Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/11/2010 12:00:00 AM

Con suma responsabilidad

Incentivar el consumo responsable de alcohol, producir más cerveza con menos agua, reducir el gasto de energía y las emisiones de carbono, y fomentar el reciclaje, entre otras, son las prioridades de Bavaria.

Después de 12 décadas de existencia, es innegable la influencia y el impacto que en el país tiene la cervecería Bavaria, la cual ha contribuido de manera indudable al desarrollo de la sociedad colombiana, principalmente desde lo económico, pero trascendiendo a las esferas social y ambiental.
 
En lo económico, la cadena de valor del negocio cervecero ha sido, y sigue siendo, extensa ya que miles de personas han mejorado sus condiciones de vida al participar en algún punto de la misma. Así, Bavaria ha logrado que el desarrollo de todo un país se haya visto estimulado por su operación.
 
Así lo entiende su presidente, Karl Lippert, quien advierte que “en Bavaria somos privilegiados por ser una organización grande y exitosa, lo que nos permite contribuir a mejorar la sociedad colombiana. Es nuestro compromiso, nuestro deber y nuestro interés a largo plazo liderar el desarrollo sostenible en Colombia”.
 
Para el directivo, los problemas que enfrenta la sociedad son numerosos, demasiado grandes y difíciles para dejarlos como una responsabilidad única de los gobiernos. “De hecho, ningún gobierno en el mundo puede manejar por sí solo los problemas de cambio climático, derechos humanos, pobreza, crimen, enfermedades, falta de vivienda y educación. No podemos ignorar lo que sucede en el entorno y pretender que no es asunto nuestro”, agrega.
 
Por lo tanto, para la compañía aportar a las necesidades sociales del país y mantener un balance con el medio ambiente es la mejor forma de entender las prácticas de gestión sostenible.
 
Decálogo de Bavaria

Después de que en 2005 la compañía colombiana se fusionó con la multinacional sudafricana SABMiller, Bavaria adoptó las políticas de desarrollo sostenible del grupo cervecero y actualmente trabaja para incorporar su sistema global, representado en 10 prioridades, las cuales deben tener en cuenta las particularidades del contexto local.

Estas prioridades son, en su orden:

1. Desincentivar el consumo irresponsable de alcohol.
2. Producir más cerveza con menos agua.
3. Reducir el consumo de energía y las emisiones de carbono.
4. Fomentar la reutilización de empaques y el reciclaje.
5. Trabajar para que las operaciones tengan cero desperdicios.
6. Tener cadenas de suministro que reflejen el compromiso de la empresa.
7. Beneficiar las comunidades en las que opera.
8. Respetar los derechos humanos.
9. Contribuir con la reducción del VIH/Sida.
10. Ser transparentes al informar sobre el progreso de la compañía.

El sistema de gestión sostenible de SABMiller incluye también un modelo de evaluación e indicadores para medir objetivamente el progreso de la empresa. El mismo le permitió a Bavaria elaborar su primer informe de sostenibilidad en 2008, donde detalla la forma como la empresa ha integrado la sostenibilidad en el día a día de sus operaciones, cómo evalúa su desempeño y los compromisos adquiridos para el futuro.
 
Impulso a la economía nacional

Para cuantificar el efecto multiplicador de la operación de Bavaria sobre la actividad económica colombiana, el año pasado Fedesarrollo elaboró un estudio en el cual destacó el aporte de la compañía en materia de empleo, principalmente.
 
Los servicios y productos que demanda Bavaria provienen de sectores intensivos en trabajo. A causa de ello, por cada empleo generado directamente por lacompañía se generaron otros 37,2 empleos en la economía. Esto significa que cerca del 1 por ciento del total de empleos en Colombia depende de la actividad de la compañía.
 
El impacto de Bavaria sobre la economía es de tales dimensiones que, según los cálculos de Fedesarrollo, la empresa produce el 0,45 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y llega hasta 1,24 por ciento del PIB cuando se examina el efecto agregado de la actividad de la empresa. De la misma forma, Bavaria representa el 2,89 por ciento de la producción industrial y el 45,9 por ciento del sector de bebidas.
 
Para Fedesarrollo, el efecto multiplicador de Bavaria sobre el PIB total es 2,8. Esto significa que gracias a cada peso producido por Bavaria, la economía nacional renta 2,8 pesos adicionales.
 
En materia de inversiones, el aporte de Bavaria es igualmente significativo, pues la inversión directa de la compañía representó el 0,6 por ciento del total de la del país, y la inversión agregada generada por la compañía alcanza el 1,1 por ciento.
 
Finalmente, el estudio de Fedesarrollo demostró que para 2009 Bavaria generaba aproximadamente el 64 por ciento de los impuestos a la producción de todo el sector de bebidas en el país y el 3,4 por ciento del total de impuestos recaudados en la economía colombiana.
 
Menos agua y más cerveza

Una de las principales responsabilidades ambientales de Bavaria es disminuir su impacto sobre el recurso hídrico: uno de sus compromisos capitales es asegurar el uso eficiente del agua y su ahorro. Para ello adopta las mejores prácticas de administración, desarrolla actividades de benchmark regional y mundial, y promueve proyectos enfocados a reutilizar el recurso y a la implementación de tratamientos que lo potencien.
 
Gracias a ello, Bavaria ha venido registrando con descenso permanente del índice de consumo de agua en sus unidades industriales. Esta mejora continua y sostenida, además de favorecer la disminución de costos, es una contribución a preservar el medio ambiente.
 
Hace una década, la compañía utilizaba 10 hectolitros de agua para producir un hectolitro de cerveza, y en 2008 bajó hasta los cinco hectolitros, que corresponde precisamente con los estándares internacionales. No conforme con este objetivo, actualmente la compañía utiliza 4,4 hectolitros de agua y la meta para 2015 es de 3,5 hectolitros por cada hectolitro de cerveza.
 
Adicionalmente, Bavaria ha estructurado proyectos para complementar las plantas de tratamiento de aguas residuales en todas sus fábricas, para alcanzar estándares mundiales, como por ejemplo, el de Demanda Química de Oxígeno (DQO), el cual debe ser menor a 100 miligramos por litro.
 
También realizó estudios de disponibilidad y calidad de agua en las cuencas en donde operan todas sus plantas. A partir de los resultados, desde 2008 puso en marcha una alianza con la World Wide Fund for Nature (WWF) para identificar alternativas de conservación de la cuenca del río Cauca en su área de influencia de la cervecería del Valle. De la misma forma, desde 2008 participa en el convenio de conservación de la cuenca Chingaza, el cual lideran The Nature Conservancy (TNC) y el Acueducto de Bogotá.
 
Eficiencia energética y cambio climático

Uno de los pasos más importantes dados por Bavaria para usar racionalmente la energía y mitigar el cambio climático fue la puesta en marcha de la planta de cogeneración de energía en Barranquilla, en agosto de 2009.
 
Gracias a este Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), la compañía ha dejado de emitir cerca de 5.500 toneladas de dióxido de carbono al año. Esto es equivalente a las emisiones que un automóvil convencional emitiría al recorrer 1.900 veces la circunferencia de la Tierra.
 
Por este proyecto, y por otras iniciativas para el uso racional de energía, Bavaria ha logrado que por cada hectolitro de cerveza producido solo se emitan 8,8 kilogramos de dióxido de carbono, un 36 por ciento por debajo del promedio de la operación de SABMiller en el mundo.
 
Entre estas iniciativas se destacan la renovación de la flota de distribución por 800 camiones con tecnología más amigable con el medio ambiente, la modificación de los envases para lograr una mayor vida útil y la utilización de gas natural en el 70 por ciento de la producción.
 
Para mitigar el impacto social por la renovación de sus vehículos, en 2009 se desarrolló un plan de apoyo mediante el cual se financió la reconversión de la carrocería de camiones de propiedad de ex distribuidores de Bavaria S. A., para que sus vehículos continuaran siendo una herramienta de trabajo y pudieran transportar otro tipo de bienes.
 
Con el cambio a gas, Bavaria se vinculó al ‘Proyecto Sombrilla’, certificado por la Convención Marco de Cambio Climático de Naciones Unidas (Unfcc, por su sigla en inglés) como un MDL. Gracias a estas medidas, durante 2009 Bavaria certificó una reducción equivalente a 6.642 toneladas de dióxido de carbono.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.