Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/05/26 00:00

Bodas de oro

Jorge Mora y Fernando Barrero

Hace 50 años la firma Intercontinental quería construir un hotel en un punto estratégico de Latinoamérica. La ciudad escogida fue Bogotá y la firma contratada para llevar a cabo el proyecto fue Cuéllar Serrano Gómez. En mayo de 1953 lo inauguraron con el nombre de Hotel Tequendama. Este edificio, declarado monumento nacional, ha sido símbolo de la capital desde entonces. El hotel con su lobby, uno de los mejores del continente, se ha convertido en un importante sitio de encuentro entre hombres de negocios y turistas por su ubicación y servicio. Era de esperarse que sus 50 años no pasaran inadvertidos. Por eso el viernes 16 sus directivas organizaron un coctel para conmemorar esta fecha, evento al que asistieron miembros del gabinete, políticos, personalidades de las Fuerzas Militares y empresarios del sector turístico. Esa noche el gerente general recibió numerosas condecoraciones, pero la máxima distinción fue la Cruz de Boyacá que le otorgó el gobierno nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.