Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2008/02/18 00:00

¡Suenan los tambores!

Los niños de Barranquilla no sólo tienen su propio carnaval. Desde pequeños, muchos aprenden a tocar los instrumentos que le ponen el sabor a la parranda.

¡Suenan los tambores!

Dicen que en ‘La Arenosa’ cualquier día es bueno para prender la fiesta, que para una buena parranda basta con saber juntar el tambor con las maracas y que a la hora de la alegría la edad que tenemos es apenas una anécdota.

Para probarlo, están 70 muchachos entre los 8 y 17 años que se reúnen todos los fines de semana y festivos, sin importar la época del año, para recibir clases de canto y música folclórica que, invariablemente, terminan convertidas en un minicarnaval.
La cita es imperdible. Desde tempranas horas del sábado comienzan a llegar a los centros orquestales de los barrios La Ceiba y Barrio Abajo, dos zonas populares de Barranquilla, con sus uniformes blancos, los sombreros vueltiaos en las cabezas y mucha inquietud en las manos.

Como la mayoría de los niños de la Costa Caribe, región donde se nace y se crece bajo el eco de cumbias, fandangos y mapalés, son músicos casi naturales a quienes no les cuesta mucho aprender a tocar un son.

Las clases son una rumba. Basta con que se empiece a oír la flauta para que cada uno de los alumnos la siga con su instrumento, se escuchen los coros y suenen los aplausos. A pesar de eso, el director musical Javier Jiménez advierte que todos se lo toman muy en serio.
Y cómo no, si para cada uno de estos jóvenes se trata de una oportunidad de oro para formarse en lo que les gusta, de la mano de maestros de la música y, lo mejor, de manera gratuita.

Para Brian Fernández, estudiante de 15 años, que cursa décimo grado en la Institución Educativa Distrital Nuestra Señora del Rosario, este es nada más y nada menos que un sueño hecho realidad: ³desde chiquito toqué bien el tambor pero siempre había querido aprender gramática musical y con profesores tan buenos como los que tengo².
Brian, que se destaca en el grupo como tamborero, cuenta que además de percusión, que son los instrumentos que suenan al golpearlos, les enseñan a tocar flauta, trombón, maracas, guacharacas y a hacer coros, y también les dictan clases de valores y convivencia.

Estas actividades conforman ŒDel Carnaval al Aula¹, programa que idearon, organizan y financian ExxonMobil de Colombia S.A., el Ministerio de Cultura, Musicoop y la Fundación Carnaval de Barranquilla, para que niños que no cuentan con los recursos económicos suficientes para estudiar en una escuela de música, puedan tomar clases y vincularse formalmente a una de las fiestas
culturales más importantes de nuestro país.

La idea es que niños como Brian o como María José García, que tiene 10 años y está en sexto en la Escuela Normal Superior del Distrito y sueña con ser una cantante como Maía, encuentren en estas clases la mejor de las ayudas para alcanzar sus metas. Sin perder la alegría.

 
Reporteritos
"El tambor es el que da el sabor"
Los niños del programa 'Del Carnaval al aula' entrevistaron en Barranquilla a uno de sus ídolos, el cantante 'Checo' Acosta. (vea videos)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.