a conocer, por fin, el nuevo y muy esperado disco de Juanes. La emoción es apenas normal si se tiene en cuenta que desde hace dos años el paisa no grababa. Pero lo realmente importante de este nuevo trabajo es su título, pues refleja la forma en la que Juanes está asumiendo su existencia: La vida es un ratico. La expresión surgió de una conversación que sostuvo hace cinco meses con su mamá, con la que el cantante tiene una excelente relación. Doña Alicia, que tiene 78 años, le aconsejó que no se estresara tanto, que la vida apenas duraba un ratico.
Pero por corto que pueda parecer su paso por el mundo, Juanes está decidido a dejar una huella importante en un tema que realmente lo desvela: la educación de los niños más pequeños y la rehabilitación de las víctimas de las minas antipersona y las municiones sin explotar. “A mí como a cualquier otro colombiano me importa muchísimo lo que está pasando acá. Cada día que voy creciendo, que voy madurando, que voy entendiendo, me siento más decepcionado de lo que pasa”, le dijo el artista a la emisora La W en una entrevista con motivo del lanzamiento de su disco. La diferencia es que él decidió no quedarse con los brazos cruzados y quiso aprovechar su enorme fama para que sus fans tampoco lo hicieran.

El resultado de sus ganas de no quedarse quieto se llama Mi sangre, una fundación sin ánimo de lucro que nació en la mente de Juanes desde que en 1999 su canción Fíjate bien. En ella tocó el tema de las miles de víctimas que cada año dejan en Colombia las minas antipersona, una atroz arma de guerra que utilizan varios grupos armados en el país. El cantante comenzó a recibir llamadas de batallones en los que se recuperaban soldados heridos por las minas, así como de otras fundaciones dedicadas a su rehabilitación. “Me di cuenta que desde la música se podían hacer muchas cosas”, recuerda.

Finalmente, hace dos años, decidió empezar a trabajar en serio en el tema y el sueño de tener su propia fundación se hizo realidad. Primero se alió con organizaciones de la sociedad civil, universidades nacionales y extranjeras y empresas nacionales y multinacionales, así como varias entidades públicas que venían trabajando el tema de las minas. Luego, con la ayuda de una vieja amiga suya de la universidad, la comunicadora social Tatiana Sánchez, puso a rodar su sueño.

Hoy, aunque Juanes vive montado en un avión y no puede ir todos los días a la sede de Mi Sangre en Medellín, gracias al teléfono y a Internet el cantante sabe lo que pasa cada día con sus proyectos. Y con frecuencia viaja a municipios antioqueños a conocer las víctimas de las minas que reciben la ayuda de la fundación. Fue precisamente a raíz de uno de esos viajes que compuso la canción Minas piedras (ver recuadro), incluida en La vida es un ratico. En Cocorná, un municipio ubicado en el oriente antioqueño, tuvo la oportunidad de reunirse con 35 miembros de la Asociación de sobrevivientes de minas del pueblo. La canción fue grabada a dúo en Buenos Aires con el cantante argentino Andrés Calamaro, que de esa manera se vinculó al trabajo social de Mi sangre. Y es posible que no sea el único famoso que preste su voz para dar a conocer el problema de las minas, pues para Juanes es fundamental seguir divulgando el drama que viven miles de colombianos.

Pero Juanes tampoco descuidó el lado musical de su carrera. El pasado 3 de septiembre se lanzó el primer sencillo del álbum, Me enamora, que según todas las predicciones tendrá el mismo éxito que ya es usual en las cosas del paisa. Y a esto seguramente contribuirá el hecho de que casi el 60 por ciento del disco se grabó en Medellín, en la casa del cantante. Y al parecer la calidad no sólo es evidente para los seguidores de toda la vida de Juanes, pues ya el prestigioso diario Los Angeles Times calificó el trabajo como el mejor disco de rock del momento.
Hasta ahora los únicos que han tenido el privilegio de disfrutar de todo el álbum, además de los críticos, han sido los niños del colegio Montessori de Bogotá, en cuyo teatro se presentó el cantante con sus nuevas canciones. Ellos, además de un puñado de periodistas e invitados especiales, entre los que se encontraban la esposa y las dos hijas de la estrella, disfrutaron por un ratico del show que millones de colombianos se mueren por ver.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.