Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2010 12:00:00 AM

Consenso global para un mundo bajo en carbono

Peter Bainbridge, asesor del Gobierno británico sobre cambio climático en América del Sur, explica por qué se necesita un consenso global para lograr una transición hacia "bajo carbono".

El Cambio Climático es un desafío mundial. Exige un nuevo modelo de crecimiento que les permita a los países en desarrollo dejar de lado las viejas tecnologías energéticas de los siglos XIX y XX. Para asegurar este cambio, no sólo es necesario cambiar un conjunto de políticas sino adaptar las nuestras. La transición hacia una economía baja en carbono será uno de los aspectos decisivos del siglo XXI.

América del Sur se verá afectada por el cambio climático. Aumentos en el nivel del mar, sequias, inundaciones, derretimiento de glaciares y otros eventos climáticos extremos conducirán a problemas sociales y económicos: migraciones a gran escala, pérdidas en las cosechas, dispersión más rápida y amplia de enfermedades y, volatilidad económica. Estas presiones tendrán un impacto en nuestras sociedades, economía y en la seguridad, exacerbando las problemáticas existentes y presionando a los países para responder a las mismas.

Aunque la Conferencia de Copenhague no logró todo lo que habíamos esperado, sí obtuvimos el compromiso del mundo desarrollado para invertir 30 billones de dólares, en los siguientes tres años, a los países en desarrollo para ayudarlos en sus acciones de mitigación y adaptación: Así mismo vendrán 100 billones de dólares por año a partir de 2020 y en adelante. A diferencia de todos los acuerdos anteriores, no sólo los desarrollados, sino también los principales países en desarrollo han acordado asumir compromisos puntuales frente a sus emisiones.

A los países que regulen con anticipación, otorgarán a sus negocios una ventaja desde el comienzo en términos de eficiencia energética, innovación y manejo de las emisiones de carbono; y debido a que los países y las compañías que comiencen primero tendrán una ventaja sobre sus competidores, las anteriores son razones positivas y poderosas para adelantar acciones tempranas.

El éxito requerirá de grandes cambios en nuestra forma de pensar, como diseñadores de políticas, activistas, consumidores, productores y sociedad. Si actuamos ahora, si actuamos juntos, si actuamos con visión y determinación, el éxito estará aún a nuestro alcance, pero, si fallamos, la Tierra misma estará en riesgo y, para el planeta, no hay un ‘plan B’.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.